3 bendiciones maravillosas que suceden cuando pagamos el diezmo

“Paguen su diezmo; abran las ventanas de los cielos; serán bendecidos abundantemente por su obediencia y fidelidad a las leyes y mandamientos del Señor”. — Élder Robert D. Hales

Uno de los grandes mandamientos de Dios es el diezmo. En ocasiones, puede resultar difícil cumplir con esta ley, quizás porque tenemos deudas, deseamos comprar algo y no nos alcanza el dinero. Es en esos momentos, donde más se prueba nuestra fe. ¿Qué tan capaces somos de confiar en Dios antes que en nuestros propios pensamientos?

Estas son tres enseñanzas del diezmo que nos harán cambiar de perspectiva.

Bendición uno

Dios sana tus heridas

Al sacrificar al Señor lo que podríamos pensar que necesitamos o que deseamos para nosotros, aprendemos a confiar en Él. Imagen: “Rescue Me” de Yongsung Kim.

El diezmo desarrolla y prueba nuestra fe. Al sacrificar al Señor lo que podríamos pensar que necesitamos o que deseamos para nosotros, aprendemos a confiar en Él.

El Padre Celestial nunca nos pedirá nada sin que sea a cambio de algo mejor y el diezmo es el camino hacia esas grandes bendiciones.

Bendición dos

Al poner a Dios como prioridad, lo demás toma el lugar que le corresponde. Imagen: Canva

El diezmo también nos enseña a controlar nuestros deseos y pasiones por las cosas del mundo. Nos ayuda a no poner en primer lugar las cosas temporales.

Cumplir con este mandamiento, amplía nuestra visión. Al poner a Dios como prioridad, lo demás toma el lugar que le corresponde o desaparece de nuestra vida.

Bendición tres

desafíos felicidad

La ley del diezmo nos prepara para vivir la ley más alta de la consagración. Fuente: Canva

La ley del diezmo nos prepara para vivir la ley más alta de la consagración, de dedicar y dar todo nuestro tiempo, talentos y recursos a la obra del Señor.

diezmo bendiciones

A aquellos que viven fiel y honradamente la ley del diezmo, el Señor les promete una abundancia de bendiciones. Fuente: Unsplash

A aquellos que viven fiel y honradamente la ley del diezmo, el Señor les promete una abundancia de bendiciones. Algunas de esas bendiciones son temporales, así como el diezmo es temporal, pero también recibimos bendiciones espirituales que duran por toda la eternidad.

¿Cuál ha sido la lección más importante del diezmo que has aprendido? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Fuente: @laiglesiadejesucristosano

Video:

También te puede interesar:

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *