Hace casi 37 años, el pdte. Oaks fue llamado como apóstol y comparte su experiencia

El 6 de abril de 1984, Dallin H. Oaks recibió una llamada del presidente Gordon B. Hinckley mientras se encontraba en una reunión con sus colegas de Derecho en Tucson, Arizona.

El presidente Hinckley le pidió a Dallin que lo llamara cuando regresara a su hotel.

Dallin estaba acostumbrado a ponerse en contacto con los líderes de la Iglesia y “fue a cenar sin preocuparse, aunque con curiosidad por saber qué podría ser tan urgente para que lo llamaran en ese momento”.

Después de la cena, mientras regresaba a su hotel, Dallin se puso a pensar en lo que el presidente Hinckley podría querer y “se preguntó si eso podría ser un llamamiento”.

Un llamamiento inesperado

frases que cambiaron la vida del presidente Gordon B. Hinckley

Presidente Gordon B. Hinckley

Aunque eso era posible, pensó, “no podría ser de ese modo ya que no había recibido ningún indicio o premonición” sobre ello recientemente.

Sabía que era el fin de semana de la Conferencia General. Sin embargo, como escribió dos días después, “era felizmente inconsciente de que eso tuviera algún significado para su futuro”.

Cuando Dallin llegó al hotel, llamó al presidente Hinckley como se le pidió. Después de una rápida entrevista sobre su dignidad, el presidente Hinckley le dijo a Dallin, de manera muy directa, que “había sido llamado a servir como miembro del Consejo de los Doce”.

“Parecía irreal. Le escuché decir cómo esto cambiaría mi vida. Mi vida está en manos del Señor, y mi carrera está en manos de Sus siervos”, registró Dallin en su diario. 

“Hace cuarenta y ocho horas, mi mundo dio un giro de 360°. Nunca volverá a ser el mismo”, escribió Dallin Oaks a las 10:00 p.m. del domingo 8 de abril de 1984.

El presidente Oaks había orado mucho para saber cuál sería su última ocupación en su vida y, ahora, tenía su respuesta. Sin embargo, no esperaba lo que vino.

Anteriormente, había tenido premoniciones de lo que le sucedería, pero no esta vez.

El viernes por la noche, después de que el presidente Gordon B. Hinckley lo llamara para servir como un apóstol del Señor, Dallin tuvo dificultades para dormir.

“Oré. Di muchas vueltas. Tenía escalofríos, especialmente en los pies, que no podía calentar. Me levanté dos veces y escribí algunas notas, cosas que hacer. Oré una y otra vez. Pregunté cómo o por qué no estaba tan preparado para este llamamiento. Me pregunté si estaba alucinando, si esto realmente estaba sucediendo”, escribió.

Algunas pruebas

Cuando el presidente Hinckley extendió el llamamiento por teléfono por primera vez, le preguntó a Dallin si podía regresar a Salt Lake City a la mañana siguiente para asistir a las sesiones de la Conferencia General del sábado.

Dallin explicó que tenía que presidir una reunión vital de la junta de PBS el sábado en Chicago.

“[El presidente Hinckley] dijo que debería ir y cumplir con esa responsabilidad. Presentarían mi nombre y explicarían que estaba fuera del estado en una asignación previa”, registró Dallin.

Además, Dallin explicó que aun tenía casos judiciales pendientes y que, si comenzaba su servicio de inmediato, los retrasaría. Asimismo, podría causar problemas en su trabajo.

El presidente Hinckley pensó que lo mejor sería retrasar su ordenación y el comienzo de su servicio hasta que terminara con sus asuntos judiciales.

“Me pidió que meditara en cuanto a las implicaciones del anuncio, sostenimiento [y mi servicio] que comenzaría varias semanas después y que lo llamara por la mañana a las 6:15”. 

Dallin accedió a hacerlo.

El presidente Oaks

Durante la siguiente noche, Dallin dio vueltas al asunto una y otra vez en su mente, junto con otras preguntas que lo abrumaban. “Dormí 2 horas y media”, escribió.

Aunque el viernes por la noche parecía interminablemente largo, finalmente llegó el sábado a las 6:15 a.m. Como lo había prometido, Dallin llamó al presidente Hinckley y le compartió sus pensamientos.

A pesar de que Dallin regresaría a Salt Lake el sábado por la noche después de su reunión pendiente, acordaron que no debería presentarse en la sesión de domingo de la Conferencia General.

Era mejor esperar hasta que pudiera despejar la cubierta de cualquier posible conflicto.

“Prometí que haría todo lo posible por eliminar todos los obstáculos y comenzar mi servicio lo antes posible”, escribió Dallin.

Sostenimiento

Más tarde ese sábado por la mañana, cuando llegó el momento de sostener a los líderes de la Iglesia en la Conferencia General, el presidente Hinckley señaló las dos vacantes causadas por la muerte de los élderes LeGrand Richards y Mark E. Petersen.

Cuando leyó los nombres de los dos nuevos apóstoles, Russell M. Nelson y Dallin H. Oaks, ofreció una explicación.

“Con referencia a Dallin Oaks, me gustaría decir que, si bien le extendemos el llamamiento y lo sostenemos hoy, no será ordenado al apostolado, ni será apartado como miembro del Consejo de los Doce, ni iniciará su servicio apostólico hasta después de haber cumplido con sus compromisos judiciales actuales, que pueden requerir varias semanas. 

No se encuentra en la ciudad y, por lo tanto, está ausente en esta conferencia. Lo disculpamos”, dijo.

Una gran amistad

El sostenimiento de Russell M. Nelson como apóstol, ese mismo día, agradó a Dallin porque conocía al famoso cirujano cardíaco, que a partir de entonces se sentaría a su lado en el Cuórum de los Doce.

Dieciocho años antes de ser llamados a servir en el Cuórum de los Doce, el entonces profesor Oaks, había participado en los esfuerzos para reclutar al Dr. Nelson para un puesto en la facultad de medicina de la Universidad de Chicago.

El médico había decidido no aceptar la oferta, pero la interacción permitió que los dos se conocieran.

Cinco años más tarde, en 1971, Dallin se convirtió en presidente de BYU y Russell fue nombrado presidente general de la Escuela Dominical.

Ambos sobresalieron en sus profesiones y sirvieron en presidencias de estaca y como representantes regionales de los Doce, y se hicieron amigos cercanos.

El profeta, Presidente Nelson

“A June y Dallin. Con la más profunda admiración y gratitud. Son realmente especiales para mí. Con amor, Dantzel y Russell”, escribió Russell en una copia de su autobiografía que les entregó en diciembre de 1989.

En la sesión del domingo de la Conferencia General, el presidente Hinckley dijo lo siguiente sobre los dos nuevos apóstoles:

“Quiero compartirles mi testimonio de que fueron elegidos y llamados por el espíritu de profecía y revelación. 

Hubo mucha oración sobre este asunto. Hubo una conversación con el presidente Kimball, el profeta del Señor en nuestros días, y una declaración clara de él, porque él es la prerrogativa en estos asuntos. 

Hubo una impresión clara y distinta, lo que elijo llamar los susurros del Espíritu Santo, con respecto a aquellos que deberían ser seleccionados para asumir esta responsabilidad tan importante y sagrada”.

El motivo de su llamado

bendiciones del sacerdocio

El presidente Hinckley reconoció que ambos eran “hombres con mucho conocimiento y logros en sus respectivas profesiones” que fueron honrados por sus compañeros.

“Sin embargo, por eso no fueron elegidos”, enfatizó. “Su servicio en la Iglesia ha sido digno de mención”, agregó, dando ejemplos de ese servicio.

“No obstante, por eso no fueron llamados”, dijo de nuevo. “Fueron llamados”, enfatizó, “porque el Señor los quería en este cargo como hombres que tienen un testimonio de su divinidad, y cuyas voces han sido y serán alzadas en testimonio de su realidad”.

hermana oaks presidente

Incluso después de esta seguridad, Dallin permaneció abrumado, entumecido, como en estado de shock.

“Todavía me siento fuera de mí”, escribió esa noche, “como si fuera un actor en algún drama. El impacto emocional y espiritual no se ha registrado”.

Esa noche, antes de acostarse, Dallin escribió una oración en su diario: “¡Que nuestro Padre Celestial me bendiga para magnificar un llamamiento tan sagrado del que apenas puedo comenzar a comprender su significado!”

Fuente: LDS Living

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *