3 formas en que los Santos de los Últimos Días pueden abordar las enfermedades mentales

En los últimos años, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha realizado un trabajo inspirador al abordar los problemas de salud mental entre los miembros.

Se han publicado nuevos recursos y el tema se aborda con mayor frecuencia sin vergüenza ni estigma.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer para ayudar a nuestros hermanos y hermanas que lidian con enfermedades mentales.

Aquí hay tres cosas que los Santos de los Últimos Días pueden hacer en sus barrios para abordar los problemas de salud mental.

Capacitar a los líderes para que reconozcan las señales de advertencia de las enfermedades mentales

También te puede interesarUn mensaje esperanzador de los líderes sobre las enfermedades mentales

Según se establece en los “Recursos para orientar” de la Iglesia, no se espera ni se alienta a los líderes Santos de los Últimos Días a ser expertos en salud mental.

Sin embargo, podemos brindar más capacitación a los líderes para que comprendan mejor cómo ayudar a los miembros a obtener la ayuda profesional que necesitan.

Esto incluye cómo discutir de forma más abierta sobre las enfermedades mentales y las señales de advertencia de que alguien puede necesitar ayuda.

Este es un gran recurso para los líderes que desean aprender cómo brindar ayuda a las personas que padecen de enfermedades mentales.

Cumplir con las asignaciones de ministración

servicio

Muchas buenas personas de todo el mundo cumplen diligentemente con sus asignaciones de ministración.

Sin embargo, todavía hay muchos miembros que necesitan encontrar un testimonio de este importante principio del Evangelio.

Se nos ha llamado a servirnos unos a otros de una manera más elevada y santa a través de la ministración.

Con frecuencia, las enfermedades mentales ocurren en silencio. Los más fuertes entre nosotros luchan en secreto contra días muy oscuros.

abuso

Es fácil pasar desapercibido si no tienes un sistema de apoyo sólido con el que puedas ser vulnerable.

La ministración es un resguardo contra esto.

Comunícate con tus amigos ministrantes hoy. Si conoces a alguien que tenga desafíos, minístralo aún así no tengas una asignación y trabaja con los líderes para asegurarte de que tengan el apoyo que necesitan.

Conviértete en un defensor de quienes tienen dificultades para comunicarse.

Permite que todo tu sufrimiento salga

El evangelio tiene que ver con el optimismo. Muchas cosas buenas pueden llegar a nuestras vidas gracias a Jesucristo. Nunca queremos menospreciar estas importantes verdades. Aun así, tratar de inspirar una disposición alegre en alguien con una enfermedad mental es todo menos útil.

Como comunidades de la Iglesia, podemos hacer un mejor trabajo al saber escuchar y sentir empatía sin tratar de solucionar el problema.

Debido a que la salud mental está tan estrechamente vinculada con nuestras experiencias emocionales, con frecuencia caemos en la trampa de pensar que una vida recta simplemente resolverá el problema. Eso no es cierto.

depresión

Ninguna cantidad de estudio de las Escrituras, oración u obra en el templo puede cambiar permanentemente una enfermedad mental.

Necesitamos sentirnos cómodos con esto y dejar de insistir en que, si las personas se esfuerzan más, se sentirían mejor.

Estas son solo algunas de las acciones que podemos tomar para apoyar a quienes padecen de enfermedades mentales. ¿Qué acciones te han resultado útiles?

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Aleah Ingram y fue publicado en LDS Daily con el título “3 Things Latter-day Saints Still Need to Do to Address Mental Illness”.

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *