¿Es posible ayudar a un miembro de la Iglesia de Jesucristo que es celiaco?

celiaco

Mientras nosotros disfrutamos de la comida que se comparte en el barrio después de una actividad, estos alimentos tienen con frecuencia un papel importante para la cultura Santos de los Últimos Días. 

La mayoría de nosotros no pensamos dos veces antes de disfrutarlos, pero existen algunos miembros que tienen restricciones alimentarias o enfermedades celíacas. 

sacramental

Reunión sacramental. Foto: La Iglesia de Jesucristo

Muchas veces, estos miembros deben estar alertas debido a que pueden enfrentar molestias o reacciones que incluso pueden costarle su vida. 

Para esto, sugerimos diferentes ideas para ayudar a que todos nuestros hermanos y hermanas que tengan alguna alergia o restricción también disfruten del compartir de cada actividad. 

Comprender la gravedad de la celiaquía y las alergias  

Imagen: Canva

La enfermedad celíaca es un trastorno que afecta a millones de personas en el mundo. El comer gluten desencadena para ellos una consecuencia inmunológica que daña su intestino delgado. Si esto no se controla, puede provocar graves complicaciones en dichas personas. 

Sherry Johnston, miembro de la Iglesia de Jesucristo, cuyo esposo tiene una enfermedad celíaca comentó que los celíacos deben evitar ‘pequeñas migajas de pan’ y que “cuando un celiaco come gluten por accidente, esto puede generar una reacción severa que puede durar más de una semana”. 

Identificar quién tiene restricciones dietéticas 

Imagen: Canva

Los miembros de la Iglesia temen hablar de estas necesidades, de sus alergias alimentarias o restricciones dietéticas. 

Es recomendable saber este tipo de información entre los miembros de la Iglesia de Jesucristo. Por ejemplo, todos los líderes de barrio pueden pasar una hoja a cada miembro de su congregación y ellos pueden anotar sus restricciones alimenticias. 

Con esta lista se pueden adaptar las actividades de acuerdo a estas restricciones y conocer lo que ellos pueden o no consumir. 

Creer que existen este tipo de restricciones

Imagen: Canva

A algunas personas les puede resultar difícil creer que deben evitar ciertos alimentos. Cuestionar sus restricciones no es parte de nuestra labor; por más difícil que sea, demos el beneficio de la duda a aquellos que nos hablan sobre lo que no pueden consumir. 

De lo contrario, las consecuencias para estas personas pueden ser graves. Es mejor desarrollar más caridad y actos de servicio que criticas o posibles accidentes.

Tomar medidas anticipadas para ayudar

Si tomamos medidas adecuadas y anticipadas, podemos ayudar a los miembros de nuestro barrio a sentirse seguros y protegidos. Ya sea en la reunión sacramental, las actividades de barrio o de ministración. 

La reunión sacramental 

santa cena

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

El manual general recomienda: 

“Los miembros que tengan alergias alimentarias o intolerancia al gluten pueden hablar con un miembro del obispado en cuanto a las adaptaciones que se puedan hacer para la Santa Cena. Según sea necesario, el obispado podría modificar el procedimiento de la bendición y el reparto de la Santa Cena a esas personas.

Por lo general, el pan se debe partir como parte de la ordenanza de la Santa Cena. Sin embargo, a fin de proteger la salud y seguridad de un miembro en particular, ese miembro podría proporcionar pan sin alérgenos u otro sustituto de pan ya partido en una bolsa de plástico o un vaso cerrado y entregarlo al líder del sacerdocio para que lo coloque en una bandeja separada. El obispado informa a los que reparten la Santa Cena para que sepan cuáles son los miembros a los que se debe repartir el pan sin alérgenos”.

Comidas compartidas, refrigerios y otras reuniones de la Iglesia

palabra de sabiduría

Imagen: Canva

En algunas actividades de la Iglesia se comparten alimentos que requieren un cuidado adecuado y es importante también involucrar a las personas celíacas o con algún tipo de alergia para guiarnos. 

Es recomendable ofrecer opciones libre de gluten o con avisos sobre lo que contiene cierto producto. 

Sería bueno, de acuerdo con las necesidades del barrio, llamar a alguien que come productos sin gluten para que participe en el comité de planificación y otras reuniones de la Iglesia.

Ministración 

ministración

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

Los hermanos y hermanas ministrantes suelen llevar presentes a familias, ya sea golosinas o incluso platos de comida. Para estos casos, es importante preguntar sobre las restricciones alimenticias a las personas que ministras. 

Si alguien sabe sobre esta necesidad pero la ignora, las personas pueden sentirse heridas o incluso menos amados. 

Conocer más sobre las restricciones dietéticas de la persona a la que ministras puede hacer que se sienta vista y apreciado. Recuerda, son las pequeñas muestras de afecto las que aligeran las cargas. 

Fuente: LDS Living

Video Relacionado

También te puede interesar

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *