Cómo una familia Santo de los Últimos Días decidió tener trillizos, gemelos y otro bebé en 3 años

Dave y Julie tuvieron seis hijos en tres años: trillizos, gemelas y un bebé.

Julie y su esposo Dave alguna vez pensaron que nunca podrían tener hijos debido a problemas de fertilidad.

En 2014, luego del nacimiento de sus gemelos, Julie dijo para Deseret News:

“En una ocasión, Dave dijo en sus oraciones: ‘Traeremos todos los espíritus que envíes a esta casa. Les enseñaremos el evangelio y los elevaremos hacia ti’.

Debemos ser serios al respecto porque Él es quien nos está enviando a todos estos niños. Realmente, no podríamos estar más felices por eso”.

En ese momento, Julie y Dave no tenían idea de que el Señor aún tenía un hijo más para enviar a su familia.

Lee el siguiente extracto sobre cómo un sueño preparó a Julie y Dave para recibir a sus mellizos y cómo una impresión los llevó a su hijo menor, Jonathan.

Imagen: Canva

Morgan Jones:

Tuvieron seis hijos en tres años: trillizos, mellizos y, luego, otro bebé. Cuéntenme, ¿cómo tomaron la decisión de tener un sexto hijo después de tener trillizos y gemelas?

Julie Grygla:

Fue producto de una oración en la que dijimos:

“Padre Celestial, traeremos [a este mundo a] todos los [niños] que desees que tengamos”. 

En ese momento pensamos que era solo un sueño loco porque usualmente tengo sueños muy locos. Yo estaba embarazada, esperando trillizos, y soñé que teníamos gemelas cuando los trillizos estaban comenzando a caminar.

De repente, Dave me despierta en medio de la noche. Yo estaba muy enojada porque conciliar el sueño mientras uno espera trillizos es un verdadero desafío. Desperté y dije: “¿Por qué? ¿Por qué me despertaste?” Y él respondió: “Estabas gritando ¡No! ¡No! ¡No!”

Imagen: Canva

También te puede interesar5 cosas que las parejas con desafíos de infertilidad desean que sepas

Él me preguntó: “¿Qué estabas soñando? Nunca te he oído gritar mientras duermes”. Le dije: “David, acabo de soñar que teníamos gemelas cuando los niños tenían entre 14 y 15 meses” y él dijo: “Cariño, eso no es un sueño, es una pesadilla”.

Nos reímos de eso y, luego, escribí mi sueño en mi diario.

Los trillizos tenían aproximadamente seis meses y yo no me sentía muy bien. Estaba pensando: “Esto es extraño”. Dave llegó a casa del trabajo y dijo: “Cariño, estás radiante esta noche”. Eso me sorprendió porque me sentía terrible.

Me sobraba una prueba de embarazo de las muchas que habíamos tomado cuando estaba intentando quedar embarazada de los trillizos.

Yo pensaba, “No hay manera de que esta prueba resulte ser positiva. ¿Cuántas veces me senté y esperé esta prueba, solo para que el resultado fuera negativo? Cuando vi el resultado positivo de la prueba, pensé: “Oh, no, vamos a tener gemelas”.

Imagen: Shutterstock

Le mostré el resultado a Dave y él pensó que era una broma, y dije: “Cariño, lo siento mucho. Esto no es una broma”. Él solo me miró mientras yo estaba temblando.

Dije: “Sabes lo que esto significa, ¿verdad?” Y él respondió: “Gemelas, ¿verdad?”

Las gemelas fueron un milagro. Los niños dieron sus primeros pasos justo después de llegar a casa del hospital, fue emocionante. Al asimilar la realidad, pensamos: “Dios, tuvimos cinco hijos en un año. Esto debe ser algún tipo de récord”.

Fuimos a una reunión de la familia de Dave. Yo tenía puestos dos canguros de bebé y llevaba a una niña adelante y la otra en la espalda. Por otro lado, llevábamos a nuestros trillizos en un coche triple.

Las gemelas tenían dos o tres meses y los trillizos tenían aproximadamente 15 meses.

Mientras caminábamos por la calle, escuché una voz que decía: “Aún hay uno más, es un niño y su nombre es Jonathan”.

perder un bebé

Imagen: Shutterstock

Comencé a llorar porque pensaba: “Oh, Dios, acabo de tener cinco hijos en un año, ¿por qué me estás diciendo esto?”, Dave me miró y dijo: “Cariño, ¿qué pasa?”, le conté lo que escuché y dijo: “Está bien”.

Yo respondí: “¿Qué quieres decir con ‘Está bien’?” y él: “Bueno, ahora no”. Yo dije, “Oh, gracias. Entonces, ¿cuándo?”. Dave respondió: “Cariño, no creo que debamos preocuparnos por eso ahora. Estoy bastante seguro de que Dios nos dirá cuándo es el momento, si estamos dispuestos a escucharlo”.

Nos reímos y seguimos caminando. Luego, Dave me miró y dijo seriamente: “Cariño, no creo que vaya a venir por nuestra cuenta. Creo que debes estar preparada. Si realmente lo queremos, necesitaremos ayuda nuevamente, como sucedió con los trillizos”.

aborto

Fuente: Shutterstock

Eso fue muy aterrador para mí y era cierto, no podía volver a quedar embarazada.

Me preguntaba, “¿qué pasaría si tengo más de un bebé?”

En nuestro historial teníamos embarazos múltiples.

Finalmente, recordé esa voz que decía que habría un bebé más.

Pensé, “si Dios quiere enviarme otro bebé, más que solo Jonathan, pues lo traeremos y encontraremos la manera”.

Afortunadamente, era solo un bebé y era un niño, así que lo llamamos Jonathan.

Fuente: LDS Living

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *