Conferencias de estaca y reorganizaciones de presidencias de estaca en pandemia

En marzo de 2020, se suspendieron todas las reuniones y actividades públicas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días debido a la pandemia de COVID-19.

Las reuniones de adoración locales se trasladaron al hogar y las sesiones de la Conferencia General se transmitieron virtualmente.

Sin embargo, las conferencias de estaca, se suspendieron en un principio a pesar de que se necesitaba que cierto número de presidencias de estaca fueran reorganizadas debido a la mudanza o fallecimiento de algún presidente.

También te puede interesarÁrea de Utah: Reanudación de reuniones y actividades de la Iglesia de Jesucristo

Las conferencias de estaca en todo el mundo han evolucionado a lo largo de la pandemia. Pasaron de la completa suspensión a la reanudación gradual.

Hoy, más de un año después, muchas de las conferencias de estaca se realizan de forma híbrida, por videoconferencias y asistencia personal limitada.

Sin embargo, en ciertas áreas se ha tenido que volver a las conferencias completamente virtuales debido a las condiciones actuales del COVID.

M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, y otros líderes de la Iglesia compartieron sus experiencias sobre las conferencias de estaca y organizaciones de presidencias de estaca durante la pandemia.

“El Señor proporcionó un sistema”

“Nos encontramos en un mundo diferente. Sin embargo, a pesar de que la pandemia golpeó al mundo, el Señor nos proporcionó un sistema mediante el cual aún podemos estar en contacto con nuestra gente”, dijo el presidente Ballard.

Ese “sistema” incluye el uso generalizado de Zoom, Microsoft Teams y otras aplicaciones de software similares, que brindan capacidades de videoconferencia a las masas a través de computadoras de escritorio y portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes.

“No es como estar en el mismo salón donde se pueden ver los rostros de los miembros y darles la mano. Sin embargo, es maravilloso poder llegar a ellos de cualquier forma que puedas”, dijo el presidente Ballard sobre las conferencias de estaca virtuales y las conferencias de líderes del sacerdocio.

“Teníamos la filosofía de que no queríamos que el COVID-19 disminuyera nuestro entusiasmo por el evangelio restaurado de Jesucristo. Así que, nos mantenemos conectados con nuestro liderazgo y miembros tanto como podemos a través de la tecnología.

Descubrimos que comunicarnos y mostrar realmente cuánto nos preocupamos los unos por los otros ayudó a quienes servimos de una manera espiritual y significativa.

Las llamadas por Zoom, las llamadas telefónicas y las transmisiones se convirtieron en nuestros amigos”, dijo el élder S. Gifford Nielsen, que preside el Área Centro América del Norte.

Dirección y asignación

Las conferencias de estaca están bajo la dirección del presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles.

El presidente convoca la conferencia, y asigna las fechas y el líder que presidirá, así como una autoridad que acompañe a los dos líderes que se necesitan cuando se reorganizan las presidencias de estaca.

Durante la pandemia, cuando los líderes de área tuvieron preguntas o inquietudes con respecto a cómo, cuándo y por qué llevar a cabo ciertas conferencias de estaca, trabajaron en estrecha colaboración con la oficina del presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles, que a su vez cuenta con el asesoramiento de la Primera Presidencia y los Doce.

Los líderes de área también trabajan en estrecha colaboración con los apóstoles y miembros de la Presidencia de los Setenta que supervisan sus respectivas áreas.

Además de la carta del 12 de marzo de 2020 en la que se informaba la suspensión de las conferencias de estaca y todas las reuniones públicas, la correspondencia posterior de los líderes de la Iglesia permitió primero la reanudación cuidadosa de las reuniones regulares de la Iglesia, mediante transmisiones, desde fines de mayo.

Se retomaron las conferencias de estaca en toda la Iglesia, incluidas las reorganizaciones de presidencias de estaca, aunque en su mayoría virtuales, desde el 1 de noviembre de 2020.

Entrevistas, llamamientos y apartamientos

“Las impresiones del Espíritu que he experimentado al llamar a un nuevo presidente de estaca por medios electrónicos, no han sido diferentes a las de extender este llamamiento en persona.

La distancia, las diferencias de horario y la presencia personal no son inhibidores de las impresiones del Espíritu Santo”, dijo el élder Ian S. Ardern, presidente del Área del Pacífico.

Sin embargo, las distancias significaron un problema, cuando las autoridades asignadas no estuvieron presentes para apartar a la nueva presidencia.

En esos casos extremos y con la aprobación apropiada, se designó a un poseedor del sacerdocio local para apartar al nuevo presidente de estaca, explicó el élder Zeballos.

“Cada vez que no pudimos llegar al lugar de la conferencia de estaca, propusimos al presidente M. Russell Ballard a un digno sumo sacerdote de esa estaca para que se le delegara la autorización para apartar al nuevo presidente de estaca. 

Esta ha sido una gran bendición para los patriarcas, los ex presidentes de estaca y otros hermanos a quienes se les delegó este privilegio inusual”.

El presidente Ballard dijo:

“Tomamos decisiones basadas en lo que pensamos en espíritu de oración que tiene sentido. Seguimos avanzando. Todavía tienes que mantener estas unidades en funcionamiento. 

Si el presidente de estaca muere en la sierra de Perú, no puedes permitir que la Iglesia se deshaga. Las presidencias de área están haciendo lo mejor que pueden, por Zoom”.

Conferencias de estaca en la actualidad

Por lo general, actualmente, las conferencias de estaca siguen el programa normal, dos veces al año, ya sea de manera virtual, en persona o una combinación de ambas. Todo depende de las regulaciones gubernamentales.

El élder Christensen admite que extraña el espíritu de una conferencia de estaca en persona. Dijo que ha disfrutado de oportunidades para enseñar y capacitar a través de videoconferencia al hablar frente a pantallas llenas de rostros.

“Es casi como si estuvieras viendo a la primera fila de miembros en la capilla”, dijo.

Por su parte, élder Ardern dijo:

“Los miembros disfrutan reunirse unos con otros y una conferencia virtual es similar a estar realmente juntos.

Sin embargo, debido a nuestras circunstancias, nos sentimos agradecidos por tener una reunión. 

La mayor edificación se produce cuando los Santos estudian personalmente las Escrituras y las palabras de los profetas y otros líderes de la Iglesia. 

No se necesita ningún enlace a Internet para tener esa experiencia”.

En Brasil, una segunda ola de infecciones por el COVID-19, más intensa y mortal que la primera, ha resultado en conferencias de estaca totalmente virtuales, dijo el élder Parrella.

“Hay un sentimiento de gratitud porque hubo al menos un pequeño período en el que las cosas casi volvieron a la normalidad. Sin embargo, aunque los miembros de todo el país anhelan el momento en que todas las reuniones sean en persona, son firmes en seguir adelante a pesar de lo que conlleva la pandemia de COVID-19″.

El élder Nielsen dijo que los líderes y los miembros han aprendido que “los corazones se pueden conectar no solo al estar juntos en persona, sino también al usar la tecnología. No hay duda de que el Espíritu puede ser muy fuerte en ambos entornos, por lo que esta ha sido una experiencia verdaderamente reveladora para elevarnos unos a otros.

Habiendo dicho eso, todos estamos ansiosos por volver a estar juntos bajo las regulaciones locales”.

Fuente: Church News

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *