Cómo una madre Santo de los Últimos Días logró recaudar más $2 millones en alimentos

donacion madre Santos de los Últimos Días

Hace más de cinco años, una noche de Halloween repleta de dulces llevó a una familia a comenzar una tradición semanal de servicio que se convirtió en algo que ha bendecido y continúa bendiciendo a cientos de personas en el área de Dallas, Fort Worth en Texas.

Kory Booher, la organizadora original del proyecto compartió con la Sala de Prensa de la Iglesia de Jesucristo que todo comenzó con una bolsa de dulces conseguidos en Halloween.

“No podía ver que mi hija se comiera toda la bolsa de dulces, así que ella y yo hicimos un trato y le compré los dulces. Tenía la intención de tirarlos a la basura, pero mientras me dirigía hacia el bote, pensé: ‘¡No puedo tirar algo que está en perfecto estado, incluso si se trata de comida chatarra!’”  

Créditos: Nate Henderson

También te puede interesar:Rechazó 21 universidades por ir a la misión y ahora el Señor reconoce Su sacrifico

Kory se comunicó con un centro de refugio local que estaba más que feliz de recibir los dulces.

Esto inició una tradición semanal para la familia Booher, quienes comenzaron a visitar el refugio todos los domingos y servían comida a las familias presentes o visitaban a los residentes del lugar.

Más adelante, el esposo de Kory, Brent, conoció a la encargada del área de panadería del Central Market, una cadena de supermercados en Southlake, Texas, quien le dijo que había organizaciones benéficas que recogían los alimentos horneados no vendidos todas las noches.

Ella le contó que no podían encontrar a nadie dispuesto a recoger los productos no vendidos del sábado. Todo el pan horneado que se quedaba ese día terminaba siendo tirado a la basura.

Créditos: Laurie Murry.

Para los Booher, esta nueva oportunidad de servicio era demasiado conveniente como para no aprovecharla. 

Brent empezó a ir al Central Market los domingos a las 5:00 de la mañana para llenar su auto al máximo con alrededor de $ 3,000 en productos horneados sin vender, incluidos pasteles, tortas y galletas.

Más tarde, ese mismo día, él y su familia llevaban lo recaudado a los refugios locales, albergues para personas sin hogar e instalaciones para veteranos. 

Desde entonces la tradición se ha mantenido. Cuando la familia Booher no podía recoger los alimentos, otros amigos y Santos de los Últimos Días locales lo hacían en su lugar.

Una cosa llevó a la otra, y pronto sus días de recojo los domingos por la mañana se convirtieron en días de recojo los domingos y martes por la mañana. 

Cuando llegó la pandemia de COVID-19, las organizaciones benéficas, que anteriormente habían estado ocupando los otros días de la semana, dejaron de recoger los productos sobrantes del supermercado.

Créditos: Josh Salazar.

Cientos de personas en el área de Dallas, Fort Worth quedaron desempleadas y pasaron hambre, y todos esos productos se tiraban a la basura.

Por invitación del Central Market, las recolecciones dos veces por semana rápidamente se convirtieron en una rutina diaria y se reclutaron más voluntarios.

De esa experiencia, Kori expresó:

“Le pedimos ayuda a amigos y a otras personas para recoger el pan y entregarlo, ¡era nuestro desafío de cada día!

Hubo muchos pequeños milagros. Las familias que no tenían un pastel de cumpleaños para sus hijos de pronto tenían uno que aparecían mágicamente ese día.

Las personas que necesitaban pan para la Semana Santa de repente tenían justo lo que necesitaban. La mano de Dios guió a nuestro grupo de voluntarios al entregar camiones llenos de productos horneados todos los días”.

Hoy en día, el grupo se conoce como “La Brigada del Pan” y ahora realiza entregas a centros comunitarios, grandes despensas de alimentos, grupos de asistencia para refugiados, centros para personas mayores, instalaciones médicas y otras organizaciones locales que ayudan a los necesitados, personas sin hogar y con necesidad.

Créditos: Gina Henderson

Desde que se comenzó el proyecto, se ha estimado que se han distribuido más de $2 millones en productos horneados a personas necesitadas en el área de Dallas, Fort Worth, y no hay señales de que eso disminuya a corto plazo.

En la actualidad, uno puede encontrar a una de las 17 familias todas las noches en Central Market de Southlake, justo antes de la hora de cierre, embolsando y guardando los panes que se van a donar.

Fuente: LdsLiving

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *