El “Milagro de las gaviotas” – Los historiadores SUD hablan al respecto

Milagro de las gaviotas

“El Milagro de las Gaviotas todavía sigue avivando la fe de los miembros después de 170 años, los historiadores SUD como Steven Harper, el fallecido William Hartley y Casey Griffiths, han tratado de aclarar ciertos aspectos de la historia.”

Los visitantes que pasan cerca del Salón de Asambleas en la manzana del Templo de Utah probablemente verán la estatua dorada con dos gaviotas, con las alas extendidas sobre una columna de granito de 30 pies (9 metros) de altura.

También te puede interesar:10 Impresionantes ejemplos de vitrales en los centros de reuniones de la Iglesia

El monumento, esculpido por Mahonri M. Young, fue dedicado por el presidente Joseph F. Smith en 1913. Lleva la inscripción: “Erigido en agradecimiento al recuerdo de la misericordia de Dios para con los pioneros mormones.”

La estatua conmemora la conocida historia de 1848 sobre las gaviotas blancas que engulleron vastos enjambres de grillos negros para salvar a los pioneros mormones del hambre en su segundo año en el Valle del Salt Lake. Los Santos de los Últimos Días y sus descendientes llegaron a ver estos eventos como una intervención divina. En 1955, la gaviota de California fue nombrada ave estatal de Utah. Muchos artistas también han recreado la historia a través de las pinturas.

Milagro de las gaviotas

John Hart, un ex editor de LDS Church News, escribió: 

“Las gaviotas levantaron los espíritus de los pioneros y preservaron el remanente de sus cosechas durante un período escaso. La conservación oportuna de las cosechas de los pioneros continúa siendo una fuente de inspiración y aliento para los miembros de ahora como lo fue para los pioneros del pasado.”

Mientras que el Milagro de las Gaviotas todavía sigue avivando la fe de los miembros aún después de 170 años, los historiadores SUD como Steven Harper, el fallecido William Hartley y Casey Griffiths, profesor asociado de historia de la Iglesia en BYU, han tratado de aclarar ciertos aspectos de la historia.

William Hartley escribió:

“Como muchos otros relatos populares de acontecimientos históricos importantes e inusuales, los detalles de la Guerra de los Grillos de 1848 a lo largo de los años han sido simplificados, mejorados y han recibido características algo legendarias. No obstante, el hecho es que los pioneros mormones de 1848 hubieran sufrido más si es que las gaviotas no hubieran acudido en su ayuda. Físicamente, las gaviotas ayudaron a evitar un desastre agrícola total… La historia del ‘Milagro de las gaviotas’ sigue siendo apropiado como una expresión de fe sostenida por los pioneros mormones y sus descendientes.”

Tres obstáculos

El año 1848 fue el segundo de los Santos en el Valle del Lago Salado y su primera oportunidad real en una cosecha completa. Después de un invierno suave, plantaron con optimismo unos pocos miles de acres de cultivos en la primavera.

El problema llegó a fines de mayo, que incluían las heladas mortales por la noche y hordas insaciables de grillos durante el día.

William Hartley expresó: 

“Lo primero que ocurre es que empiezan a tener mucho frío. Francamente, ese es probablemente el mayor problema.

La hermana Lorenzo Dow Young escribió: 

“Hemos lidiado con el frío… pero hoy, para nuestro gran asombro, los grillos llegaron por millones, barriendo con todo lo que tienen delante. Primero atacaron una parcela de frijoles y en veinte minutos todo estaba vacío. Luego barrieron con los guisantes, luego entraron en nuestro jardín y limpiaron todo… eran demasiado fuertes para nosotros.”

La falta de humedad también provocó desaliento, se dijo según Isaac Haight.

Isaac Haight también expresó: 

“Todo es muy frío y muy seco. Los cultivos comienzan a sufrir por falta de lluvia. Los grillos destruyeron algunas cosechas y se comen las cabezas del grano tan pronto como las ven. Las expectativas para obtener un buen grano son desalentadoras.”

Matando a los grillos

Milagro de las gaviotas

William Hartley, un académico, historiador y autor que pasó muchos años con el Departamento de Historia de la Iglesia, antes de fallecer en abril escribió sobre el Milagro de las gaviotas en un artículo titulado “Mormones, grillos y gaviotas: Una nueva mirada a una vieja Historia” para el histórico Quarterly de Utah en julio de 1970. Su informe muestra que los Santos probaron varias tácticas para matar a los grillos.

Cuando los palos y las escobas no alejaban a las criaturas negras, los cansados ​​pioneros intentaron ahogar los grillos. Intentaron llevarlos al fuego. Entraron en los campos con campanas y latas para asustarlos con el ruido. Hasta una niña de 5 años recibió un mazo de madera para aplastar los grillos. Por último, “oraron y lucharon, lucharon y oraron”, escribió Hartley.

Ataque aéreo

Las gaviotas acudieron al rescate aproximadamente el 9 de junio. Un pionero llamado John Smith escribió que las aves aparecían todos los días durante unas tres semanas.

“Su llegada fue como una gran nube, debe haber habido miles de ellos. Cuando pasaron entre nosotros y el sol, una sombra cubrió el campo. Pude ver a las gaviotas asentarse por más de una milla a nuestro alrededor.”

Hartley escribió que los pioneros se maravillaron al encontrar los grillos vomitados cuando las gaviotas se llenaron hasta su capacidad, bebían agua, descansaban y continuaban una vez más, comiéndose a los grillos.

La leyenda crece

Milagro de las gaviotas

Menos de cinco meses después, la historia comenzó a alcanzar proporciones épicas.

Henry Bigler, un miembro del Batallón Mormón que acababa de llegar de California al Valle de Salt Lake, cuando escuchó las noticias. El 28 de septiembre de 1848, escribió sobre la Guerra de de los grillos:

“Toda la faz de la tierra, según me dijeron, estaba literalmente cubierta de grandes grillos negros que los granjeros pensaron que se comerían y destruirían por completo sus cultivos enteros si no hubiera sido por las gaviotas que venían en grandes bandadas y devoraban los grillos… Todos miraron a las gaviotas como enviadas de Dios, de hecho, todos reconocieron que la mano del Señor estaba ahí, que había enviado a las gaviotas blancas por decenas de millares para salvar sus cosechas.”

Hartley escribió que la primera referencia registrada del milagro vino en una Conferencia General en septiembre de 1853 por el Apóstol Orson Hyde, quien dijo que “las gaviotas habían sido agentes preparados por la mano de la providencia.”

Encontrando la verdad

Una mirada retrospectiva a lo que realmente ocurrió puede ayudar a los lectores a apreciar mejor los eventos históricos que expresan esperanza y fe. Es un mensaje que el Elder Quentin L. Cook, miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, compartió recientemente con algunos estudiantes en una devocional de BYU-Idaho.

“Algunas personas han tergiversado intencionalmente historias de nuestro pasado para sembrar la duda. En lugar de eso, podemos sembrar la fe estudiando más sobre la historia de la Iglesia. Al aprender más, uniremos nuestros corazones junto con los Santos de ayer y de hoy. Encontraremos ejemplos de personas imperfectas que avanzaron con fe y permitieron que Dios trabajara a través de ellos para llevar a cabo su trabajo. Al hacerlo, veremos mejor cómo Él puede trabajar a través de personas imperfectas como tú y yo.”

El consejo del Elder Cook se puede relacionar con el Milagro de las gaviotas. Al mirar la historia desde la perspectiva de los pioneros, con las heladas y una infestación de grillos que amenazaban su fuente de alimento, los llevó a los pioneros a la desesperanza, pero luego a actuar.

“Todo eso es cierto y una causa real de preocupación. La historia es casi siempre mucho más complicada que las historias limpias que nos repetimos. Como historiador, me interesa saber cómo lo entendieron los santos en ese momento. ¿Qué significó para ellos en ese entonces?”

Harper y Griffiths ofrecieron estos consejos cuando estudiaban los sucesos de la historia de la Iglesia. Harper expresó que darse cuenta de que hay más de una forma de ver un evento histórico.

“Es peligroso suponer que solo hay una forma de verlo porque eventualmente alguien te mostrará que hay otra manera de verlo, y si no estás preparado para ver las cosas desde una variedad de perspectivas, estarás molesto”

Es valioso hacer el trabajo necesario para encontrar y estudiar a partir de cuentas de primera mano y fuentes primarias. Múltiples testigos son incluso mejores.

Milagro de las gaviotas

“Todos saben que establecer una historia por ‘la boca de dos o tres testigos’ por lo general arroja una versión más precisa de la historia. Diferentes perspectivas nos ayudan a discernir la verdad, porque incluso un participante directo puede cometer errores. Al mismo tiempo, debemos ser cuidadosos con las fuentes que usamos.” 

Recuerda que rastrear la historia precisa es  un trabajo duro, dijo Griffiths.

“Pero hay un poder que proviene de haber hecho el trabajo para saber que lo que tienes como sagrado realmente es verdad. Tendemos a buscar el camino de menor resistencia cuando se trata de nuestro aprendizaje… El trabajo arduo puede hacer que nuestras experiencias con lugares y eventos sagrados sean mucho más gratificantes y conducentes al Espíritu, porque estamos demostrando nuestra devoción a la verdad buscándola verdaderamente y verdaderamente.

Si saber la verdad es nuestra meta, entonces no tenemos nada que temer. Algunos eventos en la historia de la Iglesia pueden ser difíciles de tratar al principio, pero vale la pena el esfuerzo para comprender y contextualizar los eventos de la manera correcta. Amo la complejidad de la historia de la Iglesia.”

Este artículo fue escrito originalmente por Trent Toone y fue publicado por ldsliving.com bajo el título de “Was the “Miracle of the Gulls” Exaggerated? LDS Historians Explain

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *