Las 11 etapas que experimentas cuando abres tu llamamiento misional

llamamiento misional

El día en que abres tu llamamiento misional es un día que nunca olvidarás. Ya sea que hayas leído tu llamamiento en privado o rodeado de tu familia y amigos, probablemente te puedas familiarizar con la mayoría de estas etapas de apertura de un llamamiento misional.

También te puede interesar5 discursos que me ayudaron en la misión (y que también podrían ayudar a los misioneros que conoces)

1. Mientras esperas tu llamamiento misional, experimentas cambios dramáticos de humor antes y después de que revisas tu correo electrónico.

2. Cuando llega el correo electrónico que contiene tu llamamiento misional, no puedes contener la emoción.

3. Reúnes a toda tu familia para leer el correo electrónico, pero luego tienes que esperar que todos aparezcan.

4. Mientras esperas, todos te preguntas si estás nervioso e intentas actuar calmado.

5. Ves la cara de tu hermana menor y lo emocionada que está por apoderarse de tu habitación una vez que te vayas.

6. Tu familia y amigos lanzan un gran grito de alegría después de que lees tu asignación.

7. Te llaman a servir a un lugar que nunca imaginaste.

8. Cierras la puerta después de que todos se van e, inmediatamente, comienzas a bailar de felicidad.

9. Mientras, tu papá comienza a buscar todo acerca del lugar donde servirás tu misión, desde el promedio de lluvias hasta el índice de criminalidad.

10. Desaparece la emoción y comienzas a asimilar la realidad de lo que acaba de suceder, y empieza el pánico.

11. Pero, luego recuerdas por qué irás y comienzas a bailar de felicidad otra vez.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Emily Abel y fue publicado en ldsliving.com con el título “The 11 Stages of Opening Your Mission Call”.

| Vida S.U.D
Publicado por: Nicole Córdova Loayza
Traductora de español, inglés y portugués. Me encantan los idiomas y conocer sobre diferentes culturas. También me gusta el arte y amo la naturaleza.
mujer y el sacerdocio
5 maneras de convertirte en el arquitecto de tu propia felicidad
¿Va en contra de la Palabra de Sabiduría trabajar en un bar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *