El fascinante folklore de los Santos de los Últimos Días

folklore

La mayoría de las personas tiene la idea errónea de que sólo porque algo lleva el nombre de folklore entonces no debe ser cierto. Sin embargo el folklore puede ser algo verdadero o creado.

El folklore es la transmisión de cosas, como historias, canciones, obras de arte o costumbres, dadas de persona a persona.

También te puede interesar:Las preguntas que el abuelo del Presidente Nelson le hizo a un visitante del mundo de los espíritus + las respuestas sorprendentes

Cada grupo social tiene su parte de folklore, y sólo porque algo es llamado folklore no significa que no sea cierto. De hecho, hay varios ejemplos de historias de folklore que no sólo son verdaderas sino que también han sucedido muchas veces.

El folklore que produce un grupo, generalmente nos dice mucho sobre este. La mayoría de los grupos producen folklore que es extremadamente significativo y, a menudo, se conecta las creencias más profundas del grupo.

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (a veces apodados erróneamente mormones) han producido una gama de folclore fascinante. Aquí hay algunos ejemplos.

La historia de los tres Nefitas

tres nefitas

Una de las fuentes más emblemáticas de las leyendas urbanas de los Santos de los Últimos Días es la de los Tres nefitas. Cuando Cristo visitó las Américas en el Libro de Mormón, ordenó a doce apóstoles. Antes de ascender al cielo, les preguntó a estos apóstoles qué deseaban de Él (véase 3 Nefi 28).

Tres de ellos desearon la inmortalidad para que pudieran continuar trayendo almas a Cristo “mientras el mundo exista” (3 Nefi 28:9). Entonces, muchos Santos de los Últimos Días creen que los Tres Nefitas permanecen en la tierra hasta el día de hoy, haciendo el bien y ayudando a que la obra del Señor progrese.

Muchos Santos de los Últimos Días creen que los Tres nefitas estaban involucrados en el arado de la granja de David Whitmer para que él pudiera ayudar al profeta, José Smith. Pero hay otras historias contadas por los santos que involucran el ministerio personal, de por lo menos uno de los tres nefitas.

Este es un ejemplo de una historia sobre los tres nefitas que se puede encontrar en la página 36 de The Vanishing Hitchhiker por Jan Harold Brunvand:

mundo de los espíritus

Una hermana de la Sociedad de Socorro de nuestro barrio en Ogden, Utah, dijo que asistió a una reunión de testimonios en otro barrio de nuestra estaca. Una mujer que dio su testimonio allí contó esta historia.

Ella viajaba para asistir a las sesiones del Templo con una amiga suya un sábado por la mañana. Cuando entró en Ogden Canyon, vio a un hombre mayor caminando a lo largo del lado de la carretera. Normalmente, ella no tenía la costumbre de recoger a extraños, pero él se veía cansado y tenía un “rostro de bondad”, así que se detuvo y le preguntó si le gustaría ir con ellas.

Él accedió agradecido y continuaron su viaje. Después de hablar unos minutos, él le preguntó a dónde iban las dos damas. Cuando le dijeron que iban al templo, él comenzó a hablar del Programa de Bienestar.

Les dijo que vendría en un futuro no muy lejano un tiempo de gran necesidad. Les dijo que almacenaran alimentos y ropa de primera necesidad durante al menos un período de dos años. Dijo que ninguno estaría exento de este período de hambruna y que todos deberían hacer preparativos para la pestilencia.

La mujer que conducía estaba asombrada por la conversación y ella se volvió hacia él para preguntarle si él también era miembro de la Iglesia. Pero había desaparecido; él no estaba sentado en el asiento junto a ella como lo había estado hace solo un minuto.

Las dos damas miraron hacia atrás en el camino y hacia los lados de ellas, pero no se veía a nadie. Dijeron que el hombre había sido bajo en estatura con ojos azules y bigote gris y barba. Había estado vestido con un viejo abrigo negro con cola, similares a los que llevaba en el momento de la organización de la Iglesia en 1800s.

Las canciones de campamento de las Mujeres Jóvenes

campamento de las Mujeres Jóvenes

El campamento de mujeres jóvenes es quizás mejor conocido por las canciones únicas que las jóvenes cantan. Estas canciones no sólo se han modificado y transmitido de generación en generación, sino que también se han extendido de país a país.

Entre las canciones más famosas del campamento de chicas están las siguientes:

  • Buen día
  • Campanas blancas
  • Con santos yo deseo andar
  • Con un cantar
  • Me encantan las montañas
  • Me gusta cantar
  • Nuestra puerta siempre está abierta
  • Por dentro y afuera
  • Qué divertido es
  • Si te sientes feliz
  • Siento el amor de mi Salvador
  • Todo muy hermoso es
  • Tú eres una hija de Dios
  • Ya termina el día
  • Yo tengo fe

Para más canciones haz clic aquí.

El folklore misional

agendas misionales

Quienes han servido una misión saben que no hay otra experiencia como esta. Por lo tanto, los misioneros están obligados a crear su parte del folclore único. Los misioneros incluso tienen su propia terminología misional, algunas de las cuales varían de acuerdo al lugar.

  • Padre/madre = el misionero (a) que te entrenó.
  • Hijo/hija = el misionero (a) que entrenaste.
  • Un misionero que murió = un misionero que completó su misión y regresó a su casa.
  • Un misionero que mata a otro misionero = un misionero que resultó ser el último compañero de otro misionero antes de que regresara a casa.
  • Greenie/Verde/Verdecito = Un nuevo misionero.
  • Snake =alguien que parece expresar intereses románticos hacia los misioneros (as), a menudo coqueteando con ellos.
  • Trunky = un misionero (generalmente en sus últimos traslados) que está listo para irse a casa.
  • Apóstata = misionero que rompe las reglas.
  • Oro = un investigador que cumples sus compromisos.

Los misioneros también practican otro folklore, como el quemar camisas y corbatas para marcar puntos de referencia para los Elderes, tomar fotografías de “9 meses” para las hermanas a mitad de misión, y decorar las portadas de las agendas misionales.

También hay muchas leyendas urbanas transmitidas en la tradición misional. Estas leyendas urbanas pueden ser divertidas o aterradoras. A menudo se trata de las presiones de vivir el estilo de vida misional de manera estricta y las consecuencias que trae el romper las reglas de la misión.

Una reunión para la apertura de un llamamiento misional

llamamiento misional

Recibir un llamamiento misional puede ser una experiencia llena de nervios y emoción. Sólo piensa, el destino de los próximos dieciocho meses o dos años descansa en el contenido de esa carta. Así que, naturalmente, los Santos de los Últimos Días tienen muchas prácticas diferentes en cuanto a la apertura y el anuncio de un llamamiento misional.

A muchos Santos de los Últimos Días, por ejemplo, les gusta organizar reuniones para abrir llamamiento misional. A veces, estas consisten sólo en miembros cercanos de la familia y otras veces se invita a todos los miembros.

En estas reuniones, la gente suele adivinar a dónde será llamado a servir el misionero y el idioma que hablará. A veces, esto incluye un mapa del mundo con el nombre de la persona que adivina pegado a un lugar.

Tendremos que ver si surgen nuevas costumbres en el anuncio de la Iglesia sobre los llamamientos misionales digitales.

Las historias de los espíritus que ayudan a los vivos

espíritu

Creo que estas historias se encuentran entre las más hermosas de la historia de los Santos de los Últimos Días. Estas historias también son generalmente muy personales. Y, una vez más, sólo porque estas historias son folklore, no significa que no sean ciertas.

De vez en cuando, es posible que escuches la historia de un antepasado o un espíritu que aún no ha nacido y que visita a los vivos (a menudo en sueños) para ayudar de alguna manera (a menudo dando consejos).

Un antepasado, por ejemplo, puede visitar a un descendiente vivo en un sueño para decirle a dónde ir para poder realizar la obra en el templo de ese antepasado. Pero mis historias favoritas sobre los espíritus visitantes tienen que ver con los niños no nacidos que les dicen a sus padres que tengan otro bebé.

Estas visitas a menudo ocurren después de que los padres deciden que ya no tendrán más hijos, y el propósito del niño es convencer a sus padres que tengan un hijo más para que le permitan venir al mundo.

Tiene sentido que estas historias se conviertan en el folklore de los Santos de los Últimos Días porque la per mortalidad es una de las creencias fundamentales de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Curiosamente, este tipo de historias no se limita enteramente a los Santos de los Últimos Días. Muchas personas de diferentes orígenes y creencias afirman la comunicación prenatal con un niño por nacer.

¿Te parece fascinante el folklore de los Santos de los Últimos Días? ¿Cuál fue tu favorita? ¿Se te ocurren más ejemplos del folklore de los Santos de los Últimos Días?

Este artículo fue escrito originalmente por Derek Lange y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “The Fascinating Folklore of the Latter-day Saints

| Vida S.U.D
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
barba
El tener barba: Lo que la Iglesia ha dicho en realidad
soltero
4 Maneras de aprovechar al máximo el ser soltero en la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *