¿No quieres ir a instituto porque “no conoces a nadie”? ¡Esto es para ti!

JAS

¿Comenzaste a asistir a un instituto de religión, pero sientes inseguridad porque no conoces a nadie? ¡No te desesperes! Sigue estos consejos valiosos que te ayudarán a hacer buenos amigos en instituto.

1. Ora

También te puede interesarComo el hablar con dos hombres solteros Santo de los Últimos Días demostró que mis suposiciones eran incorrectas

Ora al Padre Celestial para que te ayude a encontrar personas especiales en tu camino, aquellas personas que estén dispuestas a ayudarte y que también necesiten un buen amigo. De ese modo, el Padre Celestial te bendecirá. Ejerce fe y gratitud, el poder de la oración sincera y con intención resulta en milagros.

2. ¡Debes salir de la zona de confort!

No tengas temor a saludar a las personas a tu alrededor, a participar en las actividades y las clases. ¡No dejes que la timidez se interponga en tu camino! Debes saber que hay jóvenes maravillosos en instituto y que juntos podrán aprender mucho.

Nunca juzgues a alguien por su apariencia, cada quien tiene una personalidad diferente. Debes estar dispuesto a cambiar, no te escondas en medio de la multitud con la idea de que eres tímido y punto final.

¡Se la luz que ayude a fortalecer a las personas a su alrededor!

3. Se tú mismo

Lo increíble de una amistad es que llega a tu vida de a pocos, sin necesidad de que la pidas porque comienza con amabilidad, sonrisas y compartiendo buenos momentos.

Durante las actividades, tómate el tiempo para hacer preguntas sencillas, comparte lo que te gusta hacer, descubrirás que hay muchos jóvenes con gustos similares a los tuyos. No intentes ser otra persona, solo muestra lo mejor que hay en ti.

4. Se positivo

Si ya estás empezando a hacer de instituto una prioridad en tu vida, pero todavía no conoces a nadie, ten paciencia. No hables mal de instituto ni consideres a los demás como personas presumidas u orgullosas, muchos no saben, pero victimizarse o creer que los demás son superiores, es un tipo peligroso de orgullo.

Recuerda que antes que cualquier otra amistad, el Salvador debe ser tu primer y mejor amigo. No permitas que la negatividad llegue a tu vida. Muchas cosas buenas suceden cuando dejamos de ver el lado negativo de las cosas, que muchas veces crea nuestra mente.

Los profetas nunca mienten, verás bendiciones en tu día a día si haces de instituto una prioridad en tu vida:

“Piénsalo. Harás nuevas amistades, sentirás el Espíritu y tu fe se fortalecerá. Te prometo que, al participar en Instituto y estudiar las Escrituras de manera diligente, aumentará tu poder para evitar las tentaciones y para recibir la guía del Espíritu Santo en todo lo que hagas. Esa es una promesa que te hago”.

Presidente Thomas S. Monson, 21 de abril de 2009.

Recuerda que la promesa de un profeta es como si el propio Padre Celestial estuviera hablando a sus hijos e hijas aquí en la Tierra. Haz tu parte y todas las demás cosas te serán añadidas.

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Vence ese temor a ir a instituto, deja de usar la famosa excusa, “¡porque no conozco a nadie!” No llenes tu vida de obstáculos que te impidan cumplir con los mandamientos de Dios.

En este viaje terrenal nunca estaremos solos. El Salvador tiene mucho que ofrecerte. Guardar los mandamientos es una ley celestial que afectará el curso eterno de tu vida y tus generaciones futuras.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente y publicado por maisfe.org con el título “Como fazer amizades no instituto de religião”.

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *