El sueño que preparó a un oncólogo para operar a una Santo de los Últimos Días

Kim White

Kim White es una Santo de los Últimos Días que ha estado luchando contra el cáncer de etapa 4 por casi cinco años, algo que los médicos que la diagnosticaron dijeron que lograría con suerte.

También te puede interesar: “Más que solo medicina”: Cómo este proyecto de las Mujeres Jóvenes, que duró un año, trajo esperanza para los niños con cáncer

Pero cualquiera que siga a Kim (@kimcankickit) en Instagram sabe que a menudo expresa su gratitud por un hombre llamado Dr. Zendejas por darle más tiempo de vida.

Por ejemplo, en septiembre, ella publicó: 

“Constantemente deseo agradecerle por todo. Su respuesta habitual es: ‘Verte vivir la vida es verdaderamente el mayor agradecimiento que puedas darme’. Este hombre vino a la tierra con un propósito. Dios sabía que él cambiaría vidas. Me siento más que honrada de ser una de las vidas que ha cambiado para siempre.”

hospital

En el episodio de All In de esta semana, Kim comparte la historia detrás de su apreciación por el Dr. Zendejas, un médico que se ofreció como voluntario para intentar realizar una cirugía muy difícil con la esperanza de prolongar su vida. 

Hasta ese momento, se le había dicho a Kim que ese tumor canceroso era inoperable, pero cuando le dijeron que un cirujano se paró en una reunión de la junta médica de tumores y dijo que podría extirpar el tumor. Kim se enojó y se sintió frustrada de que alguien fuera lo suficientemente arrogante como para pensar que podrían realizar una cirugía de este tipo.

“Pensé: ‘No tienes idea por lo que he pasado, quién soy, y básicamente sólo quieres usarme como tu conejillo de indias para hacer una cirugía que pueda mejorar tu carrera’. No iba a permitirlo”, compartió Kim.

“Pero… cuando fuimos a conocerlo, y nos sentamos en su oficina esperando a que entrara, yo estaba super enojada. Y el segundo que entró en la habitación, todo eso desapareció. Él caminó directamente hacia mí y me dijo: ‘Hola Kim, soy el Dr. Zendejas. Puedes llamarme Dr. Z’, y antes de que me hablara sobre cualquier otra cosa, supe que él estaba a punto de cambiar mi vida para siempre.”

manos

“Se sentó allí y nos dijo que esa cirugía sería una locura, que había una posibilidad muy probable de que muriera en la mesa de cirugías, pero luego dijo: ‘Pero si no hacemos nada, morirás en 2-3. meses de todos modos’. Así que dejamos su oficina muertas de miedo pero también sabiendo que él era la respuesta a muchas de nuestras oraciones.”

Unas semanas más tarde, en marzo de 2017, Kim se sometió a lo que ahora llama su “cirugía milagrosa”, donde se extrajo el 70 por ciento de su hígado y una cuarta parte de su pulmón derecho. Su IVC (vena cava inferior) fue completamente reconstruida. La cirugía duró 12 horas.

Kim compartió:

“En varias ocasiones casi me pierden. En un momento dado, el Dr. Z dijo que simplemente levantó las manos en el aire y salió de la habitación porque había trabajado en mí durante 11 horas y no podía hacer que dejara de sangrar, ellos trataban de darme más sangre. Pero perdía sangre más rápido de lo que podían darme.”

“Luego él me dijo que se fue, se fue a buscar algo de comida, se fue al baño y cuando regresó, no tenía idea de como continuar. La anestesióloga logró mantenerme con vida. Él dijo: ‘Si hubiera tenido algún otra anestesióloga, no habrías sobrevivido a esa cirugía.’”

Pero ella estuvo ahí. Desde entonces, Kim se ha sometido a muchas otras cirugías más pequeñas y ha estado en “recuperación” por casi dos años. Actualmente participa de un ensayo clínico mientras continúa luchando contra el cáncer. 

A continuación, la conductora de All In, Morgan Jones, le preguntó a Kim un poco más sobre cómo sabía que el Dr. Zendejas era alguien en quien podía confiar después de conocerlo.

Morgan Jones: 

 

Tengo curiosidad, Kim, la parte de la historia con el Dr. Z es fascinante para mí. ¿Cómo supiste, qué viste en él que cuando entró en esa habitación hizo que tu percepción cambiara de inmediato?

Kim White:

Sinceramente creo, él no es miembro de nuestra Iglesia, pero es un hombre de Dios, y cada vez que lo elogio por lo que hizo por mí, siempre le da crédito a Dios. Él ora antes de sus cirugías; él le dijo a mi papá la mañana antes de mi cirugía que esta sería la tercera vez que me realizaría la cirugía.

Mi papá lo miró y le dijo: “¿Qué? ¿De qué estás hablando?” Y dijo que lo había soñado en detalle, paso a paso, dos veces antes de la mañana de mi cirugía. Él le dijo: “Me voy a la cama pensando en ella, me despierto pensando en ella”.

 

Lo increíble es que no puedo hablar de él sin llorar; él vivió en Florida y ejerció en Florida durante 15 años. No tenía planes de mudarse. Ni siquiera había estado [en Utah]…

Un colega se acercó a él y le dijo: “Hay una vacante en IMC, realmente creo que deberías solicitarla. Es perfecta para ti”. La vacante era de jefe de cirugías de trasplante de hígado y él dijo: “No, no está interesado. Acabo de terminar de construir mi casa en Florida.”

Unas semanas más tarde, su colega lo llamó nuevamente y le dijo: “No, tienes que venir y ver este lugar”. Así que él vino y, para su sorpresa, le encantó. Fue a su casa y le dijo a su esposa que sentía que necesitaba ir a Utah. Y yo sólo, creo que en el momento en que él entró por esa puerta, Dios me estaba diciendo: “Aquí va. Él es [tu doctor].”

Creo también que tiene mucho que ver con el hecho de que él tiene una fuerte relación con Dios, y estoy muy agradecida por eso.

Este artículo fue escrito originalmente por Lds Living Staff y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “Listen: The Dream That Prepared a Cancer Doctor to Operate on One Latter-day Saint Woman

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *