Lo que aprendí de leer el Libro de Mormón en 11 días

libro de mormon

Cada vez que siento una profunda necesidad de conectarme con Dios, trato de darle lo que me gusta llamar un “regalo audaz”. Hago esto para demostrar mi verdadera intención y al mismo tiempo trazarme objetivos claros en los que puedo trabajar fácilmente.

Cuando uso mi albedrío de esta manera, crezco tanto en poder como en confianza. En el pasado, mis “regalos audaces” fueron eliminar todos los juegos de mi teléfono y hacer cajas de comida para repartir antes de saber a quién quería servir.

Antes de la Conferencia General más reciente, quería dar un regalo audaz por muchas razones. Creí que esta sería una oportunidad única para seguir al Profeta y quería prepararme . Tuve pánico por la pandemia de COVID-19, me sentía triste y quería refugiarme en el Espíritu.

También te puede interesarCómo el Libro de Mormón nos enseña a vencer los desafíos

libro de mormon

Entonces, decidí que leería todo el Libro de Mormón antes de la Conferencia General, solo faltaban 11 días.

Cada día leí 50 páginas del Libro de Mormón, no fue fácil. Algunos días, tenía hambre después de cada palabra. Otros, no podía esperar para terminar. Pero, logré mi objetivo y quiero compartir algunas cosas que aprendí.

1 Hay más tiempo en nuestro día a día de lo que imaginamos para dedicarle a Dios.  Requiere un gran sacrificio, pero vale la pena.

2 La forma en que nos comportamos como el pueblo del Señor y las cosas que estamos experimentando reflejan directamente el período más destructivo del Libro de Mormón. Es una advertencia inconfundible y una guía para nosotros específicamente.

3 Los capítulos de guerra en Alma son muy tristes y de paso lento cuando se leen por completo en dos días. Es importante que registremos nuestras experiencias espirituales para las generaciones futuras.

4 La llegada de Jesucristo a las Américas nunca me conmovió tanto. El pueblo de Nefi en la tierra de Abundancia estaba en medio del caos y la destrucción cuando vino el Salvador. Se nos ha prometido que Él hará lo mismo por nosotros en nuestras propias vidas.

5 Además de “guardar los mandamientos y prosperar en la tierra”, la siguiente escritura más repetida parece ser “bendecidos los que publican la paz”. Puedo ser más audaz por la causa de Cristo.

6 Jesús es el Cristo y su “mano todavía está extendida”.

hacer nuestro mejor esfuerzo

No estoy aquí para recomendar que todos lean el Libro de Mormón en tan poco tiempo. Eso fue algo que me sentí motivada a hacer y bendijo mi vida, pero sé que puedes descubrir tu propio regalo audaz al meditar y orar.

Nada es imposible si somos sinceros con el amor que le tenemos a Dios en nuestros corazones y acciones.

Fuente: LDS Daily

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *