Cómo dos ex compañeros de misión siguen compartiendo el evangelio juntos después de 40 años

Esta es la historia de dos Santos de los Últimos Días que sirvieron juntos en una misión de tiempo completo y no imaginaron cómo sus vidas se unirían durante los siguientes 40 años.

Servir una misión juntos

En 1980, dos jóvenes finlandeses, Ismo Määttä y Ville Kervinen, fueron llamados a servir en la Misión Finlandia Helsinki.

Primero, el élder Määttä y el élder Kervinen sirvieron en la misma área durante varios meses y organizaron la visita del grupo de baile de Jóvenes Embajadores de BYU. Luego, trabajaron y enseñaron juntos como compañeros en la oficina de la misión.

Foto: Church News

También te puede interesar: La victoria de un sobreviviente: La historia del ex misionero víctima del atentado en Bruselas

El élder Määttä ha sido miembro de la Iglesia desde que nació. Por otro lado, el élder Kervinen se unió a la Iglesia cuando era un joven adulto y, rápidamente, decidió servir en una misión.

La historia de conversión del élder Kervinen siempre impresionó al élder Määttä, que apreciaba escucharla especialmente cuando era un joven misionero.

“Realmente me conmovió que decidiera servir en una misión poco después de su bautismo”, recordó.

Una misma visión

Foto: Church News

Si bien sus antecedentes en la Iglesia fueron distintos, sus puntos en común fueron más fuertes que sus diferencias.

“Algo significativo sucedió cuando nosotros, dos jóvenes de diferentes orígenes, pero con corazones muy dispuestos, tuvimos la oportunidad de servir juntos a nuestro Padre Celestial. Creo que ambos lo amamos más que lo que tuvimos que dejar para servir como misioneros”, dijo Määttä a Church News.

Después de terminar su misión, cada uno se casó.

Määttä, que fue miembro de la Iglesia toda su vida, se casó con Erja Hämäläinen, que conoció el evangelio antes de casarse.

Por el contrario, Kervinen, que se bautizó cuando era un joven adulto, se casó con Leena Hannula, que fue miembro toda su vida. Määttä fue su padrino de bodas.

A pesar de que estos ex compañeros de misión separaron sus caminos después de casarse, permanecieron en contacto y fortalecieron su amistad.

Obra misional

misioneros

“La obra misional nos ha unido de una forma u otra a lo largo de nuestras vidas. Debido a que servimos en diferentes roles, siempre nos hemos animado unos a otros y hemos compartido nuestras experiencias”, dijo Määttä.

Ambos permanecieron activos en la obra misional: Kervinen como consejero de diferentes presidentes de misión y Määttä como líder misional de barrio.

“El hermano Määttä y yo siempre hemos tenido una pasión por la obra misional. Compartir eso a lo largo de los años ha significado mucho. Ha sido un líder maravilloso en la Iglesia y un gran ejemplo para mí”, dijo Kervinen.

Un inesperado reencuentro

Ville y Leena Kervinen. Foto: Church News

Sus vidas se entrelazaron aún más cuando el hijo de los Kervinen, Niilo, y la hija de los Määttä, Annina, se conocieron en una actividad para jóvenes adultos solteros y se hicieron amigos.

Además, cada una de las familias tenía una hija que fue llamada a servir en la Misión Alpina de habla alemana al mismo tiempo. Ambas asistieron al CCM en Provo y se hicieron mejores amigas.

Casualmente, ambas jóvenes recibieron sus investiduras al mismo tiempo, lo que ocasionó una reunión no planificada de las familias.

“Después de salir del templo, tomamos algunas fotos familiares y bromeamos sobre la posibilidad de que Niilo y Annina se convirtieran en una gran pareja.

Poco sabíamos de que terminarían pasando un tiempo juntos después de eso y se dieran cuenta de que podría haber algo especial allí”, dijo Määttä.

Erja Sisko Birgitta e Ismo Uljas Määttä. Foto: Church News

Poco después, Niilo Kervinen y Annina Määttä comenzaron a salir en citas, a pesar de la gran distancia que los separaba. Finalmente, se casaron y tuvieron tres hijos.

“De alguna manera, nuestras vidas simplemente han estado unidas. Especialmente, después de que nuestro hijo y su hija se casaron, y tenemos los mismos tres maravillosos hijos y nietos”, dijo Kervinen.

Ahora, 40 años después de que sirvieron juntos en una misión cuando eran jóvenes, estos dos miembros de la Iglesia han sido llamados nuevamente a invitar a otros a venir a Cristo en el mismo lugar, pero en diferentes capacidades.

El presidente Määttä y su esposa servirán como presidente y matrona del Templo de Helsinki, Finlandia, a partir de agosto.

Por otro lado, el presidente Kervinen y su esposa, han estado presidiendo la Misión Finlandia Helsinki desde julio de 2020. Esperan trabajar juntos para reunir a Israel una vez más.

“El Señor pone personas en tu vida con un propósito”

misioneros en República Dominicana

Tanto el presidente Kervinen como el presidente Määttä tienen la convicción de que el Señor cruzó sus caminos con un propósito.

Presidente Määttä:

“El Señor ha guiado e influido en nuestras vidas de diferentes formas. Podemos ser parte de esta gran obra en ambos lados del velo”.

Presidente Kervinen:

“He experimentado durante toda mi vida cómo el Señor pone personas específicas en nuestro camino.

El hermano Määttä ha sido una de esas personas que ha tenido un gran impacto en mi vida.

Asimismo, he intentado enseñarles eso a los misioneros. No sabes por qué estás en una ciudad en cierto momento. Sin embargo, puedes estar seguro de que el Señor dirige tus pasos y pone personas, miembros, amigos, investigadores y compañeros de misión en tu camino con un propósito”.

Fuente: Church News

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *