El Presidente Nelson invoca 5 deseos y bendiciones sobre los nuevos líderes de misión

misioneros

Provo, Utah – El domingo, el Presidente Russell M. Nelson comenzó el Seminario de Líderes de Misión con un mensaje de esperanza y guía para los 164 presidentes nuevos de misión y sus compañeras.

“Sabemos que fueron llamados por profecía y revelación. Fueron preordenados para ser líderes en la Iglesia del Señor en este tiempo. Además, presidirán sobre los espíritus escogidos de esta generación. ¡Los honramos! ¡Les agradecemos! ¡Los respetamos! ¡Confiamos en ustedes! Y ¡Los amamos!”, dijo.

El Presidente Nelson prometió que el seminario de tres días sería rico en instrucción relacionada con la misión por parte de expertos.

“Pero, por ahora, me gustaría expresar mis deseos más sinceros y piadosos para ustedes”, dijo el Presidente Nelson durante la reunión sacramental típica del seminario.

Deseo 1: Cónyuge y familia

matrimonio

También te puede interesar: Autoridades Generales capacitan a los nuevos presidentes de Misión

El presidente de la Iglesia les recordó a los presidentes de misión y sus parejas que su prioridad personal más elevada durante su servicio sigue siendo su cónyuge. Cada uno tiene un compromiso eterno con su cónyuge.

“Para cada pareja, espero que su matrimonio y su familia se nutran y fortalezcan durante su misión. Sus familias, hijos y nietos son suyos para siempre. A través de los medios apropiados, manténganse lo más cerca posible de ellos. Aunque las distancias entre ustedes puedan ser amplias, háganles saber lo que sienten mientras le sirven al Señor en Su obra”, dijo el Presidente Nelson.

La fidelidad al Señor y el amor por la familia no son compromisos competitivos, son sinérgicos.

“Una familia eterna es el fin por el que todos estamos luchando. Eso no puede suceder sin la Iglesia y sus ordenanzas y convenios sagrados. La Iglesia es el medio para ese fin”.

Deseo 2: Misioneros

familia

Los misioneros en conjunto constituyen “la vida” de la siguiente generación. Un día se sentarán en las sillas que ahora ocupan los líderes de la Iglesia.

“Por favor, persuádanlos a convertirse en discípulos fieles del Señor. Enséñenles a obedecer las leyes de Dios y del hombre. Si lo hacen, serán protegidos física como espiritualmente. Enséñenles eso, a pesar de sus riesgos siempre presentes, estarán más seguros en sus misiones que sus compañeros de clase y colegas que no fueron llamados a servir en misiones”.

El Presidente Nelson reconoció que los misioneros que sirven en todo el mundo provienen de diversos orígenes. Pero, cada uno puede crecer y aprender de los ejemplos de su presidente de misión y su compañera.

“Verán y aprenderán de su comportamiento, expreso y no expreso. Verán cómo se tratan el uno al otro. Observarán su cortesía y amabilidad mutua. Se esforzarán por ser como ustedes. No solo eso, sus misioneros los amarán y recordarán por siempre”.

Los presidentes de misión y sus esposas comparten la responsabilidad de ayudar a cada misionero a enseñar el arrepentimiento y preparar a los conversos para el bautismo.

Cada misionero seguramente debe tener al menos un converso en su misión.

“Su converso más importante será el mismo. Es maravilloso ver esa verdadera conversión”, dijo.

Muchos misioneros están aprendiendo a integrar la fe, la emoción, el intelecto y el conocimiento de maneras que bendecirán sus vidas para siempre. Otros, al principio, no estarán a la altura. Necesitarán ayuda.

“Con el transcurso de los años, controlarán el progreso de sus misioneros cuando regresen a casa y se esfuercen por alcanzar su gran potencial. Ese progreso va en aumento, esa dimensión multigeneracional, es la métrica definitiva por la cual se medirá su obra sagrada”.

El Presidente Nelson dijo que el éxito de un presidente de misión y su compañera se mide acertadamente por la cantidad de nietos de sus misioneros que son bendecidos por el matrimonio en el templo.

“Así que animen a sus misioneros a informarles cuando ellos y sus hijos – y sus nietos – se hayan investido en el templo”.

Deseo 3: Líderes y miembros locales

sacramental

“Aprendan a amar a los líderes y los miembros locales”, dijo el Presidente Nelson.

“Elévenlos e inspírenlos. Su capacidad para vincular el entusiasmo de los misioneros con la estabilidad y los esfuerzos afectuosos de los miembros no se debe exagerar. Su éxito se multiplicará exponencialmente a medida que aprovechen el poder de los miembros con quienes sirvan”, dijo.

Los misioneros deben aprender que sus dos “mejores amigos” en sus unidades asignadas serán el líder misional de barrio (o rama) y el consultor de barrio (o rama) del templo e historia familiar.

El líder misional de barrio puede ayudar a los misioneros a encontrar oportunidades de enseñanza más significativas. Mientras tanto, el consultor de barrio del templo e historia familiar puede ayudar a los misioneros a identificar, para sus investigadores, los nombres de sus antepasados.

“Muchos de esos antepasados anhelan, incluso están desesperados, que su posteridad en vida realice las ordenanzas de exaltación del Evangelio por ellos”.

Deseo 4: La doctrina de Cristo

libro de mormon

El presidente de la Iglesia enfatiza una verdad simple que se enseña en las Escrituras: La mejor manera de aprender la doctrina de Cristo es enseñarla.

“El propósito de Dios, Su gran esperanza y Su obra gloriosa, es llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna de Sus hijos. Ya que somos Sus agentes, Su propósito debe convertirse en nuestro propósito”.

El Presidente Nelson agregó que la doctrina de Cristo dicta que Su Iglesia sea llamada por su nombre correcto: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

El Padre Celestial y Su Hijo, Jesucristo, hicieron dos promesas “generales e imperativas” que todavía no se cumplen. Primero, el recogimiento de Israel se realizará en los últimos días. Segundo, Jesucristo vendrá nuevamente a la tierra.

“Es nuestro privilegio glorioso y responsabilidad sagrada como misioneros ayudar al mundo a prepararse para estas dos promesas que todavía no se cumplen”, dijo.

El Libro de Mormón es el instrumento mediante el cual se cumplirá el recogimiento prometido de Israel. Ese tomo sagrado también es la “evidencia tangible e irrefutable” de que José Smith es el profeta de esta última dispensación.

El Espíritu Santo sigue siendo el verdadero maestro.

“Ninguna conversión verdadera se realiza sin la declaración, la confirmación y el consuelo de la influencia del Espíritu Santo. Enséñenles a sus misioneros a ser dignos de esa influencia y estar dispuestos a recibir esas impresiones valiosas, a fin de reconocerlas y actuar en función de ellas”, dijo.

Deseo 5: Las bendiciones del sacerdocio

El sacerdocio se restauró para que las ordenanzas de salvación y exaltación de los hijos de Dios se puedan llevar a cabo con la autoridad apropiada. Además, con esa autoridad, se pueden otorgar bendiciones a las personas a medida que soportan las pruebas de la mortalidad.

“Ustedes, los presidentes, autorizarán y dirigirán las ordenanzas y bendiciones del sacerdocio a las hermanas y los hermanos que elijan venir al Señor y seguirlo. Además de su autoridad benévola, los bendecirán con su ejemplo de amor. Los élderes y las hermanas misioneras enseñan con esa misma autoridad del sacerdocio, bajo las llaves de sus presidentes de misión”, dijo.

El Presidente Nelson concluyó su discurso de la reunión sacramental al invocar bendiciones de seguridad, salud, guía y paz sobre los nuevos presidentes de misión y sus compañeras, y sus familias.

“Los bendigo y les comparto mi testimonio de que estamos comprometidos en la obra del Dios Todopoderoso”.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Jason Swensen y fue publicado en thechurchnews.com con el título “President Nelson invokes 5 hopes, blessings upon new mission leaders”.

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *