Pregunta y respuesta: ¿Cómo sé que estoy listo para recibir mi bendición patriarcal?

bendición patriarcal

Un joven puede recibir el Sacerdocio Aarónico a partir del 1 de enero del año en que cumple doce años. Un niño puede ser bautizado después de haber cumplido los ocho años. Algunas oportunidades están disponibles solo después de cierta edad o en un momento determinado.

Sin embargo, las bendiciones patriarcales, están disponibles cuando una persona está “lista” y no tiene un tiempo establecido.

Esto permite que el individuo y su obispo determinen si está listo para recibir su bendición patriarcal. ¿De qué manera podemos saber que este es el momento de solicitar una bendición patriarcal?

Deseo

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

El patriarca Robert K. Wagstaff, de la Estaca Oeste Springville, Utah, dijo que un deseo sincero de obtener tu bendición puede ser el primer paso.

“Llegarás al punto en que realmente desees tener una bendición, no porque tus amigos obtengan la suya, sino porque tú la deseas para ti mismo”.

Este deseo puede surgir de cualquier fuente de inspiración. El patriarca Wagstaff continuó:

“Esto puede suceder cuando ves que otros hacen cosas que sabes que están mal. Puede suceder cuando muere un amigo o familiar. Puede suceder cuando escuchas un discurso en la Iglesia que conmueve tu corazón. Puede suceder a medida que lees las Escrituras y aprendes más sobre el Salvador. Puede suceder cuando estás solo y comienzas a sentir el amor de Dios por ti. Puede suceder cuando te acercas a la edad de servir en una misión, ir a la universidad, ingresar al servicio militar o casarte en el templo”.

Puede suceder, simplemente, porque sigues pensando en obtener una bendición patriarcal.

No permitas que la ansiedad te retrase

ansiedad

Imagen: Canva

Al mismo tiempo, algunos de nosotros dudamos de si recibir una bendición patriarcal debido a la ansiedad. Sabemos que solo recibimos una bendición, por lo que podemos sentirnos tentados a posponer esa bendición que nos espera porque nos causa ansiedad saber si es el “momento adecuado”.

El Espíritu puede impulsarnos a recibir una bendición patriarcal, pero la ansiedad nos frena. ¿Cómo podemos saber la diferencia entre ambos sentimientos?

Con frecuencia, el Espíritu Santo habla primero y la ansiedad provocada por el adversario viene después.

El élder Ronald A. Rasband enseñó:

Foto: La Iglesia de Jesucristo

“Debemos tener confianza en nuestros primeros susurros. A veces racionalizamos; nos preguntamos si sentimos una impresión espiritual o si se trata solo de nuestros propios pensamientos. Cuando comenzamos a cuestionarlo una y otra vez —y todos lo hemos hecho— desestimamos al Espíritu; cuestionamos el consejo divino. El profeta José Smith enseñó que si dan oído a los primeros susurros, estarán en lo correcto nueve de cada diez veces”.

Si usted o su hijo han tenido impresiones de que puede ser el momento de recibir una bendición patriarcal y, luego, han sentido ansiedad, deben recordar que el adversario es el enemigo. Él busca privarnos de todas las bendiciones.

Dignidad

Créditos: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El presidente M. Russell Ballard enseñó que la dignidad es importante al prepararnos para recibir nuestra bendición patriarcal.

“Sé prudente y asegúrate de que tu propia vida esté en orden. Si hay algo en tu vida que no deberías estar haciendo, arregla eso para que las manos del patriarca de la estaca puedan posarse sobre tu cabeza y ser digno de recibir aquello con lo que el Padre Celestial quiera bendecirte”.

Sin embargo, la dignidad no requiere perfección. Un artículo sobre la preparación para recibir una bendición patriarcal en “Vivir el Evangelio” nos recuerda:

“Si tienes una recomendación para el templo vigente, eres digno de recibir tu bendición patriarcal”.

Preparación

Encuentra maneras de hacer de tu bendición patriarcal tu compañero constante (vía lds.org)

La preparación y la dignidad son cosas diferentes. Un niño, puro e inocente, puede ser digno de entrar al templo, pero no está listo.

La persona que desea la bendición debe esforzarse por traer el Espíritu Santo a su vida.

Las oraciones personales, el estudio de las Escrituras, el servicio y el aprecio por las cosas sagradas pueden ser señales de estar preparados.

Imagen: Canva

Comprender la naturaleza de las bendiciones patriarcales también puede ayudar a alguien a estar preparado para recibir una. Por ejemplo:

“Aunque la bendición patriarcal contiene consejos y promesas inspirados, no debe esperarse que conteste todas las preguntas de quien la reciba, ni que detalle todo lo que ocurrirá en la vida de la persona. Si la bendición no mencionara algún acontecimiento importante como una misión de tiempo completo o el matrimonio, la persona no ha de suponer que no tendrá tales oportunidades”.

El presidente Ballard agregó que las personas que buscan una bendición patriarcal “necesitan saber que su bendición no es ‘algún tipo de experiencia de adivinación’”.

diezmo bendiciones

Fuente: Unsplash

Una bendición patriarcal no niega el albedrío, ni da una descripción detallada de todas las bendiciones u oportunidades disponibles para nosotros. Es una construcción básica de las bendiciones disponibles para nosotros si nos mantenemos fieles. No es una bendición solo para el tiempo, sino para la eternidad. Algunas bendiciones prometidas pueden cumplirse en la próxima vida.

Finalmente, una bendición patriarcal es personal y debe mantenerse sagrada.

“Las bendiciones patriarcales son sagradas y personales. Pueden compartirse con miembros de la familia inmediata, pero no deben leerse en voz alta en público ni leerse o interpretarse por otros. Ni siquiera el patriarca, el obispo o el presidente de rama deben interpretarla”.

Cuando estés listo

bendición patriarcal

Imagen: Canva

“En pocas palabras, el mejor momento para que recibas una bendición es cuando estés listo. Estar ‘listo’ significa estar preparado tanto emocional como espiritualmente. Esto probablemente será durante tus años de adolescencia”.

No hay un tiempo establecido y no debemos sentirnos ansiosos por aterrizar exactamente en el día correcto. Recibimos nuestras bendiciones patriarcales cuando estamos listos; cuando tenemos el deseo, cuando somos dignos y cuando estamos preparados.

bendición patriarcal

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

Si cumplimos con esos estándares, entonces no debemos permitir que el miedo o la ansiedad se interpongan en el camino para recibir las bendiciones que el Señor tiene disponibles para nosotros.

Es una bendición patriarcal, no una maldición patriarcal. Confía en los buenos dones que nuestro Padre te da y recibe Su palabra personal para ti.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito por Rebeca Wright y fue publicado en LDS Daily con el título “Gospel Q&A: How Do I Know If I’m Ready to Get a Patriarchal Blessing?

Video relacionado:

También te puede interesar:

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *