14 verdades sobre la revelación personal compartidas por el élder Renlund

revelación

El jueves 27 de mayo, el élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, compartió 14 principios sobre la revelación personal que pueden ayudar tanto a los misioneros como a nosotros a sentir y reconocer el Espíritu.

“La revelación es una habilidad para la vida, no solo una forma temporal de ser un misionero eficaz.

Al usar el don del Espíritu Santo de esta manera, descubriremos que el Espíritu Santo se convierte en un compañero en el que se puede confiar y del cual depender. Puedes recibir revelación.

También te puede interesar: ¿Te cuesta recibir revelación personal? ¡Prueba estos 3 consejos sencillos!

A medida que aprendas esas habilidades para usar el don del Espíritu Santo que has recibido, Dios cambiará tu futuro para siempre. Él te bendecirá, protegerá y ayudará. Sé que esto es verdad”, dijo el élder Renlund.

El apóstol compartió experiencias personales, escrituras y enseñanzas de otros líderes de la Iglesia sobre la revelación personal.

1. Se necesita revelación para escuchar la voz de Dios

“Según aprendemos de las oraciones sacramentales, si estamos dispuestos a tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo, recordarlo siempre y guardar Sus mandamientos, podemos afirmar que tenemos el Espíritu Santo con nosotros todos los días y a toda hora.

La revelación puede ser constante”, dijo el élder Renlund.

Luego, citó al presidente Russell M. Nelson:

“Si hemos de tener alguna esperanza de examinar la infinidad de voces y las filosofías de los hombres que atacan la verdad, debemos aprender a recibir revelación.

En los días futuros, no será posible sobrevivir espiritualmente sin la influencia guiadora, orientadora, consoladora y constante del Espíritu Santo”.

2. Aprender a recibir revelación requiere esfuerzo

El simple hecho de tener el don del Espíritu Santo no nos da derecho a recibir revelación cuando la pidamos. Más bien, recibir revelación requiere esfuerzo.

La oración es necesaria pero no siempre es suficiente por sí sola, dijo el élder Renlund. Asimismo, mencionó el ayuno y la paciencia como esfuerzos adicionales para recibir revelación.

“Esperar en el Señor y confiar en que Él responderá cuando sepa que es lo mejor, es muy importante. He aprendido que es arrogante e inútil exigir revelación o ponerle una fecha límite al Señor”.

3. Se necesita que seamos dignos para recibir revelación

revelación

El élder Renlund dijo que debemos hacer nuestro mejor esfuerzo por guardar los mandamientos de Dios y no excusar el comportamiento pecaminoso.

Además, enfatizó la necesidad de volvernos a Dios a través de la oración diaria, el estudio de las Escrituras, el arrepentimiento y la participación semanal de la Santa Cena.

“Es poco probable que recibamos otra revelación que no sea, ‘¡Necesitas arrepentirte!’ hasta que nos ocupemos de lo que está obstruyendo nuestro progreso en el camino del convenio”.

4. Se necesita preparación para recibir revelación

La preparación para recibir revelación personal incluye estudiar, meditar y orar.

“El Espíritu Santo no puede recordar algo que no hayas puesto en primer lugar en tu mente. 

Por eso, la amonestación de ‘atesorar continuamente en tu mente las palabras de vida’, viene antes de la promesa de que se les dé en la misma hora lo que debe ser dado a cada hombre”, dijo el élder Renlund.

5. Reconocer la voz del Espíritu es fundamental para comprender la revelación personal

diferencia entre revelación e inspiración

El élder Renlund habló sobre las diversas formas en que se comunica el Espíritu Santo según las Escrituras.

Su voz es suave y apacible; puede ser punzante y ardiente; impacta tanto la mente como el corazón; trae paz, alegría y esperanza, no miedo, ansiedad y preocupación; invita a hacer el bien y no el mal; y es esclarecedora, no desconcertante.

“Necesitamos poder reconocer cómo el Espíritu se comunica con nosotros.

Cualquiera puede reconocer la voz de su propia madre o de su padre porque es una voz que siempre ha formado parte de su vida.

Necesitamos estar igualmente familiarizados con cómo suena la voz del Espíritu”.

6. Para recibir revelación debemos eliminar las distracciones

revelación personal

“Para recibir revelación personal, debemos alejarnos de la contención, las tentaciones y el ruido del mundo. No recibimos revelación cuando estamos enojados, agitados u ocupados”, dijo el élder Renlund. 

7. Recibir revelación requiere proximidad

servicio

A veces, la revelación no llega a menos que uno esté cerca del objeto o asunto, o esté comprometido en la tarea antes de que llegue la revelación.

“Los misioneros no recibirán las impresiones del Espíritu acerca de con quién compartir un mensaje del evangelio cuando estén descansando casualmente en su apartamento y no estén preparados para hablar”, dijo el Apóstol.

Agregó:

“Es más probable que reciban esa impresión cuando contacten e interactúen con otros”.

8. La revelación se vuelve constante a medida que confiamos en la revelación anterior

revelación

La revelación suele ser secuencial y se vuelve más clara con el tiempo, dijo el élder Renlund.

Además, a veces uno reconoce una impresión del Espíritu después de haber actuado y tenido un resultado positivo.

“Cuando confiamos en una revelación anterior, puede servir como un trampolín para una nueva revelación”.

9. Tener fe en nuestra capacidad de recibir revelación es clave

El élder Renlund citó Doctrina y Convenios 8:10:

“Recuerda que sin fe no puedes hacer nada; por tanto, pide con fe…”

Agregó:

“La fe se realza cuando sabemos que lo que estamos pidiendo coincide con la voluntad de Dios, cuando sabemos que estamos pidiendo lo que debemos y estamos pidiendo lo que es justo”.

10. Actúa con fe, incluso cuando no estés seguro de si has recibido revelación

A veces, nos preguntamos cómo continuar, cómo distinguir entre nuestros pensamientos y los susurros del Espíritu Santo, dijo el élder Renlund.

Señaló las enseñanzas del fallecido élder Richard G. Scott, del Cuórum de los Doce: cuando uno ora a Dios, le explica un problema y le propone una solución sensata, la respuesta de Dios puede venir de una de estas tres maneras:

  • Sentir paz, consuelo y seguridad de que una decisión es correcta.
  • Experimentar un sentimiento de inquietud, lo que indica que la decisión es incorrecta. “Cuando Dios responde que no, … es para evitar errores”, dijo el élder Scott.
  • Sentir que no tenemos una respuesta. “El élder Scott enseñó que cuando eso sucede, es posible que ‘deseemos agradecer’ porque es ‘evidencia de su confianza’ en nosotros”, dijo el élder Renlund. “Hagamos lo mejor que podamos y la claridad vendrá”.

11. En la revelación personal, debes estar abierto a lo inesperado

Es necesario que seas receptivo a todo lo que Dios desea revelar, por inesperado que sea, y no establecer límites que impidan una mayor inspiración.

“Alguien que dice: ‘Solo enseñaré a aquellos que creo que están preparados para escuchar el mensaje del evangelio’ no está abierto al gran alcance y visión de Dios. 

No se puede juzgar que algo no proviene del Espíritu Santo simplemente porque no era lo que esperábamos o deseábamos”, dijo el élder Renlund.

12. La revelación se encuentra dentro de los límites que Dios ha dirigido

El alcance de la revelación personal está proscrito por las situaciones y los llamamientos personales de cada uno. Por ejemplo, solo el profeta y presidente de la Iglesia puede recibir revelación para la Iglesia, dijo el élder Renlund.

“José Smith dijo: ‘Es contrario al sistema de Dios que un miembro de la Iglesia, o cualquier otro, reciba instrucciones para los que poseen una autoridad mayor que la de ellos’. 

Sin embargo, prometió: ‘Cualquiera de los oficiales de esta Iglesia tiene el privilegio de recibir revelaciones, en lo que respecta a su particular llamamiento y deber en la Iglesia’”.

13. La revelación no será contraria a la palabra revelada

El Espíritu opera dentro del marco de las escrituras, profetas vivientes, manuales y líderes de archivos, dijo el élder Renlund.

“El Espíritu no nos impulsará a quebrantar los mandamientos de Dios o nuestros convenios”.

La revelación siempre estará en armonía con las enseñanzas de las Escrituras, los profetas y el orden de la Iglesia, y uno nunca se sentirá incitado a quebrantar los mandamientos y la dirección revelados de Dios.

“Recuerda, la razón puede conducir a la revelación, pero no puede reemplazar la revelación”, agregó.

14. Cuando la revelación personal es confirmada por la unidad, es más segura

ayuno mundial

Cuando varias personas en una presidencia, cuórum, grupo o compañerismo sienten la misma inspiración, aumenta la probabilidad de que sea una dirección de Dios, dijo el élder Renlund.

“La unidad trae poder al invocar la revelación del cielo”.

Fuente: Church News

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *