7 cosas que la gente piensa que los Santos de los Últimos Días no pueden hacer

Santos

Hay muchos estereotipos y conceptos erróneos sobre los miembros de la Iglesia de Jesucristo que muchos de ustedes de seguro han escuchado. 

Lo más loco que he escuchado probablemente fue cuando alguien me dijo que porque había entrado al templo, se me había enseñado a volar. Este joven quería aprender a volar para que cuando Jesús venga él también pudiera volar hacia Él.

En este punto de mi vida, siento que lo he escuchado todo. Aquí hay algunas ideas falsas y comunes sobre los miembros de la Iglesia que me encantaría aclarar.

También te puede interesar: Presidente Nelson comparte mensaje de esperanza debido al coronavirus

1. No tenemos permitido bailar

El hecho de que no todos tengamos buenos movimientos de baile no significa que no podamos hacerlo. Puede que no siempre bailemos bonito, pero ¡sí bailamos! 💃.

Así como hay Santos que bailan pero con cero gracia, también hay miembros alrededor del mundo con talentos increíbles, que participan en competencias o shows televisivos.

Estas personas talentosas no solo demuestran que podemos bailar, sino que no somos tan malos en eso 😉.

2. No podemos tomar gaseosa que contenga cafeína

Este es un pensamiento común y un gran tema de debate entre los miembros de la Iglesia. Porque la Palabra de Sabiduría dice que las “bebidas fuertes” y las “bebidas calientes no son para el cuerpo ni para el vientre” (DyC 89).

Este es el caso del café, la gente dice que no podemos tomarlo debido a la cafeína. Eso también nos dice que las personas entienden que las únicas gaseosas que podemos beber son las que no contienen cafeína.

La Universidad de Brigham Young vende bebidas gaseosas con cafeína en su campus.

El Élder Dieter F. Uchtdorf dijo con un guiño que aprender una nueva habilidad requería “bastante esperanza y fe, gran cantidad de ánimo por parte de [su] esposa y muchos litros de un refresco dietético (gaseosa) que no [nombraría].”

3. A las mujeres no se les permite usar maquillaje

Muchas personas nos confunden con los Amish, pero a nosotros sí se nos permite usar maquillaje.

A menudo se alienta a las mujeres a mostrar su belleza natural y es posible hacer eso con y sin maquillaje. Es una decisión personal y la mayoría de las mujeres eligen usarlo.

4. A las mujeres no se les permite cortarse el cabello

Los amish, menonitas y pentecostales apostólicos son todos grupos religiosos que no permiten que las mujeres se corten el cabello, sin embargo, nosotros sí podemos hacerlo. 

Al igual que cualquier otro miembro normal de la sociedad, nos cortamos el cabello regularmente y creemos en los estándares modernos de aseo personal.

De hecho, las líderes generales de la Iglesia, son conocidas por sus icónicos peinados. Cristina B. Franco tiene el corte más genial y elegante que he visto en el púlpito.

5. Mirar televisión está prohibido

Hay una estación llamada BYUtv que le pertenece a la Iglesia. Como Iglesia mundial, también podemos ver nuestra transmisión de la Conferencia General semestral por televisión al menos dos veces al año.

Si bien es cierto que se nos indica que tengamos cuidado con el contenido que vemos en televisión, películas y música, no se nos prohíbe verlas.

Esta idea errónea puede deberse al hecho de que a nuestros misioneros no se les permite mirar televisión durante 18 o 24 meses.

6. No está permitido que las parejas casadas usen anticonceptivos

Es por eso que los Santos de los Últimos Días tienen muchos hijos, ¿verdad? Error.

En Estados Unidos, los Santos de los Últimos Días estadísticamente tienen más hijos que la familia promedio, pero una prohibición del uso de productos anticonceptivos no es la razón.

Si bien la abstención de todas las formas de control de la natalidad puede ser históricamente una expectativa en la Iglesia Católica, nuestro manual de la Iglesia dice: 

“La decisión con respecto a cuántos hijos tener y cuándo tenerlos es extremadamente íntima y privada, y debe quedar entre los cónyuges y el Señor.”

7. No podemos ser donantes de órganos

Muchas personas creen que no pueden donar sus órganos o que no serán resucitados y perfeccionados si es que alguien más tiene su corazón o hígado.

No sabemos cómo funcionará eso en el futuro, pero encontramos consuelo en esta política. El Manual Administrativo de la Iglesia dice: 

“La donación de órganos y tejidos es un acto generoso que a menudo resulta en grandes beneficios para las personas enfermas.”

En otras palabras, es una decisión personal pero también desinteresada. Por lo tanto, no hay necesidad de preocuparse por ir en contra de la Iglesia al ser un donante de órganos.

¿Qué otros conceptos erróneos quisieras aclarar? Comparte con nosotros en los comentarios.

Este artículo es una adaptación y fue escrito originalmente por Zoe Holyoaak y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “7 Things People Think Latter-day Saints Aren’t “Allowed” To Do

| Vida S.U.D
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
Mi kit de primeros auxilios espiritual contra el coronavirus
padres celestiales pruebas
Él no nos ha desamparado, nos ha preparado para este preciso momento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *