La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días reafirma su oposición a la terapia de conversión

Preocupado por lo que un portavoz dijo son titulares de noticias inexactas, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días reafirmó el miércoles que se opone a la terapia de conversión.

La terapia de conversión sexual, también conocida como terapia de reorientación sexual, es una serie de métodos pseudocientíficos enfocados al cambio de la orientación sexual de personas con atracción hacia el mismo sexo.

Marty Stephens, director de relaciones gubernamentales y comunitarias de la fe, realizó una rueda de prensa vía telefónica el pasado miércoles para aclarar la posición de la Iglesia sobre una ley propuesta que prohibiría la terapia de conversión en Utah.

personas

También te puede interesar: Bill Marriot revela detalles de su época como obispo Santo de los Últimos Días

“La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se opone a la terapia de conversión, y nuestros terapeutas no la practican”, dijo.

Este mensaje, sobre la preocupación de la Iglesia sobre el proyecto de ley que está siendo considerado por el Departamento de Licencias Profesionales de Utah, se ha perdido en algunos titulares e historias.

La Iglesia se opondrá a tal ley a menos que proteja a los terapeutas que son padres, abuelos o líderes religiosos de perder sus licencias al brindar consejos espirituales y de base religiosa.

matrimonio entre personas del mismo sexo

El proyecto de ley 399 de la Cámara de Representantes decía específicamente que un terapeuta con licencia que actúe en su capacidad pastoral o religiosa no perderá su licencia en el estado al brindar orientación espiritual.

Actualmente, la ley no incluye esas protecciones. El contenido que proporcionaría dicha aclaración se incluyó en un proyecto de ley fallido de la Cámara en la asamblea legislativa más reciente de Utah. Por esa razón, la Iglesia no se opuso al proyecto de ley.

Stephens dijo que la Iglesia apoyaría el proyecto de ley si es que agrega el contenido que tenía cuando se presentó en la Legislatura de Utah en febrero.

Marty Stephens dijo que la Iglesia ha denunciado constantemente la terapia de conversión y no ha cambiado su posición.

“En el 2016 hicimos una declaración al respecto donde se dijo que la Iglesia denuncia cualquier terapia que someta a un individuo a prácticas de abuso”, dijo Stephens.

“Cuando el proyecto de ley 399 de la Cámara de Representantes de este año estuvo en sesión, se emitió esta declaración: “La Iglesia denuncia cualquier terapia, incluidas las terapias de conversión y reorientación, que someta a un individuo a prácticas de abuso, no sólo en Utah sino en todo el mundo.’”

La semana pasada, cuando la Iglesia a través de su departamento de Servicios para la Familia presentó comentarios sobre la regla propuesta ante el Departamento de Licencias Profesionales de Utah, se denunció nuevamente la terapia de conversión diciendo:

“Aquellos que incluyen jóvenes, que buscan terapias que constituyen esfuerzos de cambio de orientación sexual, no las recibirán por parte de los consejeros del Servicio Familiar”.

personas

Stephens expresó su frustración porque algunos medios de comunicación equiparaban la oposición de la Iglesia a la falta de protección en el proyecto de ley para las personas de su fe como un respaldo a la terapia de conversión.

“Es preocupante que se hayan escrito varias historias que no reflejan con precisión la posición de la Iglesia de que nos oponemos a la terapia de conversión, y que nuestros terapeutas no la practican”, dijo.

A la Iglesia le preocupa que la ley no incluya protecciones que habían sido parte del proyecto de ley 399 para los padres y abuelos que son terapeutas con licencia. Si ellos aconsejan a sus hijos o nietos de manera diferente a lo que indica la ley, podrían perder sus licencias para practicar.

revelación personal

Dijo que lo mismo es cierto para un terapeuta que sirve como Obispo Santo de los Últimos Días.

“Serían amenazados con la revocación de su licencia incluso si es que sólo hablan de las formas espirituales que [las personas] podrían utilizar para hacer frente a los desafíos en [sus vidas]”, dijo.

El proyecto de ley 399 excluye de su definición de terapia de conversión las charlas entre un terapeuta y un paciente sobre las creencias o prácticas morales o religiosas del mismo. Esa protección no existe en el proyecto de ley actual DOPL.

La portavoz del proyecto de ley DOPL, Jennifer Bolton, dijo para Associated Press que una decisión sobre si adoptar la ley podría darse en la próxima semana o en cuatro meses.

La Asamblea Legislativa de Utah se reunirá nuevamente en enero.

Fuente: deseret.com

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *