El conmovedor testimonio de la integrante del Coro y su gran experiencia con el presidente Nelson

integrante del coro - rapada

Además de los inspiradores mensajes de la Conferencia General, los anuncios de nuevos templos, el regreso al Centro de Conferencias y demás, Nathalie Herrey se convertio en un referente interesante en esta última conferencia. 

Durante la cobertura especial de masfe.org, compartimos una foto de su participación con el Coro multicultural que participó durante una de las sesiones. 

 

View this post on Instagram

 

Una publicación compartida por Masfe.org (@masfe_org)

Esta imagen se volvió viral debido a un look no tan familiar para eventos como la conferencia general, la imagen llamó la atención de quienes veían la conferencia y no tardaron en compartir la imagen para mostrar su asombro, respeto y hasta criticas por el look de Nathaly. La imagen ha ayudado a poner sobre la mesa un tema que podría sonar vanal para algunos e importante para otros; la diversidad en la forma en la que nos vemos exteriormente no determina nuestra fe y nuestro compromiso con el evangelio del evangelio.

Recientemente, Nathalie habló con Más Fe para agradecer por compartir su foto y hablar de la inclusión. Después de expresar nuestro respeto y gratitud por participar en un coro que deleitó a los que vieron la sesión del sábado, la invitamos a compartir su experiencia, esta es la perspectiva que más importa para ella. 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Ella declaró para Más Fe, su conmovedora historia: 

“En primer lugar, solo tengo que decir que estoy abrumada por la increíble respuesta y la efusión de amor con respecto a mi apariencia. ¡He tenido este peinado durante casi 4 años y obviamente me encanta! Así que esta nunca fue mi intención o pensamiento, ya que fui elegida para ser parte del coro multicultural en la conferencia general de octubre de 2021.

Me siento muy honrada y agradecida de ser parte de la conversación y, con suerte, también poder dar una idea de la inclusión y el amor que nuestro profeta y presidente de la Iglesia, Russell M. Nelson está tratando de transmitir con tanto esmero.

Este proyecto del coro multicultural se ha estado gestando durante los últimos dos años a pedido directo del presidente Nelson.

Unos 6,000 miembros internacionales de la Iglesia de Jesucristo solicitaron formar parte de este coro y se eligieron alrededor de 360. Nuestras prácticas comenzaron, pero 10 días antes de la conferencia general en abril del 2020, nuestra participación, junto con todos los demás coros y la audiencia, fue cancelada debido al virus COVID-19.

Sé que fue desgarrador para el presidente Nelson porque realmente quería que esta conferencia fuera una celebración de la iglesia internacional de Cristo. Vimos nuestros himnos cantados por canciones pregrabadas del Coro del Tabernáculo. Aunque nos habían dicho que llegarían el momento en que nos contactarían nuevamente para regresar, era demasiado esperar que eso fuera realidad.

¡Entonces este verano comenzaron a llegar correos electrónicos urgentes a todos los antiguos miembros del coro de que íbamos a regresar! Apenas capté el backend de los últimos correos electrónicos cuando extendieron la nueva fecha de solicitud, ¡pero lo logré y se establecieron las fechas para que nuestras prácticas comenzaran!

Una semana antes de que comenzara la práctica, se anunció que solo 110 o más miembros del coro podrían cantar debido a las regulaciones y al distanciamiento social que se requeriría. Nuestra increíble directora de coro, Kamala Wood, nos dijo que se había puesto a llorar cuando vio los nuevos números porque no sabía cómo podría crear el coro que quería regalar al Salvador, a la Iglesia. y al presidente Nelson.

En mi mente seguía pensando que si Cristo podía hacer milagros con los panes y los peces, y luego podía hacer que nuestro coro sonara como si tuviéramos ángeles a nuestro lado. Nunca pensé que haría el corte para ser parte de esa pequeña adquisición, así que cuando salió el correo electrónico con los nombres restantes y el mío estaba en él, estaba saltando y llorando de alegría y gratitud en mi cocina.

Fuimos el primer coro invitado en la historia de la conferencia general que inició nuestras prácticas en el tabernáculo de la Manzana del Templo en Salt Lake City. Por lo general, se realizan en una capilla de estaca o en alguna otra instalación.

¡Todos los presentes derramaron un espíritu de testimonio, amor y gratitud para poder volver a estar juntos y cantar nuestro testimonio al mundo y al Salvador! Tener a nuestra increíble directora de coro todavía con nosotros, y su increíble y vivo testimonio, nos dio la confianza y la fortaleza que necesitábamos.

En las semanas de las prácticas, hicimos pruebas de Covid previas, cada vez que pudiéramos entrar en los recintos del coro. Usábamos mascarillas excepto cuando cantábamos y se ejercía el distanciamiento social, como vieron durante la transmisión.

Cantar en el tabernáculo fue un gozo debido a la increíble acústica, pero una vez que comenzamos nuestras prácticas en el teatro de conferencias, fue un asunto completamente diferente. El espacio se lleva casi todo el sonido tan pronto como lo dejas salir, además de que apenas podíamos escuchar a los que cantaban a nuestro alrededor. Teníamos que confiar en la dirección de nuestra directora de coro y otros que estaban ayudando al coro, así como en la tecnología, para que todos pudieran escucharnos cantar como Uno. Estas no eran solo canciones, eran verdaderamente nuestro testimonio de nuestro corazón.

Ojalá pudieran ver lo que vivimos en el centro de conferencias ese sábado cuando se apagaron las cámaras. Todas las autoridades generales, hombres y mujeres, nos saludaron y gritaron, enviaron besos e hicieron la señal del corazón con sus manos. Muchos cruzaron los brazos sobre el corazón para mostrar su gratitud y amor por nosotros en el coro.

Entonces sucedió algo que nunca antes había sucedido en la historia moderna. El presidente Nelson se acercó al recinto del coro para agradecernos personalmente por nuestras canciones y participación. Si pudieras haber escuchado los sollozos y el sonido de las lágrimas corriendo por los rostros de nuestro coro, y ser capaz de sentir el amor que había en ese enorme centro de conferencias, sabrían con certeza que Jesucristo está al timón de esta iglesia, que el presidente Nelson es su portavoz y ejemplo de su amor aquí en la tierra, junto con todos los demás líderes que han sido elegidos para guiarnos y apoyarnos mientras intentamos llegar al Hogar, al Hogar de nuestro Padre Celestial.

Las lágrimas corren por mi rostro mientras escribo esto. Vengo de una familia fuerte en la Iglesia que se remonta a tres generaciones en Suecia. Mi testimonio es sólido. Sé en todas mis imperfecciones que todavía puedo tener la esperanza de ser bienvenido como soy ante el Salvador y en Su Iglesia. Ser parte de este coro, de las emociones y del amor que sentí durante esta experiencia permanecerán conmigo y con todos los miembros del coro por el resto de nuestras vidas. Muchos de nosotros teníamos historias desgarradoras, pero nuestros testimonios no pueden ser cuestionados ni tampoco nuestro amor por el Salvador y este Evangelio.

Gracias nuevamente por la abrumadora respuesta a algo tan simple como que mi apariencia es algo única … pero si puedo ser una herramienta para demostrar el amor del Salvador para todos nosotros y lo asombroso que es nuestro Presidente y Profeta y cuánto nos ama, entonces estoy agradecida. Muy agradecida. La Iglesia de Jesucristo es Verdadera. Esto lo sé.”

mujer rapada en el Coro del tabernáculo

Pensemos en todas las personas que critican mucho la apariencia de los demás y  reflexcionemos: ¡Todo lo que nos podemos perder por solo juzgar a las personas por como lucen exteriormente! Nathalie tiene un conmovedor testimonio y esto es lo realmente importa. 

| Titulares, trending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *