He adquirido conocimientos acerca de mi familia a través de la realización de entrevistas a miembros de la familia que no podría haber encontrado en ninguna otra fuente. Las entrevistas pueden tomar varias formas, incluso una conversación telefónica informal. Disfruté de una conversación recientemente con una de mis tías. Me llamó para hablar con ella sobre sus recuerdos de mi madre. Mi madre murió muy joven y antes de que tuviera la edad suficiente para verla cómo alguien más que mi mamá. Mi tía tiene recuerdos de los buenos momentos que compartieron como adultas y madres jóvenes. Las historias que mi tía compartió conmigo me ayudaron a conocer más plenamente el tipo de persona que era mi madre.

Las entrevistas familiares pueden llevarse a cabo de varias maneras. Cuando sea posible, una entrevista en persona es mejor, ya que permite el intercambio de documentos y fotografías. Si utiliza Skype u otras formas de vídeo chat, considérelas como un sustituto de una conversación cara a cara cuando la distancia es un problema. Junto con la conversación telefónica que mencioné previamente, el correo electrónico también puede ser útil para obtener información de los miembros de la familia. Cualquiera sea el método de realización de una entrevista que funcione mejor para usted, usted tendrá que prepararse un poco de antemano.

Algo que tendrá que tener en cuenta es disponer la entrevista con antelación, el compartir con los familiares la información que está buscando y el por qué. Cuando la otra persona está preparada, puede que hasta espere con ansias la reunión. Esto permite que la conversación sea una oportunidad de unión. A la mayoría de las personas les gusta compartir historias de la familia. Muchas personas mayores se sienten halagadas de que alguien quiera escuchar sus historias. La otra cosa que debemos tener en mente es no hacer preguntas cerradas que solo puedan obtener un no o un sí por respuesta. Más bien, hay que realizar preguntas abiertas que invitan a respuestas que comparten más información. Estos son ejemplos de los dos tipos de preguntas:

Si la persona que visita a su abuelo pregunta: “Él y su esposa tenía 3 hijos, ¿verdad?”, el abuelo responderá: “sí”. Mientras que si la pregunta es: “¿Qué me puedes decir acerca de sus hijos?”, el abuelo responderá algo como que habían nacido 3 niños durante el segundo matrimonio y había una hija nacida en el primer matrimonio. La pregunta abierta, sin duda, invita a compartir más información, la persona se enterará que hubo un matrimonio adicional.

Ahora que es claro cómo se deben hacer las preguntas, ¿qué debe usted preguntar? La que sigue es una lista de sugerencias que se debe adaptar a su familia.

historia familiar

family search con familia, mormones y la historia familiar

  1. Pregunte sobre los nombres completos del cónyuge, hijos, hermanos, padres y abuelos. No asuma que el nombre con el que llama a un familiar es su verdadero nombre. Algunas familias utilizan apodos tan constantemente que a veces casi reemplazan a los nombres verdaderos. Por ejemplo, llamaron a mi padre Edward por su tío y Thomas por su padre, por lo que la familia lo llamaba Bud para evitar confusiones. Mi padre continuó utilizando el nombre de Bud a lo largo de su vida, pero mi madre era una de las pocas personas que en ocasiones lo llamaba Ed. ¡Había gente que después de su elogio funerario decían que era la primera vez que habían escuchado su nombre verdadero! Y pregunte sobre los orígenes de los apodos que por lo general tienen una historia detrás de ellos. La familia de una mujer todavía la llama “Tambor” ¡porque pateaba los lados de la cuna en la sala de recién nacidos!
  2. Pregunte sobre las fechas y lugares de nacimiento de los miembros de la familia.
  3. Pregunte acerca de las fechas y lugares de fallecimiento. También los lugares de entierro que pueden ser diferentes del lugar de la muerte. Cuando hay una diferencia, puede haber una historia del por qué.
  4. ¿A qué escuelas asistieron los miembros de la familia?
  5. Pregunte sobre el servicio militar y si hay recuerdos de la guerra que la persona se sintiera cómoda de compartir. Esto puede ser un tema sensible, incluso años después de que haya ocurrido.
  6. Pregunte sobre la inmigración de los miembros de la familia.
  7. Pregunte acerca de la existencia de diarios o cartas escritas por miembros de la familia. ¿Hay una Biblia familiar con información genealógica grabada en ella?
  8. Pregunte acerca de la religión y experiencias espirituales importantes.
  9. Pida que le muestren documentos, certificados y fotografías que la persona tenga en su poder.

El año pasado, tuve la oportunidad de ser la persona entrevistada. A la maestra de cuarto grado de uno de mis nietos se le ocurrió un proyecto interactivo para su clase y aprender acerca de la historia reciente. Ella quería que ellos escuchen a alguien sobre cómo era la vida para esta persona hace cincuenta años. Así que escribió una lista de preguntas e invitó a sus estudiantes a añadir a su lista sus propias preguntas. Se les asignó hacer las preguntas a alguien que tuviera entre cincuenta y noventa años de edad. Mi nieto me contactó y me pidió que participara. Ya que vive varios estados lejos de mí, sus padres le ayudaron a enviarme por correo electrónico la lista de preguntas y yo, a su vez, respondí por correo electrónico. Me gustó mucho la oportunidad de volver a los recuerdos y la motivación de escribir sobre ellos. Las preguntas para este proyecto han sido un poco diferentes de las que ya he mencionado, se centraron en las diferencias entre hace cincuenta años y hoy. Estas son algunas de las preguntas de la lista de proyectos de la escuela:

  1. Cuénteme un poco acerca de sus antecedentes familiares. ¿Qué hizo su padre para ganarse la vida?
  2. ¿Cómo era su primera casa que recuerda? ¿Tuvo agua corriente y electricidad? ¿Cómo se calentaba la casa?
  3. ¿Cuál fue su recuerdo favorito de la infancia? ¿Cómo se vestían los niños cuando era pequeña? Compartí que las niñas no podían usar pantalones en el colegio cuando estaban en primaria.
  4. ¿Cómo eran los colegios en su juventud? ¿A qué distancia del colegio vivió? ¿Cómo llegaba a la escuela?
  5. ¿Qué tipo de películas veía? ¿Cómo fue el primer coche que recuerda? Compartí que antes de VCR y DVD teníamos que ir al teatro o al autocine para ver una película. Recuerdo haberme quedado dormida en la parte posterior del carro de la estación del autocine.
  6. ¿Qué problemas había en Estados Unidos que recuerde? ¿Qué guerras recuerda? ¿Qué cambios importantes han tenido lugar en el mundo que se acuerde?

Mi nieto añadió estas preguntas:

  1. ¿Cuál era su lugar favorito para visitar cuando era niña?
  2. ¿A qué clubes o actividades después de clases pertenecía y las disfrutaba?
  3. ¿Cuál fue su colegio favorito?
  4.  Nombre dos cosas difíciles con las que ha tenido que lidiar en su crecimiento.

Me gusta mucho la naturaleza de las preguntas de esta maestra porque ayudaron a mi nieto ver cómo mi vida era diferente de la suya y cómo nuestras experiencias eran similares. Voy a mantener ese pensamiento en mi mente mientras hago futuras entrevistas.

foto-genealogia

Y ¿qué pasa con esas fotos y documentos que pueden ser compartidos con usted durante la entrevista? Una cámara digital, un teléfono celular o IPad puede usarse para capturar ejemplares, pero necesita una mano firme o trípode para obtener una imagen clara. Afortunadamente, hay escáneres muy portátiles disponibles que son razonablemente baratos. Hay escáneres de mano fabricados por diversas empresas en una amplia gama de precios. Desarrollados para baterías AA, los escáneres de mano se pasan sobre la superficie que se va a copiar y se captura una imagen jpg. La imagen puede entonces ser transferida a un ordenador.

Más caro pero también más funcional es el Flip-Pal, que opera como un escáner fijo, es de sólo 10 pulgadas por 6,5 pulgadas por lo que es muy portátil, también funciona con pilas AA. Para compensar por sus pequeñas dimensiones, tiene la flexibilidad para abrirse de forma plana, de manera que los artículos más grandes se puedan capturar en múltiples exploraciones y luego combinar las exploraciones mediante software en el flip-Pal. Información adicional sobre estos escáneres portátiles está disponible en línea.

La última pieza de una entrevista exitosa es grabarla. Usted puede tomar notas, ¡pero por favor hágalo en algo más que la parte posterior del recibo de la tienda! Puede usar una grabadora digital. Aunque la grabadora digital se está convirtiendo en bastante barata, si usted tiene un IPad, IPhone o un teléfono Android, hay aplicaciones disponibles para permitir que esos dispositivos actúen como grabadoras digitales. La grabación de la entrevista le permite interactuar completamente con la persona que está entrevistando en lugar de tomar notas apresuradamente, con la esperanza de que no se pierda algo. Aunque usted tenga que transcribir la grabación, asegúrese de guardarla de forma permanente. Después de que la persona haya muerto, una grabación de su voz será algo para atesorar. Una grabación de vídeo de la entrevista también sería grandioso pero asegúrese de traer a alguien más para que maneje la grabadora de vídeo. Usted querrá ser capaz de concentrarse en la conversación sin la distracción de una cámara entre usted dos.

He adquirido un mayor aprecio por mis antepasados de todas las entrevistas que he hecho. Cuanto más aprendo sobre mi herencia, más cerca me siento de mis antepasados y más entiendo sobre mí misma.

Haga clic aquí para ver un vídeo llamado “Su esperanza está en las manos de usted“.