Los lectores del Libro de Mormón, desde que se publicó por primera vez, han sido conscientes de la existencia de las alusiones, ecos o citas de pasajes bíblicos dispersos en todo el texto, incluido material tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo Testamento.

La aparición de cierto lenguaje del Antiguo Testamento se comprende y acepta fácilmente a la luz de que Lehi y su familia dejaron Jerusalén en los tiempos del Antiguo Testamento y llevaron consigo escrituras (las planchas de bronce) que constituían una gran parte de lo que nosotros ahora conocemos como el Antiguo Testamento (1 Nefi 5: 10–13).

Sin embargo, además de los escritos bíblicos más obvios que podrían haber estado presentes en las planchas de bronce, también hay una cantidad considerable de lenguaje en el Libro de Mormón que parece haberse originado después del momento en que Lehi abandonó Jerusalén, ambos de El Antiguo Testamento y también el Nuevo Testamento.

nefi

También te puede interesar: La traducción milagrosa del Libro de Mormón al japonés

Gran parte de este material del Nuevo Testamento aparece en el libro de 3 Nefi, donde el Cristo resucitado visitó a los pueblos del Libro de Mormón y compartió con ellos muchas de las mismas enseñanzas que había enseñado anteriormente durante Su ministerio mortal en Galilea y Judea.

Sin embargo, más allá de 3 Nefi, se pueden encontrar muchos otros paralelismos o similitudes con los pasajes del Nuevo Testamento en todo el Libro de Mormón, cuya presencia puede ser más difícil de entender. Según algunos recuentos, en el Libro de Mormón se pueden encontrar aproximadamente 850 frases o pasajes del Antiguo Testamento y 700 del Nuevo Testamento.

¿Cómo se explican las frases como, por ejemplo, “arrepentíos, arrepentíos, porque el reino de los cielos está cerca” que se encuentra en Mateo 3: 2, que aparece cuatro veces, en diversas maneras, en el Libro de Mormón?

La aparición de frases bíblicas, muchas de las cuales coinciden con el lenguaje de la Biblia, ha llevado a la crítica engañosa y repetida de que José Smith debió haber plagiado gran parte de la Biblia de forma mecánica e intencional al dictar el Libro de Mormón.

Aunque no sabemos con certeza los motivos exactos, varias explicaciones son posibles por la cantidad extensa de citas y frases bíblicas en el Libro de Mormón.

La explicación que mejor se adapte a una situación dada depende de muchos factores complejos, como la autoría, la fecha y la naturaleza del texto del Libro de Mormón en el que se encuentra la redacción bíblica.

Los siguientes puntos representan varias de las posibles razones (más allá del hecho de que gran parte del Antiguo Testamento probablemente estaba disponible en las planchas de bronce) por las cuales pueden aparecer frases y pasajes bíblicos en el Libro de Mormón.

A. El Jesús resucitado como la fuente de algunas de estas similitudes

libro de mormon

1. Las enseñanzas de Jesucristo durante Su ministerio personal entre los nefitas pueden dar cuenta de una parte sustancial de las citas y frases bíblicas en el texto.

Por ejemplo, tiene sentido que Jesús repita, con algunas variaciones, sus enseñanzas del Sermón del Monte en el Nuevo Testamento a los nefitas en el templo de Abundancia (por ejemplo, Mateo 5: 22; 3 Nefi 12:22 en Mormón 8:17 ).

2. La presencia de textos del Antiguo Testamento como Isaías 54 y Malaquías 3-4 (que se encuentran en 3 Nefi 22 y 24-25) tampoco son difíciles de explicar porque fueron citados a los nefitas por el propio Jesús (3 Nefi 26: 2).

3. Incluso después de su visita inicial a los nefitas, Jesús continuó reuniéndose y hablando con sus discípulos en el Nuevo Mundo (3 Nefi 26:13).

Es probable que, al igual que en el Sermón del Monte, Jesús impartió otras enseñanzas que había dado durante Su ministerio entre los judíos en el Viejo Mundo. De hecho, Mormón dijo que no podía registrar “ni la centésima parte de las cosas que Jesús verdaderamente enseñó” (3 Nefi 26: 6).

Jesús también le reveló cosas directamente a Mormón y Moroni. Por lo tanto, es muy posible que muchas de las enseñanzas de Cristo que se encuentran en el Nuevo Testamento también se hayan impartido entre los nefitas o dado directamente a Mormón o Moroni, sólo que no se registraron en el relato de Mormón del ministerio de Cristo.

B. Similitudes debido a una fuente antigua común

libro de mormon

1. Mucho más a menudo de lo que los lectores se dan cuenta, muchos pasajes del Nuevo Testamento citan o parafrasean el Antiguo Testamento u otros textos antiguos (como una versión del Libro de Enoc) que podrían haber estado disponibles para los nefitas a través de las planchas de bronce (por ejemplo, Mosíah 16: 7–8 y 1 Corintios 15: 54–56 se relacionan con Isaías 25: 8 y Oseas 13:14).

2. Algunos pasajes en el Libro de Mormón tienen similitudes con los pasajes del Nuevo Testamento que, en sí mismos, son citas o alusiones a los textos del Antiguo Testamento que datan de la fecha de la muerte de Lehi de Jerusalén, por lo que probablemente no estaban disponibles para los nefitas.

Sin embargo, es posible que las expresiones del Antiguo Testamento pudieran haberse derivado de una fase del lenguaje y literatura hebrea que data de antes de que Lehi abandonara Jerusalén. Este escenario los pondría potencialmente disponibles para ser incluidos en las planchas de bronce o pasados ​​de alguna otra forma a los pueblos del Libro de Mormón.

C. Revelaciones a los profetas nefitas como la fuente de la similitud

1. Antes de la aparición de Jesús en el Nuevo Mundo, Jesús (o su Ángel) habló con Nefi, Jacob, Abinadí, Benjamín, Alma y otros, y aprendieron frases del Nuevo Testamento directamente de Él en estas revelaciones.

Por ejemplo, a Nefi se le mostró una visión de los últimos días en la que se escribiría un registro por un apóstol del Cordero llamado Juan (1 Nefi 14: 18–27). Incluso se le reveló a Nefi que otros habían recibido la misma, o parecida, visión de “todas las cosas” que Nefi había recibido.

2. Las revelaciones que se dieron de otras maneras a los profetas nefitas también podrían haber revelado doctrinas y principios que posteriormente se enseñarían o revelarían en el cristianismo del Nuevo Testamento (Alma 32:38 y Mateo 13: 6).

D. Mormón y Moroni como la fuente de la similitud

libro de mormon

1. Cuando Mormón en el siglo IV d.C. abrevió los registros históricos nefitas, pudo haber insertado palabras o frases que Jesús introdujo en el uso nefita (como se mencionó anteriormente).

Dado que el lenguaje o dialecto nefita cambió a lo largo de los siglos hasta tal punto que los lectores en la época de Mormón no podían entender parte del lenguaje anterior, uno puede asumir que, en ocasiones, Mormón pudo haber evitado hacer una copia literal y utilizar expresiones más familiares a su lenguaje contemporáneo (y más similares al lenguaje del Nuevo Testamento) para que sus lectores pudieran comprender mejor el mensaje (Mateo 6: 25; 3 Nefi 13:25 y Alma 31:37).

2. Hipotéticamente, es posible que Mormón no haya sólo agregado las planchas menores de Nefi a sus planchas, sino que utilizó las palabras de Nefi, Jacob y otros profetas en las nuevas planchas que creó.

No sabemos si este fue el caso, pero si lo fue, Mormón podría haber usado frases posteriores (como del Nuevo Testamento) a su época para hacer que las primeras enseñanzas nefitas sean más comprensibles para la audiencia futura que tendría la Biblia (Marcos 9: 31; 2 Nefi 25:13; Mateo 9: 22; Enós 1: 8; Juan 10: 16; 1 Nefi 22:25).

3. Algunas secciones del libro de Éter fueron escritas por Moroni a fines del siglo IV d.C. como sus propias inserciones, por lo que no debería sorprendernos el encontrar un lenguaje “cristiano” en estas secciones (Mateo 25: 28; Éter 12: 35).

E. El proceso de traducción como fuente de la similitud

José Smith

1. El lenguaje de José Smith probablemente incluyó algunas expresiones bíblicas que eran comunes a principios del siglo XIX.

Bajo la teoría de que él era responsable de expresar las ideas en las planchas usando sus propias palabras y frases, es posible que algunas de las frases bíblicas pudieran haber aparecido en la traducción sin que él lo pensara tal vez sin ni siquiera ser consciente de ello (como quizás Gálatas 5: 1; Mosíah 23:13; Efesios 6: 4; Enós 1: 1; Filipenses 2: 12; Mormón 9:27).

2. Es posible que José Smith haya aprendido de memoria algunos pasajes comunes del Nuevo Testamento que el Espíritu luego llamó a su mente entretejiéndose con la traducción del libro, haciendo que el contexto sea entendible y apropiado.

3. La idea de que José Smith abría una Biblia, encontraba y leía los pasajes a medida que traducía, es completamente improbable, por varias razones.

Testigos oculares, como Emma, ​​dijeron que José no usó libros, notas o la Biblia para dictar las palabras en inglés del Libro de Mormón. Ningún testigo que de alguna manera participó en la traducción el Libro de Mormón afirmó que José tenía o usaba una Biblia a la hora de traducir.

4. Varias frases de evidencia bíblica, lingüística e histórica sugieren que José Smith no fue responsable de la traducción al idioma inglés, y que, a cambio, se le revelaron las planchas palabra por palabra.

En este escenario, es posible que cualquier proceso divino responsable de producir la traducción al inglés también sea responsable de integrar ampliamente el texto del Nuevo Testamento.

Este enfoque de “palabras reveladas” explica bien el hecho de que no sólo hay frases cortas del Nuevo Testamento que se encuentran en el Libro de Mormón, sino también citas textuales largas. La complejidad de cómo estas citas más largas a veces se entretejen y se adaptan a la narrativa del Libro de Mormón hace que la idea de que proceden de la memoria de José Smith sea menos probable.

Conclusión

Libro de Mormón en Sheraton

En resumen, puede haber muchas razones por las cuales las palabras y frases de la Biblia aparecen en el Libro de Mormón. El Libro de Mormón, y su relación con la Biblia y con otros textos de las escrituras antiguas, es complejo de muchas maneras.

Aunque no sabemos con seguridad cuál de las explicaciones anteriores, o la combinación de explicaciones, respalda cada una de las muchas frases y expresiones del Antiguo y Nuevo Testamento que se encuentran en el Libro de Mormón, parece claro que varias fuentes lógicamente posibles pueden respaldar la Escritura y traducción de los diversos pasajes.

Por encima de todo, es importante recordar que aunque el Libro de Mormón fue escrito por antiguos profetas, fue pensado para que lo leyeran personas de nuestro tiempo, personas que a menudo conocen bien la Biblia, especialmente el Nuevo Testamento, y que están acostumbrados a reconocer los estilos literarios de las sagradas escrituras.

Como tal, el encontrar un lenguaje bíblico en el Libro de Mormón puede muy bien ser un cumplimiento de las palabras inspiradas del antiguo profeta Nefi cuando enseñó que Dios “habla a los hombres de acuerdo con el idioma de ellos, para que entiendan.” (2 Nefi 31: 3; DyC 1:24). 

Este artículo fue escrito originalmente por Book of Mormon Central y fue publicado originalmente por latterdaysaintmag.com bajo el título “Why Do New Testament Words and Phrases Show Up in the Book of Mormon?