“Cada día es un día de decisión, y nuestras decisiones determinan nuestro destino. El camino del Señor es la única forma en que podemos experimentar la felicidad duradera.”

También te puede interesar: 7 Consejos para cambiar la vida de aquellos que no pueden sentir el amor de Dios

En este mundo, cada día es un día de decisión. El presidente Thomas S. Monson nos ha enseñado que “las decisiones determinan nuestro destino”. El uso inteligente de tu albedrío para tomar tus propias decisiones es crucial para tu crecimiento espiritual, ahora y para la eternidad. 

Nunca eres demasiado joven para aprender, nunca demasiado viejo para cambiar. Tu anhelo por aprender y cambiar vienen de un esfuerzo divinamente inculcado por el progreso eterno. Cada día trae oportunidades para tomar decisiones que afectarán nuestra eternidad.

mujeres mormonas

Como hijos de Dios, debemos amarlo con todo nuestro corazón y alma, incluso más de lo que amamos a nuestros padres terrenales. Debemos amar a nuestro prójimo como hermanos y hermanas. Ningún otro mandamiento es mayor que estos. Y deberíamos apreciar el valor de la vida humana, a lo largo de cada una de sus muchas etapas.

Las Escrituras nos enseñan que el cuerpo y el espíritu son el alma del hombre. Como ser dual, cada uno de ustedes puede agradecer a Dios por los dones inestimables de tu cuerpo y tu espíritu.

Dado que tu cuerpo es una parte muy vital del plan eterno de Dios, no es de extrañarse que el apóstol Pablo lo haya descrito como un “templo de Dios”. Cada vez que te mires en el espejo, mira a tu cuerpo como un templo. Esa verdad, recordada todos los días con gratitud, puede influir positivamente en tus decisiones sobre cómo cuidarás tu cuerpo y cómo lo usarás. Esas decisiones determinarán tu destino. ¿Cómo podría ser esto? Porque tu cuerpo es un templo para tu espíritu. Y cómo usas tu cuerpo afecta tu espíritu.

Tu espíritu es una entidad eterna. El Señor le dijo a su profeta Abraham: “Fuiste escogido antes de nacer”. El Señor le dijo algo similar a Jeremías y a muchos otros. También se refería a ti.

plan de Dios

Tu Padre Celestial te conoce desde hace mucho tiempo. Tú, como Su hijo o hija, fuiste elegido por Él para venir a la tierra en este momento preciso, para ser un líder en Su gran obra en la tierra. Fuiste elegido no por tus características físicas, sino por tus atributos espirituales, como la valentía, el coraje, la integridad de corazón, la sed de verdad, el ansia de sabiduría y el deseo de servir a los demás.

Un atributo espiritual fundamental es el autodominio: la fuerza para poner la razón sobre el apetito. El autodominio edifica una conciencia fuerte. Y tu conciencia determina tus respuestas morales en situaciones difíciles, tentadoras y difíciles. El ayuno ayuda a tu espíritu a desarrollar dominio sobre tus apetitos físicos. El ayuno también aumenta tu acceso a la ayuda del cielo, ya que intensifica tus oraciones.

madre mormona

¿Por qué la necesidad de autodominio? Dios implantó fuertes apetitos dentro de nosotros para la crianza y el amor, vital para que la familia humana pueda perpetuarse. Cuando dominamos nuestros apetitos dentro de los límites de las leyes de Dios, podemos disfrutar de una vida más duradera, un amor mayor y una alegría consumada.

No es de extrañarse, entonces, que la mayoría de las tentaciones para desviarse del plan de felicidad de Dios vengan por el mal uso de esos apetitos esenciales, dados por Dios. Controlar nuestros apetitos no siempre es fácil. Ninguno de nosotros los maneja perfectamente. Los errores suceden, nos equivocamos, cometemos pecados. ¿Qué podemos hacer entonces? Podemos aprender de ellos y arrepentirnos de verdad.

Podemos cambiar nuestro comportamiento. Nuestros mismos deseos pueden cambiar. ¿Cómo? Solo hay una manera. El verdadero cambio, el cambio permanente, puede venir solamente por medio del poder sanador, purificador y habilitador de la expiación de Jesucristo. 

¡Él te ama! Él te permite acceder a Su poder a medida que guardas Sus mandamientos con entusiasmo, afán y exactitud. Es así de simple y seguro. ¡El Evangelio de Jesucristo es un Evangelio de cambio!

iglesia mormona

El camino del Señor es la única forma en que podemos experimentar la felicidad duradera. Su camino brinda consuelo a nuestras almas y una paz perenne a nuestros hogares. Lo mejor de todo, Su camino nos lleva a casa, a Él y a nuestro Padre celestial, a la vida eterna y la exaltación. Esa es la verdadera esencia de la obra y la gloria de Dios.

Sí, cada día es un día de decisión, y nuestras decisiones determinan nuestro destino. Un día, cada uno de nosotros comparecerá ante el Señor en el juicio. Cada uno de nosotros tendrá una entrevista personal con Jesucristo. Explicaremos las decisiones que tomamos sobre nuestros cuerpos y nuestros atributos espirituales. Espero que podamos elegir sabiamente las decisiones de cada día para la eternidad.

Este artículo fue escrito originalmente por el Presidente Russell M. Nelson y es un extracto del libro “Accomplishing the Impossible: What God Does, What We Can Do” y fue publicado por mormonhub.com bajo el título de “President Russell M. Nelson: When Overcoming Temptation Seems Impossible