El Elder Holland testificó en un nuevo artículo de la Liahona: “Para mí, cuando te esfuerzas por aligerar las cargas de otros, eres verdaderamente un ángel de misericordia en el sentido más literal.”

También te puede interesar:Elder Holland: Dios te llama, Él te ama, Él está más cerca de ti cuando te sientes solo

El apóstol Pedro escribió que los discípulos de Jesucristo deben ser “compasivos” el uno con el otro (1 Pedro 3:8). Muchos de ustedes cumplen ese mandamiento de manera honorable y admirable todos los días de sus vidas. Ciertamente, la necesidad de compasión es tan grande en la actualidad como siempre lo ha sido.

jesus

Los datos actuales sugieren que aproximadamente uno de cada cinco adultos en los Estados Unidos (43.8 millones de personas) experimenta enfermedades mentales cada año. La pornografía abunda por todos lados, y un sitio web recibió más de 23 mil millones de visitas en 2016. “Los hogares con dos padres están en [una precipitada] disminución en los Estados Unidos así como el divorcio,…la convivencia, [y nacimientos fuera del matrimonio] están en aumento. … En la actualidad, cuatro de cada diez nacimientos ocurren en mujeres solteras o que viven con una pareja no marital.”

bautismo

Jesus Christ Hugging Child by David Bowman Christian

Para ser llamado el pueblo del Salvador y estar en Su Iglesia, debemos estar dispuestos a “llevar las cargas los unos de los otros para que sean ligeras; sí, y [estar] dispuestos a llorar con los que lloran; sí, y a consolar a los que necesitan de consuelo, y ser testigos de Dios en todo tiempo, y en todas las cosas y en todo lugar.” (Mosíah 18: 8-9).

Jesus

Para mí, llevar la carga de otro es una definición simple pero poderosa de la expiación de Jesucristo. Cuando buscamos llevar la carga de otro, somos “salvadores [en el] monte de Sión” (Abdías 1:21). Estamos alineándonos simbólicamente con el Redentor del mundo y Su expiación. Estamos “vendando a los quebrantados de corazón, proclamando libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel.” (Isaías 61:1).

Empatía Divina

Permanezcamos en el tema de la expiación de Cristo por un momento. Si entiendo la doctrina de manera correcta, en Su experiencia con la Expiación, Jesucristo la experimentó en diferentes aspectos llevando la carga de los pecados, las tristezas, los problemas y las lágrimas de toda la humanidad, desde Adán y Eva hasta el fin del mundo. En esto, Él mismo no pecó, pero sintió el dolor y la consecuencia de quienes lo hicieron.

Él no experimentó personalmente un matrimonio roto, pero sintió el dolor y la consecuencia de quienes lo hicieron. Él no experimentó personalmente una violación o la esquizofrenia o el cáncer o la pérdida de un niño, pero sintió el dolor y la consecuencia de quienes lo hacen, y así sucesivamente a través de las oraciones de aquellos con cargas y corazones rotos en la vida.

Esa visión de cómo funciona la Expiación sugiere el único ejemplo divino y verdadero de empatía que el mundo haya conocido alguna vez. Obviamente, ninguna palabra hace justicia al acto más consecuente del universo, pero hoy no tengo un sustituto mejor, así que lo usaré.

La empatía se define como “la acción de comprender… y experimentar en lugar del otro los sentimientos, pensamientos y experiencias del pasado o el presente.” Como ya se señaló, esa es en realidad una declaración razonablemente buena del proceso de expiación, especialmente si agrega “futuro”, “pasado” y “presente”.

Todos sabemos que muchos de los hijos de Dios sufren silenciosamente y en soledad. Tomemos, por ejemplo, a un joven que me escribió expresando su testimonio en una carta notablemente elocuente, pero luego agregó que su corazón se rompe porque no ve ningún cumplimiento o alegría futura para él como una persona con atracción hacia el mismo sexo:

“Me enfrento a una vida de noches solitarias y mañanas lúgubres. Asisto fielmente a mi barrio de JAS y cada semana salgo de la Iglesia sabiendo que nunca encajaré realmente. Nunca le enseñaré a mi hijo a andar en bicicleta. Nunca sentiré a mi bebé sostener mi dedo mientras aprende a caminar. Nunca tendré nietos.

Volveré a mi casa, a una casa vacía, día tras día, mes tras mes, década tras década, anclado sólo por mi esperanza en Cristo. A veces me pregunto por qué me haría esto y me pide que haga un sacrificio tan imposible. Lloro por la noche cuando nadie puede ver. No se lo dije a nadie, ni siquiera a mis padres. Ellos y mis amigos… me rechazarían si supieran, del mismo modo que todos han rechazado a aquellos que han caminado por este camino frente a mí. Viviré la vida dentro de los márgenes. Tengo la opción de ser acosado y evitado por ser soltero, o compadecido e ignorado por decir la razón. Mi vida se apaga delante de mí. ¿Habrá un bálsamo en Galaad?”

empatía

Con tanto dolor y desaliento, tanta desesperanza, una cosa que ciertamente deberíamos tratar de darle a esa persona es la tranquilidad de que él no está solo. Debemos ser inflexibles al enfatizar que Dios está con él, los ángeles están con él, y nosotros estamos con él.

Empatía. Suena bastante inadecuado, pero es un buen lugar para comenzar. Puede que no podamos cambiar el recorrido del viaje, pero podemos asegurarnos de que nadie lo recorra solo. Seguramente eso es lo que significa soportar las cargas de los demás: son cargas. ¿Y quién sabe cuándo o si se elevarán en la mortalidad? Aún así podemos caminar juntos y compartir la carga. Podemos levantar a nuestros hermanos y hermanas tal como Jesucristo nos levantó (Alma 7: 11-13).

A través de todo esto, sin duda ganamos una nueva y más brillante apreciación por lo que el Salvador finalmente hace por nosotros. Como dije una vez:

“Al esforzarnos en busca de paz y comprensión en cuanto a estos asuntos difíciles, es crucial recordar que vivimos —y elegimos vivir— en un mundo caído, en el que, por designio divino, nuestro esfuerzo por lograr la divinidad será puesto a prueba una y otra vez. La gran seguridad en el plan de Dios, es que se nos prometió un Salvador, un Redentor que, mediante nuestra fe en Él, nos levantaría triunfantes por encima de esas pruebas y dificultades, aunque el precio para lograrlo fuera inmensurable, tanto para el Padre que Lo mandó, como para el Hijo que aceptó venir. Sólo el agradecimiento a ese amor divino es lo que hará que nuestro propio sufrimiento, en menor escala, sea, en primer lugar soportable, luego comprensible, y finalmente redentor.” (“Como una vasija quebrada”)

Aprendemos rápidamente que nuestros mejores y más desinteresados servicios a menudo no son adecuados para la comodidad o el estímulo de la manera en que las personas lo necesitan, y si tenemos éxito una vez, a menudo parece que no podemos repetir el mismo resultado. Tampoco somos superhéroes para evitar la regresión en aquellos que nos importan. Todo esto es por lo que debemos recurrir a Jesucristo y confiar en Él (2 Nefi 9:21).

A menudo no podemos ayudar, o al menos no podemos mantener nuestra ayuda o no podemos repetirla cuando a veces tenemos éxito, sin embargo Cristo puede ayudar. Dios el Padre puede ayudar. El Espíritu Santo puede ayudar, y debemos seguir tratando de ser sus representantes, ayudando cuando y donde podamos.

Fortalécete

Para aquellos de ustedes que buscan sinceramente cargar con las cargas de otros, es importante que se fortalezcan y que vuelvan a crecer cuando los demás esperan tanto y les quite mucho de ustedes. Nadie es tan fuerte que nunca se siente cansado o frustrado ni reconozca la necesidad de cuidar de sí mismo. Jesús ciertamente experimentó esa fatiga, sintió la pérdida de su fuerza. Él dio y dio, pero había un costo asociado a eso, y sintió los efectos de los muchos que confiaban en Él.

Cuando la mujer con un problema de sangre lo tocó entre la multitud, Él la sanó, pero también notó que “había salido virtud de Él” (Marcos 5: 25-34).

Siempre me ha sorprendido que Él pudiera dormir a través de una tormenta tan grave y severa en el Mar de Galilea que sus experimentados discípulos de pescadores pensaban que el barco se iba a hundir. ¿Qué tanto cansancio puede ser eso? ¿Cuántos sermones y bendiciones puedes dar y administrar sin estar absolutamente agotado? Los que cuidan de otros deben también deben ser cuidados. Tienes que tener combustible en el tanque antes de poder dárselo a otros.

Rosalynn Carter, Presidenta de la junta directiva del Instituto Rosalynn Carter para el Cuidado, dijo una vez: “Sólo hay cuatro tipos de personas en este mundo: las que han cuidado de alguien, las que actualmente cuidan a alguien, las que cuidarán de alguien, y las que necesitarán cuidado.”

Obviamente, “la relación entre un cuidador y el que recibe el cuidado es [seria e incluso] sagrada”. Sin embargo, a medida que experimentamos el desafío de llevar las cargas de los demás, podemos recordar que ninguno de nosotros es inmune al impacto de ser empático con el dolor y el sufrimiento de alguien a quien nos importa.

Buscar equilibrio

Es importante encontrar formas de equilibrar tu rol de cuidador con otros aspectos de tu vida, incluidos el trabajo, la familia, las relaciones y las actividades que disfrutas.

En una Conferencia General sobre este tema:

 “Rindo tributo a todos ustedes, los que hacen tanto, los que se preocupan y se esfuerzan “con el fin de hacer bien”. Hay muchos que son sumamente generosos y están luchando por lograr lo que necesita su familia, y aun se las arreglan para tener algo que compartir. Tal como advirtió el rey Benjamín a su pueblo, no debemos correr más aprisa de lo que nuestras fuerzas nos permitan, y todas las cosas deben hacerse en orden [Mosíah 4:27].” (Un Puñado De Harina Y Un Poco De Aceite)

A pesar de eso, sé que muchos de ustedes corren muy rápido y que su energía y suministro emocional a veces queda casi vacío.

Cuando los problemas parezcan demasiado grandes, recuerda las líneas del ensayo de David Batty:

“La esperanza no es un sentimiento, no es una ola de alegría en medio de un problema.

… La esperanza no es la varita mágica que hace que un problema desaparezca. La esperanza es el sustento que puede evitar que te sientas abrumado por las tormentas en tu vida.

Cuando depositas tu esperanza en Jesús, confías en Su promesa de que Él nunca te abandonará ni te dejará, que hará lo mejor para ti. A pesar de que puedas estar en medio de un gran problema, la esperanza te permite estar en paz, sabiendo que Jesús está contigo en cada paso del camino.”

Me encanta cómo lidió Pablo con esta lucha y el sentimiento de insuficiencia. En las Escrituras, el Señor explicó que Su gracia era suficiente para Pablo ya que Su poder se “perfecciona en la debilidad”. Entonces Pablo escribió: “De buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”(2 Corintios 12:9)

Confía en el Padre y el Hijo

Debemos confiar en que nuestro Padre Celestial y Jesucristo realmente se preocupan por nosotros y por lo que estamos haciendo, porque quieren que seamos “perfeccionados en la debilidad”, justo lo que deseamos para aquellos por quienes nos preocupamos.

Doy testimonio de que Dios conoce nuestras cargas y nos fortalecerá para fortalecer a los demás. Esto no significa que nuestros problemas siempre desaparecerán o que el mundo repentinamente estará en paz; pero tampoco que tus oraciones o las oraciones de aquellos por los que te preocupas caen en oídos sordos. Todas las oraciones son escuchadas, la de los viudos, los divorciados, los solitarios, los abrumados, los adictos, los enfermos, los desesperados, todas.

Hermanos y hermanas, el servicio que proporcionamos cuando llevamos las cargas ajenas es de vital importancia, literalmente, es el trabajo del Maestro. La cantidad de cartas recibidas en mi oficina no representa cuánta ayuda en realidad se necesita. Esa ayuda es maná del cielo para aquellos que luchan.

Dije una vez: “Cuando hablamos de aquellos que son instrumentos en la mano de Dios, se nos recuerda que no todos los ángeles provienen del otro lado del velo; con algunos de ellos caminamos y hablamos… aquí, ahora y todos los días. Algunos de ellos residen en nuestro propio vecindario; algunos de ellos nos dieron la vida y, en mi caso, uno de ellos consintió en casarse conmigo. De hecho, los cielos nunca parecen estar más cerca que cuando vemos el amor de Dios manifestado en la bondad y la devoción de personas tan buenas y puras, que la palabra “angélica” es la única que acude a mi mente.” (El ministerio de ángeles).

Para mí, cuando te esfuerzas por aligerar las cargas de otros, eres verdaderamente un ángel de misericordia en el sentido más literal. Que recibas cien veces más de todo lo que tratas de dar.

Este artículo fue escrito originalmente por Lds.org y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “ Elder Holland Shares Heartbreaking Letter from Gay Mormon + How We Can Show Love, Empathy to All