Élder, llame a casa

elder llame a casa

Si usted es madre de un misionero, entonces ¡probablemente ya está contando los días y minutos hasta que reciba esa llamada telefónica tan largamente esperada de su hijo o hija el Día de la Madre!

missionary-mormonsCuando se trate de hablar con su misionero por teléfono, necesita tener unas cuantas pautas en mente.  Su hijo o hija es un misionero del Señor y necesita permanecer enfocado.  Sea positiva y animada en el teléfono.  Dallas H. Bradford sirvió como presidente de misión y compartió un buen consejo para los padres:

“Si usted no es cuidadoso, esas llamadas telefónicas pueden distraer la atención de su misionero, en el estado del trabajo en su área, y en los investigadores y nuevos miembros a los que él o ella están enseñando.” (Dallas H. y Marjorie S. Bradford, “Helping from Home,” Ensign, Liahona, julio 2003, 48-53)

Recuerdo cuando serví una misión que a menudo fue difícil regresar mis pensamientos a mi trabajo después de oír toda clase de cosas divertidas que estaban sucediendo en casa.  Esté seguro que las cosas que comparte en su conversación telefónica ayuden a que el misionero continúe seguro que estar en una misión es exactamente donde él o ella necesita estar en ese tiempo.

El Señor estableció la norma para el servicio misional de tiempo completo cuando Él dijo,

“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.  Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.” (Lucas 9:23-24)

Anime a su misionero a que entregue todo durante sus dos años, porque el tiempo rápidamente llegará a un fin y él tendrá el resto de su vida para reflexionar en cómo pasó su tiempo en el servicio del Señor.

Por Trina Boice el 19 de febrero de 2008.

| Misioneros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *