La Iglesia de Jesucristo dona 120 toneladas de alimentos a los damnificados en Centroamérica

damnificados en Centroamérica

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días están ayudando a los afectados por los huracanes Eta e Iota. La mortal tormenta de categoría 4, el tercer huracán atlántico más intenso registrado en noviembre, golpeó a varios países, incluidos Nicaragua y Honduras.

damnificados en Centroamérica

Esta donación consistió en miles de suministros de emergencia y más de 120 toneladas de alimentos para ayudar a los centroamericanos a recuperarse del catastrófico rastro de destrucción que dejó la tormenta después de golpear el este de Nicaragua el 3 de noviembre de 2020.

damnificados en Centroamérica

Aunque la tormenta de 240 km/h (150 mph) afectó a decenas de miles de residentes de Centroamérica, no logró disuadir a la Iglesia de Jesucristo y a sus miembros locales para extender una mano de ayuda a los sobrevivientes del huracán.

damnificados en Centroamérica

También se donaron herramientas y materiales de construcción para ayudar a los sobrevivientes del huracán a reparar y reconstruir sus hogares asolados por la tormenta.

También te puede interesar: Monjas y misioneros de la Iglesia de Jesucristo se unen para ayudar a damnificados en Guatemala.

Ayuda a los damnificados en Nicaragua

Los Santos de los Últimos Días de Nicaragua ayudaron a recolectar y donar 80 toneladas de alimentos, agua y kits de higiene para Puerto Cabazas, una de las ciudades más afectadas del país. Si bien las inundaciones están disminuyendo lentamente allí, varias áreas todavía están aisladas, lo que significa que los residentes también lo están.

“Sentí una gran alegría al saber que podía donar la poca comida enlatada que tenía en casa porque sería para alguien que la necesitaba más”, compartió un Santo de los Últimos Días de Tegucigalpa, Honduras, que prefirió no ser identificado.

damnificados en Nicaragua

Una mujer fuera de su casa destrozada por un huracán en Nicaragua. / AFP

Para ayudar a las familias e individuos nicaragüenses azotados por el huracán a reparar sus hogares, también se enviaron madera, clavos y láminas de zinc para el techo a la ciudad costera que sufrió graves daños. Estos serán regalados a los residentes cuyas casas fueron dañadas por la tormenta.

También puedes leer La Iglesia de Jesucristo dona alimentos a miles de damnificados en Nicaragua.

Ayuda a los damnificados en Honduras

Justo al norte del país en Honduras, las condiciones de las tormentas afectaron a la región de manera similar con devastadoras inundaciones. El huracán dañó cientos de casas y 10 edificios de la Iglesia.

Mientras tanto, ocho centros de reuniones de la Iglesia que escaparon de la ira del huracán Eta y se convirtieron temporalmente en refugios para sobrevivientes que se vieron obligados a abandonar sus hogares.

Ayuda a los damnificados en Guatemala

En un esfuerzo por brindar un sustento crucial a los necesitados, Latter-Day Saint Charities también donó 20 toneladas de alimentos a los sobrevivientes en Cobán, Puerto Barrios y Polochic.

damnificados en Centroamérica

Los Santos de los Últimos Días de Cobán también apoyaron a los equipos de rescate de sobrevivientes del huracán, organizaron alimentos y prepararon alimentos para las personas afectadas por la tormenta en los centros de reuniones de la Iglesia.

damnificados en Centroamérica

La mayoría de los artículos fueron transportados gracias al apoyo de Aeroclub Guatemala, una organización aérea local. Los pilotos donaron 14 vuelos en avión y helicóptero y su tiempo para trasladar los artículos a las áreas más remotas y altamente impactadas, incluidas Alta Verapaz e Izabal.

“Agradecemos a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días por su valiosa colaboración durante esta emergencia de Eta”, dijo Jorge Castellanos, presidente de Aeroclub Guatemala. “Estamos eternamente agradecidos”.

En la Ciudad de Guatemala, decenas de misioneros socialmente distanciados y otros voluntarios ayudaron a empacar donaciones como alimentos, kits de higiene y ropa.

“Cualquier evento de servicio fortalece nuestro amor por Cristo”, dijo el élder William B. Woahn. Él y su esposa, Heidi, participaron en la actividad y sirven como misioneros mayores de tiempo completo. “Nuestros corazones se llenaron de gozo por la oportunidad de servir”.

Otros artículos donados incluyeron agua, kits de higiene, colchones y más de 8 000 mascarillas para ayudar a mantener a raya la pandemia de COVID-19.

Las herramientas para ayudar a la población local con la recuperación, incluidas palas, azadones, mangueras y carretillas, se entregaron y distribuyeron rápidamente a los miembros de la comunidad. Los líderes de la Iglesia local esperan que más de 11 900 personas se beneficien con estas ayudas humanitarias por parte de la Iglesia de Jesucristo.

 

Fuente: newsroom.churchofjesuschrist.org

| Latinoamérica, Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *