“Tenemos la convicción de que ninguna persona puede pretender amar a Dios sin tender la mano y alzar a los hijos de Dios, ofreciéndole consuelo espiritual y satisfaciendo los deseos temporales”, dijo el obispo Gérald Caussé, obispo presidente de La Iglesia de Jesucristo de Santos de los Últimos Días. El Obispo Caussé habló en un simposio religioso en la Universidad de Chapman en Orange, California, la noche del martes 20 de febrero de 2018.

“Los aspectos temporales y espirituales de nuestras vidas están fundamentalmente entrelazados”, dijo el Obispo Caussé, quien describió los principios detrás del programa de bienestar de la Iglesia a más de 800 miembros de la administración universitaria, profesores y líderes de fe en el campus del sur de California cerca de Los Angeles.

obispo Caussé

El servicio de los mormones en el mundo

“Este mismo principio fue ampliamente ilustrado en la vida del Salvador mismo”, explicó. “Si bien gran parte de su tiempo estuvo dedicado a la enseñanza, como lo demuestran sus poderosos sermones y parábolas, los relatos bíblicos están tan repletos de ejemplos de cómo alimenta a las multitudes y sana a los enfermos”.

obispo Caussé

El Obispo Caussé le dijo a la audiencia que los mormones y otros cristianos son obligados a hacer sacrificios personales debido a su devoción a Jesucristo, y los actos de servicio bendicen tanto al que da como al que recibe.

“Es este fenómeno, el impacto mutuamente beneficioso que tiene el servicio tanto en el que da como en el que recibe, lo que nos impulsa como Iglesia no solo a proporcionar ayuda a través de dinero y suministros donados, sino también a crear oportunidades de servicio e interacción personal”, agregó.

La autosuficiencia de los mormones

“La autosuficiencia ha sido un principio fundamental del programa de bienestar de la Iglesia desde su inicio“, dijo el Obispo Caussé.

obispo Caussé

Dijo que el cuidado de los pobres y necesitados se convirtió en una de las misiones de la Iglesia bajo el liderazgo del presidente Thomas S. Monson. “Hasta los últimos años de su vida, [al presidente Monson] se le podía encontrar en su tiempo ‘libre’ visitando hospitales, centros de atención y hogares de ancianos para levantar y animar. Entendió que, independientemente de la cantidad de sermones que predicaba en el púlpito, lo que importaba aún más sería el sermón que él enseñó y ejemplificó a lo largo de su vida”.

El obispo Caussé, que supervisa los asuntos temporales de la Iglesia, incluidos los programas humanitarios y de bienestar, dijo que los esfuerzos globales para cuidar a los pobres y necesitados también incluyen a los socios y miembros de la comunidad de otras religiones.

“Es cuando interactuamos entre nosotros, sirviendo codo a codo, que somos mutuamente alentados por los demás, y es por esta razón que nos esforzamos por incluir el servicio voluntario en nuestros esfuerzos humanitarios siempre que sea posible”.

El líder mormón señaló el sitio web JustServe.org desarrollado por la Iglesia que puede usarse en cualquier comunidad para publicitar oportunidades de servicio.

La Iglesia también es reconocida en todo el mundo por su programa comunitario Mormon Helping Hands (Manos Mormonas que Ayudan), que entró en acción con decenas de miles de voluntarios con sus camisas amarillas el otoño pasado después de que el huracán Harvey azotara Houston, Texas, mientras que los huracanes Irma y María azotaran el Caribe y Irma llegó a afectar Florida.

“Lo que ocurrió en Houston es evidencia del principio de que el sistema de bienestar de la Iglesia, en esencia, no es un programa masivo administrado desde Utah. Más a menudo, es la inspiración y la iniciativa de un pequeño grupo o individuo individual que actúa sobre los valores básicos de la autosuficiencia y el cuidado del prójimo”, dijo el Obispo Caussé. “Al extender la mano para ayudar a otros, estos voluntarios se levantaron ellos mismos”.

El evento fue organizado por Chapman’s Fish Interfaith Center y la Asociación de Estudiantes de los Santos de los Últimos Días, presentado bajo la dirección de la Fundación John A. Widtsoe.

 

Fuente: mormonnewsroom.org