Una prueba de que Dios está luchando por ti

Jesús Liahona

No importa lo que pienses de ti mismo, de tus esfuerzos, de tus contratiempos y de tus errores, Dios está luchando por ti y se niega a abandonarte.

Los trabajadores de la viña se preguntaban si debían deshacerse de las ramas que no daban frutos, pero el Señor les dijo:

Sí, la dejaré un poco más, porque me aflige que tenga que perder los árboles de mi viña (Jacob 5: 51).

Así que ahí se quedaron las ramas y el Señor se quedó al lado de ellas.

Elder Ballard

También te puede interesar: No estás espiritualmente sordo3 Maneras en que puedes reconocer y seguir una inspiración espiritual

Ahora, no es el momento para que Dios te juzgue, sino para que te ame, te anime, te perdone, te corrija y te cambie.

Este es el momento para que Él luche por ti, trabaje por ti, te apoye todo el tiempo que pueda y te brinde tantas oportunidades como pueda. Porque para el ser más poderoso que existe, eres importante.

Todo esfuerzo, oportunidad y tiempo es válido por ti, porque Él no quiere perderte.

Dios sabe que la bondad puede venir con Su ayuda, incluso si proviene de “lo peor”: los peores pecados, las peores situaciones o contextos, etc.

La próxima vez que sientas que no eres importante y que no eres valioso para Él, dile al adversario que se calle y disfruta de la compañía del Salvador, que siempre está a tu lado.

Confía en que no todo está perdido, porque recuerda que esas ramas que estaban en un terreno malo, dieron buenos frutos.

Jesucristo está a tu lado y está listo para verte florecer.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Al Carraway, y fue adaptado y publicado en maisfe.org con el título “Uma prova de que Deus está lutando por você”.

| Inspiración
Publicado por: Nicole Córdova Loayza
Traductora de español, inglés y portugués. Me encantan los idiomas y conocer sobre diferentes culturas. También me gusta el arte y amo la naturaleza.
Presidente Nelson
El tierno mensaje del presidente Nelson que deberías leer ahora mismo
no quiero leer las escrituras
No tengo deseos de leer las escrituras, ¿qué me pasa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *