Quiero asistir más seguido al templo, pero me parece aburrido. ¿Qué puedo hacer?

asistir al templo

En la Conferencia General de octubre de 2021, el presidente Russell M. Nelson aconsejó:

“Si todavía no les gusta ir al templo, vayan con más frecuencia, no menos. Permitan que el Señor, mediante Su Espíritu, les enseñe y los inspire allí. Les prometo que, con el tiempo, el templo se convertirá en un lugar de seguridad, consuelo y revelación”.

Aún así, puede ser difícil encontrar motivación o inspiración para asistir al templo, sobre todo con la frecuencia que se espera cuando no te agrada mucho la idea.

Aquí hay cinco consejos que pueden ayudarte aprovechar al máximo tu tiempo de adoración en el templo y comenzar a apreciarlo.

También te puede interesar:16 mágicas fotos de templos captadas en plena luna llena

Recuerda que los templos han sido instituidos desde la antigüedad

Templo de Mesa, Arizona. Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Las ordenanzas del templo se han llevado a cabo desde la antigüedad por lo que no se realizaron de manera única o específica para nuestros días.

Algo que puede ayudarte es recordar que el pueblo fiel del Señor ha estado participando de estas ordenanzas durante milenios.

Trata de imaginar a algunos de los antiguos profetas y familias que participaron en las ordenanzas del templo. Esto te dará una perspectiva del sentido de unidad y hermandad que existe entre los hermanos y hermanas de diferentes partes de la historia del mundo.

No lo pienses demasiado

mascarillas en los templos

Imagen: The Church News

Es importante buscar instrucción en el Templo del Señor, pero es cierto que también podemos sentirnos abrumados tratando de aprender todo a la vez.

Estando en el templo, deja que tu espíritu te guíe. Es posible que tu mente no lo entienda todo y eso esta bien, tu espíritu lo hará por ti.

Intenta dejar  tus pensamientos de lago y en su lugar medita sobre cómo se siente el espíritu al estar en el templo.

Hay momentos donde me siento presionada por el tiempo por que tengo otra cosa que hacer o debo recoger a mi hija, eso puede hacer que sienta menos entusiasmo por pasar el poco tiempo que tengo libre en el templo.

Sin embargo, cuando dejo todo eso de lado y entro al templo, respiro profundo y luego exhalo, dejo que mi espíritu se regocije al regresar a la casa del Señor.

Trato de dejar atrás todo lo que me ata al mundo y solo me dejo llevar por lo que sucede en el templo.

Haz de todo un poco

Interior el Templo de Madrid

Interior el Templo de Madrid, España

Si te cuesta estar en una sesión de investidura, puedes optar por realizar ordenanzas de iniciación. Si eso no es lo tuyo, puedes pasar tu tiempo en el Baptisterio.

Lo que más importa es estar en el templo. En donde sirvas o qué ordenanzas realices es de menor importancia.

De hecho, hacer bautismos por los muertos es una excelente manera de prepararnos para las ordenanzas adicionales en el templo. Nos ayuda a familiarizarnos con los sentimientos que tenemos y el espíritu del lugar.

Estar en el templo y dejar que tu espíritu se regocije en el amor del Señor en Su casa es la mejor manera de aprender a amar el templo.

El Baptisterio es un lugar muy especial y sagrado. No cometas el error de pasar por alto su servicio, valor e importancia.

Une el templo con el estudio de las Escrituras

libro de mormón

Imagen: Shutterstock

La instrucción que se nos ofrece en el templo no está destinada a ser la única que tengamos. Cuando unimos nuestra adoración del templo con el estudio de las Escrituras, encontramos al Señor más claramente en ambos.

Nuestra adoración en el templo nos ayudará a comprender mejor lo que leemos en las Escrituras, y nuestro estudio de las Escrituras nos ayudará a comprender mejor lo que está sucediendo en el templo.

Las Escrituras asumen el papel de teoría, mientras que una sesión de investidura puede representar la práctica. Ambas están destinadas a enseñarnos sobre el Salvador y la senda que debemos tomar para regresar a Él.

Ora, ora y sigue orando

Imagen: Canva

Si no te gusta ir al templo, pero quieres ser obediente al consejo que nos dio el Profeta de Dios, obviamente ya tienes una enorme fe. Deja que esa fe obre milagros en ti a medida que oras por un cambio en tu corazón.

Dios quiere bendecirte con amor por Su obra y ciertamente lo hará si se lo pides con fe, te comprometes a confiar en la promesa del Profeta de que “el templo se convertirá en un lugar de seguridad, consuelo y revelación” y actues conforme a la respuesta que recibas.

Los milagros aguardan en la Casa del Señor.

Fuente: LdsDaily

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *