¿Cómo sé si algo es de Dios?: 5 formas de saber si eso es realmente para ti

desperdiciar el tiempo sacerdocio

A veces, nos invade la duda y no sabemos si lo que tanto anhelamos o recibimos realmente viene de Dios.

¡Estos son cinco sentimientos que te invaden cuando algo es una bendición de Dios para ti!

1. Lo que es de Dios no te crea malas emociones

Los increíbles beneficios de ser agradecido

Imagen: Pinterest

Dios es amor y todo lo que viene de Él te despierta los sentimientos más puros. ¿Qué otros sentimientos que no sean buenos podría traer a tu alma el recibir una bendición de tu Padre Celestial? ¡Ninguno!

Cuando uno recibe el fruto de un deseo justo, tu corazón se llena de sentimientos sublimes, no hay espacio para lo malo.

“Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama, no conoce a Dios, porque Dios es amor”. – 1 Juan 4: 7 – 8

2. Lo que es de Dios traerá paz a tu vida

Imagen: Shutterstock

Cuando el Padre Celestial te bendice sientes paz, gozo y todo se vuelve más claro.

Dios te da la paz que necesitas y echa afuera las malas emociones.

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo”. – Juan 14: 27

3. Lo que es de Dios construye, nadie lo destruye

verdad consejo disciplinario obispo

Imagen: Shutterstock

Lo que viene del Creador te eleva y dura para siempre. Aunque pase el tiempo, sigues sintiendo gratitud por esa bendición. Te das cuenta que eso es bueno porque es como un regalo que nunca se deja de dar. Conmueve tu alma y te invita a ser mejor.

“Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón, y salva a los contritos de espíritu”. – Salmo 34: 17 – 28

4. Lo que es de Dios permanece

conferencia general

Imagen: Shutterstock

“Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia”. – Salmos 107: 1

Dios no da cosas temporales, de Él solo viene la eternidad. Él no te regala breves momentos, te da la plenitud. Dios no te extiende la mano hoy y mañana no, Él te da la mano todos los días, aunque a veces parezca que los días son muy grises. Incluso, de esos días desolados, provienen los más hermosos arcoíris.

El Padre solo te da aquello que dura para siempre y te trae gozo con tan solo recordarlo.

5. Lo que es para ti, Dios te lo guarda y lo que no, simplemente lo aleja

milagros

Foto: Poprotskiy Alexey

Las bendiciones del Padre para Sus hijos pueden tardar, pero siempre llegarán a pesar de todo. No pierdas las esperanzas que cuando menos creas, el Padre Celestial te dará algo mucho mejor que lo que pediste.

“¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has hecho para los que se refugian en ti, delante de los hijos de los hombres!” – Salmo 31: 19

Así que, si es para ti, aunque se presenten miles de obstáculos, Dios te lo entregará.

Fuente: Leyendo con Diana Cruz

También te puede interesar:

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *