Una carta para todas las mujeres en este Día de la Madre

día de la madre

Cuando la mayoría de las personas piensa en el Día de la Madre, piensa en tarjetas, flores y regalos. Sin embargo, para una gran población de mujeres, el Día de la Madre puede ser un día de desánimo.

En el Día de la Madre, usamos mucho los superlativos: “¡Eres la mejor mamá de todas!”, “¡Mi madre es un ángel!” “¡Mi madre es la perfección andante!”.

Para algunas mujeres, escuchar y verse rodeada de toda esta celebración puede ser un recordatorio de algo todavía que no tienen, tuvieron o no pueden tener.

Imagen: Cavna

¿Es que acaso la maternidad se trata de cuántos hijos tenemos? Sabemos que eso no es así. Consideremos las poderosas palabras de la hermana Patricia Holland:

“En una conversación enternecedora con Dios, Adán afirmó que llamaría a la mujer Eva. ¿Y por qué la llama Eva? ‘Porque ella [es] la madre de todos los vivientes’ (Génesis 3:20; Moisés 4:26). …A Eva se le dio la identidad de “la madre de todos los vivientes”, años, décadas, tal vez siglos antes de que tuviera un hijo.

Podemos entender que su maternidad precedió a su capacidad para tener hijos. Algo tan cierto como la perfección del Jardín que precedió a los desafíos de la mortalidad.

Creo que “madre” es una de esas palabras cuidadosamente elegidas, una de esas palabras ricas con significado tras significado tras significado. No debemos, a toda costa, dejar que esa palabra nos divida.

Creo con todo mi corazón que es ante todo una declaración sobre nuestra naturaleza, no un recuento de nuestros hijos”.

Teniendo en cuenta las palabras de la hermana Holland, me gustaría tomarme un momento para desear un feliz Día de la Madre a todos los tipos de madres.

Para la madre imperfecta

Imagen: Shutterstock

Te conozco. Eres la mamá que no se ha duchado. Eres la mamá que se está castigando a sí misma por impacientarse con su hijo por no saber dónde dejó sus zapatos esta mañana. Tienes las ojeras que vinieron de consolar a tu hija enferma toda la noche.

Eres la mamá que se escapa al baño buscando un minuto de tranquilidad. Eres la mamá que cuenta los minutos para que termine la reunión sacramental. Eres la mamá que se siente inadecuada para criar a la próxima generación de líderes.

Eres la mamá que está haciendo lo mejor que puede y cuenta con la Expiación para compensar la diferencia. Te conozco porque soy como tú.

Te deseo un feliz Día de la Madre. Espero que sientas las palabras motivadoras que los amorosos Padres Celestiales te susurran a diario: “Tú puedes. Estás cambiando el mundo”.

Para la madre que no tiene hijos

Imagen: Canva

Ya sea que no hayas tenido hijos por elección o que aún no te hayas casado, ¡quiero desearte un feliz Día de la Madre! Eres un ejemplo para muchos jóvenes y niños, y tu amor es incondicional.

Fuiste la madre que me ayudó mientras crecía, a quién recurrí en mi adolescencia. Tu ejemplo influyó poderosamente en mi testimonio, en mi deseo de querer hacer lo correcto y en mi comprensión de lo que significaba ser una mujer de Cristo.

Gracias por tu ejemplo, y gracias por tomarte el tiempo de amarme. Sé que tuviste otros asuntos en tu propia vida, pero te agradezco por tomarte el tiempo de ser mi madre y enseñarme cómo nutrir mi testimonio. De hecho, han pasado más de 20 años y sigo buscándote para pedirte consejo y aliento.

Te lo agradezco. Mi madre te lo agradece. Mis hijos te lo agradecen. Espero que te sientas empoderada al saber que tu amor maternal ha influido en generaciones.

Para la madre que lucha con la infertilidad

madre soltera mujeres amor propio

Imagen: Canva

Eres importante. Puede que decidas quedarte bajo las sábanas de tu cama en lugar de enfrentarte al Día de la Madre en la Iglesia. Yo también soy como tú. Aunque ahora tengo cuatro hijos adoptados y las heridas de la infertilidad ya no duelen más, las cicatrices siempre están ahí.

Te veo en la parte de atrás de la congregación luchando por contener las lágrimas o con un dolor en el pecho. Te acompaño en tu dolor cuando alguien en el barrio te pregunta cuándo vas a tener hijos o te dicen que quedarías embarazada si tuvieras más fe.

Te acompaño en oración cuando suplicas en silencio a los cielos durante los discursos del Día de la Madre, pensando que ninguna doctrina dice que dar a luz es nuestra herencia divina.

Espero que sepas que eres mucho más que tu infertilidad. Te deseo un feliz Día de la Madre. Espero que tu corazón encuentre paz al saber que todo lo que es injusto en esta vida se corregirá mediante la expiación de Jesucristo.

Para la madre que dio a su hijo en adopción

Imagen: Canva

¡Celebrarte es la delicia de mi Día de la Madre! Si pudieras mirar dentro de mi corazón de mamá adoptiva en este día, verías un océano de amor incondicional y gratitud tan grande que es difícil de poner en palabras.

Tu sacrificio ha cambiado mi vida. Tú me diste la oportunidad de ser madre. Me elegiste para unirme a ti en tu maternidad. Tu valor me inspira. Tu confianza en mí aviva el deseo de querer ser mejor cada día.

En este Día de la Madre, quiero decirte que eres amada. Se ora por ti, se piensa en ti, se habla de ti con amor y luz. Eres parte de nuestra familia.

Espero que sepas que en este hogar se celebra tu maternidad y que sientas los brazos de tu Padre Celestial fuertemente a tu alrededor.

Para la madre que espera reunirse con sus hijos en el cielo

Imagen: Canva

No hay palabras que diga que puedan brindarte consuelo, pero sé que tengo un corazón lleno de amor para ti en este día. Tengo muchos amigos y familiares que aman a los hijos que tienen del otro lado del velo.

Para algunos de ustedes, si están en la Iglesia el Día de la Madre, esperan que no pidan que solo las madres se pongan de pie. Oran para que no les pregunten cuántos hijos tienen. A veces, la respuesta puede ser demasiado compleja.

Quiero que sepas que entiendo que hay días en los que quieres hablar de eso y que hay momentos en los que mantienes esos sentimientos solo para ti.

Seguiré tu ejemplo. Te deseo un feliz Día de la Madre, incluso si solo llevas ese día en tu corazón. Espero que encuentres y disfrutes aquello que te brinde la mayor paz y la capacidad de sentir el amor infinito del Salvador por ti.

Mi deseo por este Día de la Madre es que estas palabras nos ayuden a entendernos en lugar de dividirnos. Juntas somos la maternidad. ¡Feliz día de la madre a todos los tipos de madres!

Fuente: LdsLiving

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
influencia de mama dia de la madre
A mi mamá en este día: Un beso a los cielos, todavía te extraño
Día de nuestras poderosas madres: ¡5 obsequios especiales que mamá...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *