Elegir lo correcto cuando es difícil: Vivir el evangelio no es un camino fácil

depresión

Hace algunos años, mi familia pasó por una serie de intensos cambios en la vida: una mudanza, un nuevo bebé, un nuevo estado.

Fueron cambios positivos. Sin embargo, al final, me encontré en un lugar nuevo, con poco sueño y poco sistema de apoyo.

Fue demasiado para mí. Caí en una profunda depresión.

Mis hijos se convirtieron en la única razón por la que me levantaba de la cama. A veces, incluso jugaba Uno desde la cama.

salud mental

Mis hijos se convirtieron en la única razón por la que me levantaba de la cama. Imagen: Getty Images

También te puede interesar6 pasos que debes tomar cuando sientes que la depresión se está apoderando de tu vida

Durante este período, ir a la Iglesia era insoportable.

Escuchaba charlas y lecciones sobre “el plan de felicidad” y me preguntaba qué estaba haciendo mal. ¿Por qué el evangelio no funcionó para mí de la manera que imaginé?

Me sentía sola en un barrio nuevo y me sentía incómodo al acercarme a conversar con alguien.

Así que, después de las reuniones, recogía a mis hijos y me iba lo más rápido posible.

Con frecuencia, las lágrimas corrían por mi rostro mientras huía. Estar rodeada de personas que parecían no notarme, solo acentuaba mi soledad.

sufrimiento

Estar rodeada de personas que parecían no notar mi existencia, me hizo sentir aún más sola. Imagen: Pinterest

Recordé lo que me dijo una amiga antes de mudarme.

“Es durante el segundo año en un nuevo lugar cuando empiezas a sentir que perteneces”.

Ella tenía razón.

Durante el segundo año, comencé a hacer conexiones. Me esforcé más. Traté de hacer algo físico, espiritual, social e intelectual todos los días.

Me uní a un club de lectura. Invité a conocidos y amigos. Volví a comprometerme con la vida y, lentamente, la niebla se disipó.

Experimenté un gran avance en un par de años.

revelación

Mi depresión me dio una nueva perspectiva sobre los buenos tiempos. Foto: Canva

Mi depresión me dio una nueva perspectiva sobre los buenos tiempos.

Se me hizo más fácil ver cuán bendecida soy y cuán misericordioso es el Señor.

Estaba reflexionando sobre sus misericordias cuando se me ocurrió que la fe es un don espiritual.

Si una persona actúa con la fe que el Padre Celestial le dio, ¿dónde está la justicia en eso? Luego, el Señor vuelve a bendecir a esa persona por actuar según su fe y así sucesivamente.

Recordé lo que dijo el rey Benjamín cuando enseñó acerca de ser un sirviente inútil. Me sentí asombrado por su bondad hacia alguien tan desdichado como yo.

“Padre”, pensé, “¿Cómo puedes bendecirme por simplemente actuar según la fe que me diste? ¿Cómo puedes bendecirme por hacer lo que ya plantaste en mi corazón para querer hacer?”

revelación

Consultar al Señor. Imagen: Shutterstock

Luego, me respondió.

“¿Qué pasa con las veces en las que no deseas actuar según tu fe?”

“¿En tus días oscuros cuando venías a la Iglesia cada semana y me rendías tu voluntad incluso cuando era difícil?”

“¿Qué pasa con las veces en las que hiciste lo que te pedí, incluso cuando no deseabas hacerlo?”

oracion

Elegir lo correcto, especialmente cuando es difícil, es cómo llegamos a ser lo que el Padre Celestial desea que seamos. Imagen: Canstock Photo

Sabía que Dios era misericordioso. Sin embargo, me enseñó que nuestra mansión en el cielo se construye ladrillo por ladrillo en los momentos en los que cedemos nuestra voluntad a la Suya.

Elegir lo correcto, especialmente cuando es difícil, es cómo llegamos a ser lo que el Padre Celestial desea que seamos.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Rebecca Wright y fue publicada en LDS Daily con el título “Living the Gospel When It’s Hard”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *