4 pasos que debes seguir si descubres que tu cónyuge te fue infiel

infidelidad infiel

La infidelidad es tan antigua como el matrimonio mismo. Se ha dado el mandamiento a los hombres y mujeres de no codiciar, lo que también incluye el pecado de la infidelidad. 

“Comúnmente llamamos a esta acción un “engaño”. Y engaño es, porque roba virtud, lealtad, sagradas promesas, autorrespeto y veracidad.” -Gordon B. Hinckley

Pero en los últimos tiempos, el tema de la infidelidad se ha vuelto muy popular y, a veces, incluso se ha idealizado. ¿Pero quién quiere pasar por eso? ¡Nadie!

La pregunta es entonces, ¿qué pasa si te sucede a ti? Muchas personas luchan con los efectos del engaño y se encuentran emocionalmente heridas. Pero hay un proceso que puede ayudarte a sobrellevar y superar las consecuencias de la infidelidad.

También te puede interesar: Estas son las 3 razones por las que todavía no te casas

Paso 1. Respira hondo

Sé que esto parece tan simple que puede que cuestiones su significado. Sin embargo, cuando uno escucha tales noticias tan devastadoras, lo primero que uno debe tratar de hacer es estabilizar los latidos de su corazón, guardar la compostura y recordarse a sí mismo que el momento es real. 

Este ejercicio te da la pausa que necesitas para poder asimilar lo que acaba de suceder. Permítete aceptar lo que acabas de escuchar y no olvides respirar profundo todas las veces que sean necesarias.

Paso 2. Habla con alguien de confianza

ser suficiente

En este punto, un sin número de emociones se desata dentro de ti. Quieres gritar, gritar y gritar una vez más. Eso es normal. Lo que no es saludable es guardarte estos sentimientos. Esas emociones que están dentro de ti necesitan ser expresadas.

Encuentra a alguien con quien puedas hablar. Alguien con quien tú sabes que puedes expresar todos tus pensamientos y sentimientos sin sentirte juzgado. Por supuesto, la oración es de gran ayuda, pero también es bueno hablar con alguien con quien puedas interactuar en esos momentos de angustia emocional. 

Todos necesitamos a alguien con quien podamos abrirnos, alguien que pueda ayudarnos a lidiar con una prueba tan desgarradora. Puede ser un miembro de tu familia, un amigo de confianza, tu obispo o un terapeuta profesional.

Paso 3. Habla con tu cónyuge delante de alguien en quien confíes

no iniciar tu matrimonio

Bueno. Esto puede sonar extraño. Lo sé. ¿Por qué no hablar directamente con tu cónyuge, verdad? Solamente los dos. ¿Por qué involucrar a alguien más? Bueno, no todos tienen el mismo nivel de madurez cuando se trata de cosas como esta. Todos diferimos en nuestras reacciones y en nuestra aceptación. Y confrontar a un cónyuge que ha sido infiel nunca es fácil.

Es posible que no estés preparado para lidiar con la información que acabas de descubrir, y mucho menos para hablar sobre los sentimientos de dolor que tienes con tu cónyuge. Si es posible, llama a alguien que pueda ayudarlos como mediador en esa conversación. 

No hay nada predeterminado que se pueda decir, por desgracia. Pero puedes hacer una lista si lo deseas. Tendrás que afrontarlo y lidiar con esos detalles a medida que surjan. Al menos tendrás a alguien que pueda regular la conversación de ser necesario.

Paso 4. Decide junto con tu cónyuge cómo seguir adelante

Recuerda, el perdón total se puede lograr con tiempo y esfuerzo, y el matrimonio es importante, pero eso no significa que estás obligado a permanecer en una relación tóxica. No es un proceso fácil o rápido perdonar a un cónyuge infiel, pero es posible si ambos cónyuges están dispuestos a trabajar juntos para reparar lo que se ha roto.

Y no importa cuán difícil sea hablar con tu cónyuge sobre la vida después de una infidelidad, debes hacerlo. Han creado una vida juntos. Puede tomar unos meses o décadas. 

Decidir qué harás ahora requerirá que lo medites y tus perspectivas. Es posible que él o ella no quiera hablar al respecto, pero es crucial que le digas a tu cónyuge lo que piensas y sientes, y lo que crees que sería lo mejor que pueden hacer como su siguiente paso.

Eres digno de ser amado

La traición es muy dolorosa. Cuando tu cónyuge te eligió como la persona “indicada”, se convirtió en tu confidente y tu compañero. Por lo que cuando un cónyuge es infiel, puede que comiences a cuestionar tu valía: “¿Todavía puedo ser amado o amada? ¿Hay algo malo en mí?”.

Esa es la razón por la que la infidelidad causa un dolor muy profundo, sin embargo la sanación es posible.

Puedes superar el dolor y vivir la vida con esperanza. Tendrás que tomar más que estos 4 pasos para volver a poner en orden tu vida, pero lo lograrás.

A través de la expiación de Jesucristo, nuestros pequeños esfuerzos pueden ser suficientes. No tendrás que preguntarte si mereces ser amado o amada o no porque Él ya ha dado Su vida por ti. Esa es razón suficiente como para que lo seas.

Fuente: faith.ph

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
bondad
5 maneras en que la vida habría sido diferente sin la Expiación de...
FamilySearch mismo sexo
FamilySearch ahora permite indexar las relaciones homosexuales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *