Cómo Joseph F. Smith sobrellevó la pérdida de sus hijos gracias al mundo de los espíritus

Joseph F. Smith

El presidente Joseph F. Smith perdió a dos de sus hijas y a una de sus esposas en 1915, lo que hizo que estudiara y meditara más sobre el mundo de los espíritus.

Su discurso en la Conferencia General de abril de 1916 se considera uno de los mejores sermones que jamás se haya dado a la membresía Iglesia. Entre otras cosas, dijo:

“Tengo el sentimiento en mi corazón de que estoy en la presencia no solo del Padre y del Hijo, sino también en la presencia de aquellos a quienes Dios comisionó, llamó e inspiró para sentar las bases de la obra en la que nos hayamos comprometidos…

En ocasiones el Señor expande nuestra visión de este punto de vista y este lado del velo, que sentimos y nos damos cuenta de que podemos mirar más allá del fino velo que nos separa de esa otra esfera.

Si podemos ver por la influencia iluminadora del Espíritu de Dios y por las palabras que han sido dichas por los santos profetas de Dios, más allá del velo que nos separa del mundo de los espíritus, seguramente aquellos que han cruzado al otro lado, pueden vernos más claramente a través del velo de lo que es posible para nosotros desde nuestra esfera.

ángeles

“Interrupting Angels” por Annie Henrie Nader

Creo que nos movemos y vivimos en presencia de mensajeros y seres celestiales. No estamos lejos de ellos…

Doy gracias a Dios por el sentimiento que poseo y disfruto, y por la realización que tengo, de que estoy, no solo en la presencia de Dios Todopoderoso, mi Creador y Padre, sino en la presencia de Su Hijo Unigénito en la carne, el Salvador del mundo. 

Yestoy en la presencia de Pedro y Santiago, y quizás los ojos de Juan también están sobre nosotros y no lo sabemos; y que también estoy en presencia de José, Hyrum, Brigham y de aquellos que han sido valientes en el testimonio de Jesucristo y fieles a su misión en el mundo…

Espero que me disculpen por mi emoción. Tendrían emociones similares, ¿no es así? ¿si sintieran que están en la presencia de su Padre, en la presencia misma del Dios Todopoderoso, en la presencia misma del Hijo de Dios y de los santos ángeles? … Lo siento en lo más profundo de mi alma en este momento”. 

En enero de 1918, Hyrum M. Smith, el hijo apóstol de 49 años del presidente Smith, falleció de apendicitis. Una vez más, el presidente Smith sintió un pesar abrumador. Su propia salud también había comenzado a deteriorarse.

Al comenzar su discurso en la Conferencia General de abril de 1918, expresó:

“Es algo inusual de mi parte disculparme por mi persona, pero en este momento atravieso una condición de salud que me impide tomar una parte tan activa en esta sesión de la conferencia como lo he hecho habitualmente”.

Y efectivamente, el presidente no habló tanto en esa conferencia como de costumbre. En la Conferencia General de octubre, realizada poco antes de su muerte, dijo:

Conferencia general

 “Como la mayoría de ustedes, supongo, saben, he estado sufriendo un asedio de enfermedades muy graves durante los últimos cinco meses…

No he vivido solo estos cinco meses. He morado en espíritu de oración, de súplica, de fe y de determinación; y he tenido mi comunicación constante con el Espíritu del Señor”.

El hijo del presidente Smith, Joseph Fielding Smith, compartió en su biografía que el presidente Smith recibió varias manifestaciones espirituales antes de la conferencia, y una de ellas fue una revelación sobre la redención de los muertos, conocida hoy como la sección 138 de Doctrina y Convenios.

Esta era una de las revelaciones a las que se refirió el presidente Smith en la conferencia pasada, pero que aún no se las había compartido.

historia de la iglesia mormona

Joseph Fielding Smith

Después de la conferencia de octubre, el presidente Smith le dictó la revelación a su hijo Joseph Fielding, quien la registró palabra por palabra.

Más tarde él lo leyó al Quórum de los Doce, donde fue aceptado por ellos como la palabra y la voluntad del Señor.

El presidente Smith falleció de neumonía en noviembre de 1918.

A partir de entonces, bajo la dirección del presidente Heber J. Grant, gran parte de la Conferencia General de junio de 1919 se dedicó a conmemorar al profeta.

 

En su propio discurso, el élder Melvin J. Ballard expresó:

“Cuando el presidente falleció, en la imaginación o anhelo de mi propia mente por la claridad del Espíritu de Dios que vino a mí, vi que el presidente Joseph F. Smith fue recibido al otro lado del velo.

Las palabras no pueden expresar el gozo que había en el corazón de Hyrum Smith cuando recibió a su amado hijo, Joseph F. Smith”.

Algunos meses después de la Conferencia General, el élder Orson F. Whitney soñó con su querido colega y amigo:

“El jueves o el viernes por la noche soñé con el presidente Joseph F. Smith. Fue muy amable y afable, me abrazó y me pidió que lo bendijera. Me desperté sintiéndome feliz”.

velo

El élder Ballard continuó ampliando nuestra visión de lo que les espera a los fieles y obedientes en el mundo de los espíritus:

“Cuando [pasemos] al otro lado, nos encontraremos en lugares de honor, representando al Señor Jesucristo, y a hombres como el presidente Joseph F. Smith, se les dará mayor autoridad y mayor poder del que jamás hayan tenido sobre la tierra…

En aquel lado del velo, los hijos del Padre están recibiendo este evangelio y estarán bajo la ministración de los élderes de la Iglesia que han sido fieles”.

Fuente: ldsliving.com

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *