Mientras me capacitaba en la Escuela de Medicina de Emergencias Operativas del Ejército, el sargento del equipo médico de combate del ejército de los Estados Unidos,  Leo Jenkins, señaló:

Simulamos con éxito la pérdida de aproximadamente la mitad de la sangre en mi cuerpo. El doctor me hizo una serie de preguntas que incluyeron mi nombre, rango y número de seguro social. Las respondí sin dudar. Me hizo completar un par de sentadillas y, una vez más, no hubo problemas.

Luego, el buen doctor mencionó la moraleja de la historia. Un auténtico comando en forma, a principios de sus 20 años, va a compensar hasta el punto en que muera. Puedes tener a un joven que haya recibido un disparo, perdido la mitad de la sangre en su cuerpo y aún estará listo para pelear.

Como médico de operaciones especiales, esto es algo que siempre se debe tener en mente: La resistencia del cuerpo ante la adversidad es absolutamente asombrosa. La cantidad de maltrato que puede recibir [un cuerpo] y seguir funcionando es nada menos que increíble.

médico de combate

También te puede interesarCómo el Salvador me ayudó a perdonar a los soldados que arrestaron a mi hermano y asesinaron a mis amigos

Dos años después, este entrenamiento ayudó a Jenkins como médico de combate de fuerzas especiales en Afganistán, ya que trataba a hombres que sufrían no solo heridas, también deshidratación, falta de sueño y esfuerzo excesivo que amenazaban sus vidas de forma regular.

Mientras salíamos del pueblo, se nos notificó que debíamos retirarnos. Debíamos avanzar aproximadamente 9 kilómetros hasta nuestro punto de exfiltración… En este punto, casi todos estaban gravemente deshidratados y sin agua.

Estábamos a más de 100 grados y en uno de los países más desagradables del mundo. Nos retiraríamos al anochecer, así que solo teníamos unas horas para llegar a nuestra red de coordenadas.

Gran parte del pelotón hizo un buen trabajo al ocultar su malestar hasta este punto.

Sin embargo, esos 9 kilómetros fueron el punto de quiebre… La mayoría de nosotros tuvimos menos de 4 horas para dormir en las últimas 72 horas además de la falta de aclimatación a la gran altitud y la falta de agua, nos acercábamos a ser ineficaces en el combate.

Comencé una intravenosa en el RTO (operador de radiotelefonía). Sus ojos se estaban volviendo blancos y era taquicárdico. Su piel estaba caliente y seca. Literalmente, había sudado todo lo que tenía en su sistema…

Comencé a preocuparme por el resto de los hombres, al saber que nuestro RTO era un tipo bastante fuerte. Recordé las lecciones que aprendí en la Escuela de Medicina de Emergencias Operativas acerca de los comandos, que pueden compensar hasta el punto de morir…

Rápidamente me dirijo al frente de la formación de filas para preguntar cómo está cada uno de los hombres en el camino. Una vez que llego al frente, miro a los hombres mientras pasan junto a mí… Algo acerca de los comandos y la mayoría de las operaciones especiales, es que no siempre te dirán que están heridos. Se enorgullecen de su habilidad para soportar cantidades increíbles de sufrimiento.

En estas dos anécdotas, Jenkins ofrece un breve vistazo a la vida de un médico de combate de las fuerzas especiales. No solo es un miembro activo del equipo de combate, se espera que participe en todas las operaciones de combate, sino que lleva una carga adicional de asistencia médica de todo tipo de miembros de su grupo.

A menudo, eso requiere de sacrificio personal.

Médicos de combate

médico de combate

A veces, el servicio médico es rutinario. Especialmente, en un campo sin peleas activas. Incluye despertarse a las 4:45 a.m. para abrir la Estación de Ayuda para que los soldados busquen primeros auxilios. Esto puede incluir resfriados, dolores de garganta, uñas encarnadas, cortes y abrasiones por accidentes durante el entrenamiento, y otras enfermedades que no ponen en peligro la vida.

Si la condición médica es más grave, el médico lleva al soldado a la Estación de Ayuda del Batallón, donde un cirujano y los asistentes del médico tienen acceso a una farmacia y salas de exámenes completamente equipadas. Los médicos más calificados se quedarán y ayudarán con las cirugías y la recuperación postoperatoria.

En combate, la función de los médicos es mucho más seria, ya que a menudo es la única persona con capacitación médica en el área. Esa fue la función del sargento Jenkins, ayudar a los miembros de su equipo a sobrevivir al calor del verano de Afganistán.

En esta historia en particular, el hombre a quien le salvaron la vida al dar la solución intravenosa fue el mismo que anteriormente había dejado de lado el paquete de intravenosa cuando le pidieron que lo llevara porque pensó que pesaba demasiado. Sin quejarse, Jenkins lo recuperó y lo llevó en su mochila, de esta manera salvó la vida del RTO.

A continuación, compartiré cómo el Sargento Brent Borrowman, miembro del Equipo de Fuerzas Especiales del Ejército, y miembro activo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días describe la función:

Mi trabajo es diferente al de los médicos de línea normal. En primer lugar, se espera que sea un soldado de infantería, así que cuando salimos a rondar, no me desempeño como médico a menos que suceda algo donde necesito cuidar de otra persona.

También llevo la ametralladora de calibre 50 en un vehículo blindado, o actúo como el comandante de camión para esa misión en particular. Una vez que ocurre algo y cuando la situación lo permite, cambio a la atención médica.

Puede que sea el primero en responder o el último, dependiendo de la gravedad de las heridas. Nuestras clínicas se ubican en un lugar donde se supone que podamos atender a un paciente gravemente herido hasta 72 horas.

Nuestras clínicas de campaña están equipadas con sistemas de ventilación y ultrasonido, así como con muchas otras capacidades de las instalaciones médicas promedio, por lo que podemos ofrecer un alto nivel de cuidado de manera temporal.

médicos de combate

En una ocasión, el Sargento Borrowman proporcionó primeros auxilios de emergencia a un soldado estadounidense que recibió un disparo en Irak. Se quedó con el hombre herido mientras lo transportaba a un hospital de campaña. Desafortunadamente, las heridas eran demasiado graves y su paciente murió.

En otra ocasión, brindó atención a un soldado que estaba trabajando en una “RPG” dañada  – granada propulsada por cohete que se dispara desde el hombro para deshabilitar un tanque enemigo – cuando la RPG explotó.

Borrowman y el equipo médico de campaña le brindaron atención durante 15 horas antes de enviar al soldado herido a un hospital del centro para ser operado.

El dato principal acerca de un médico es que no importa lo cansado o estresado que esté, coloca primero los intereses de los miembros de su equipo, está pendiente y pregunta constantemente acerca de su salud.

La atención inmediata a las heridas en el campo de batalla puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Afortunadamente, los protocolos modernos de tratamiento militar desde la Segunda Guerra Mundial son tan efectivos que en 1966, “los consultores expertos que regresaron de Corea y Vietnam afirmaron públicamente que si resultaban gravemente heridos, sus posibilidades de sobrevivencia serían mejores en la zona de combate que en la calle de una ciudad promedio”.

médico de combate

En la actualidad, esa tasa de éxito médico es incluso más efectiva en Afganistán, Irak y otros teatros militares.

El ejército requiere que sus médicos de servicios especiales dominen un idioma extranjero y se conviertan en “nadadores, paracaidistas, expertos en sobrevivencia y estén capacitados en diversas formas de combate” además de sus responsabilidades regulares y rigurosas.

El sargento Borrowman es competente en francés. Además, como muchos otros, fue más allá de la capacitación médica mínima requerida para certificarse como Licenciado en Enfermería Práctica para que pueda brindar la mejor atención posible a quienes sirve.

Desde la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad

médicos de combate

Hasta la Segunda Guerra Mundial, los médicos de combate no llevaban armas. Su única tarea era prestar ayuda médica. En reconocimiento a su estado de no combate, el capítulo 4, artículo 24 del Acuerdo de Ginebra de 1864 incluye la siguiente disposición:

El personal médico que se dedica exclusivamente a la búsqueda, el recogimiento, el transporte o el tratamiento de los heridos o enfermos, o la prevención de enfermedades. El personal que se dedica exclusivamente a la administración de unidades médicas y establecimientos, así como los capellanes relacionados con las fuerzas armadas, deben ser respetados y protegidos en todas las circunstancias.

En otras palabras, era un crimen de guerra matar o herir a un médico de campaña u otro miembro del equipo médico que llevara la insignia médica adecuada. La mayoría de los médicos de Estados Unidos también llevaban un brazalete de la cruz roja para distinguir de forma más sencilla su función de no combate.

Por supuesto, no todos los combatientes enemigos obedecieron el Acuerdo de Ginebra. Mientras que Japón firmó el Tercer Acuerdo de Ginebra en 1929, su legislatura nunca lo ratificó.

Así como se documenta en la verdadera historia del soldado médico del ejército, Desmond Doss, que recibió la Medalla de Honor por salvar heroicamente las vidas de 75 hombres heridos en “Hasta el Último Hombre” en la isla de Okinawa, muchos japoneses atacaron a médicos desarmados para evitar que brindaran tratamiento a los soldados heridos.

Como un adventista fiel del séptimo día que una vez estuvo a punto de usar un arma contra su propio padre abusivo, Doss toma la decisión de nunca más portar un arma. Mientras trabajaba en el astillero Newport New, cuando la guerra empezó, cumplía con los requisitos para la prórroga. Pero, sentía la necesidad de servir en la batalla, viéndose a sí mismo como un “cooperador de conciencia” en lugar de un objetor de conciencia.

Sufrió por su negativa a portar un arma hasta que su coraje y compasión  se ganaron el respeto de sus compañeros.

La extraordinaria historia de Doss ilustra el hecho de que los médicos hacen mucho más que administrar primeros auxilios, también arriesgan sus vidas para poner a salvo a los heridos, ya sea que eso requiera que arrastren a la persona o la lleven sobre sus hombros.

Los médicos de combate lidian con sangre y tejidos destrozados mientras luchan por salvar vidas y aliviar el dolor. Quizá, es por eso que se les llama cariñosamente “doc” en todas las ramas del servicio, a pesar de que no son doctores reales.

Desde la Segunda Guerra Mundial, la política de no llevar un arma cambió. Los médicos pueden optar por llevar una pequeña pistola para protegerse a sí mismos y sus pacientes, si lo desean. Si llevan las insignias adecuadas, todavía el acuerdo los considera como no combatientes y protegidos.

Sin embargo, en las áreas actuales de combate, la mayoría de médicos opta por no usar la insignia porque los terroristas e insurgentes no reconocen o ignoran el Acuerdo de Ginebra.

De hecho, algunos agentes enemigos atacan activamente al personal médico militar y las instalaciones para destruir la capacidad de una unidad para cuidar de sus enfermos y heridos.

Como el sargento Jenkins y Borrowman lo señalaron, los médicos de las fuerzas especiales – que incluyen el ejército, la marina, la infantería y las fuerzas armadas – son soldados en servicio con capacitación de respaldo en medicina de campaña.

Embajadores de buena voluntad y héroes no reconocidos

médicos de combate

A menudo, en Irak y Afganistán, los equipos médicos estadounidenses brindan atención médica a los civiles locales. Estos actos de servicio reflejan positivamente la imagen de Estados Unidos en esta área asediada del mundo.

En un mundo en el que las culturas más importantes desconfían entre sí, los equipos médicos en países extranjeros a menudo son los embajadores de buena voluntad más efectivos de Estados Unidos.

Sorprendentemente, existen unos cuantos libros y memorias escritos por médicos o que tratan acerca de ellos debido al gran impacto que tienen en las vidas de los soldados, marineros o aviadores. Aparecen brevemente en las películas de guerra cuando el personaje principal resulta herido.

“Hasta el último hombre”  es una película que trata acerca de la historia de Desmond Doss. Mel Gibson fue el director de esta película y fue uno de los primeros en darle el papel principal a un médico de guerra.

La película y serie de televisión M.A.S.H presentó a los médicos de combate solo de manera indirecta en algunas ocasiones en que llegaban al hospital de campaña con un soldado herido. Sin embargo, M.A.S.H. fue efectivo al retratar la dedicación y los peligros de las unidades médicas militares cerca de los frentes.

Sin embargo, los médicos y otros miembros de los equipos médicos militares, desplegados por todo el mundo, siguen siendo invisibles para todos, a excepción de aquellos que se benefician directamente de su servicio. No obstante, todos estamos en deuda con ellos por fortalecer a los militares para que trabajen eficazmente en la protección de nuestra libertad.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Jerry Borrowman y fue publicado en ldsliving.com con el título “Unsung Heroes: Latter-day Saint Medics Who Risk Their Lives to Save Others”.