Esta es la razón por la que recibimos dones y talentos

Este artículo fue escrito en 1977 por el élder Henry D. Taylor, entonces miembro del Primer Cuórum de los Setenta.

Nuestros talentos son diferentes. A algunos se les da unos y a otros, otros.

No todos ustedes pueden ser Gifford Nielson en el campo de fútbol o Kresimir Cosic en la cancha de baloncesto. Sin embargo, pueden sobresalir en una actividad diferente.

Por ustedes y sus talentos, saldrán nuestros excelentes educadores, abogados, músicos, empresarios, médicos, funcionarios gubernamentales, agricultores y científicos.

Probablemente, tengas dones y talentos que no hayas descubierto o que permanezcan inactivos. Deben ser despertados.

Los dones y talentos nos ayudan a desarrollar nuestra personalidad

El Señor le dijo a José Smith:

“Porque no a todos se da cada uno de los dones; pues hay muchos dones, y a todo hombre le es dado un don por el Espíritu de Dios. A algunos les es dado uno y a otros otro, para que así todos se beneficien” (DyC 46: 11-12).

Incluso si sientes que tus talentos son minúsculos, aún puedes desarrollarlos. Donde el deseo es fuerte, los talentos aparentemente débiles pueden fortalecerse y desarrollarse.

Cuando era niño, el presidente Heber J. Grant notó algunas limitaciones en sí. No fue bendecido con talento en el deporte. No cantaba bien, de hecho, ni siquiera podía cantar. No podía escribir de forma legible.

Sin embargo, con un fuerte deseo de lograrlo, y a través de largas y constantes horas de práctica, se convirtió en un miembro del equipo campeón de béisbol del estado.

Asimismo, aprendió a cantar muchos de los himnos Santos de los Últimos Días. Se convirtió en un experto en caligrafía y complementó sus ingresos escribiendo tarjetas navideñas.

El presidente Grant resumió sus logros con estas palabras de Ralph Waldo Emerson:

“Aquello en lo que somos constantes, se vuelve más fácil de lograr; no es que cambie la naturaleza de la tarea, sino que aumenta nuestra capacidad”. (Heber J. Grant, Gospel Standards, Salt Lake City, Utah: The Improvement Era, 1941, pág. 355.)

Cada uno de nosotros tiene su propia personalidad, y el Señor nos da talentos que nos ayudan a construir y desarrollar esa personalidad.

El temor, la envidia y la procrastinación nos impiden desarrollar nuestros dones y talentos

Existe la posibilidad de que se otorguen los dones, pero no se reciban. El Señor hace esta pregunta:

“Porque, ¿en qué se beneficia el hombre a quien se le confiere un don, si no lo recibe? He aquí, ni se regocija con lo que le es dado, ni se regocija en aquel que le dio la dádiva” (DyC 88:33). 

El escriba de José Smith, Oliver Cowdery, sintió celos del talento del profeta y deseaba tener el poder de traducir.

En respuesta a la pregunta de José Smith, el Señor le prometió a Oliver muchos dones, incluido el don de traducir otros registros antiguos que se encontraban ocultos.

Parece que Oliver, aunque se le prometió el don de la traducción, descuidó la búsqueda diligente para obtenerlo.

Oliver Cowdery

Con temor, hizo un débil intento para traducir, sin siquiera pensarlo ni estudiarlo ni con espíritu de oración y sin preguntar si sus traducciones eran correctas.

Como resultado de su temor, indiferencia y vacilación, el Señor le quitó el privilegio de traducir en ese momento y dijo:

“He aquí, cuando comenzaste fue oportuno; mas tuviste miedo, y ha pasado el momento, y ahora ya no conviene” (DyC 9:11).

Me pregunto cuántas veces el temor, la envidia y la procrastinación nos impiden desarrollar los dones y talentos con los que el Señor nos ha bendecido.

Si no desarrollamos nuestros talentos, se nos serán quitados

Cuando recibimos un don o talento del Señor, tenemos la obligación de usarlo.

En una parábola, el Salvador contó la historia de un hombre que se estaba preparando para ir a un país lejano. Antes de partir, confió a un siervo cinco talentos; a otro, dos talentos; y a otro, un talento.

Los dos primeros siervos invirtieron sus talentos y los duplicaron. El último siervo, atemorizado, enterró su único talento.

Al regresar, el viajero le dijo a cada uno de los dos primeros sirvientes: “Bien hecho, buen siervo y fiel”, pero al siervo que enterró su talento le dijo:

“Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré y que recojo donde no esparcí; por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros y, al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con intereses.

Quitadle, pues, el talento y dadlo al que tiene diez talentos.

Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes” (Mateo 25: 26-28,30).

¿Qué pasa cuando no utilizamos nuestros dones y talentos de forma justa?

Hay otras personas que han sido bendecidas con talentos. Sin embargo, no los han utilizado de manera justa.

Lucifer, el hijo de la mañana, tenía excelentes cualidades y talentos. No obstante, al volverse egoísta y egocéntrico, usó sus dones para reunir un tercio de las huestes del cielo y guiarlas en rebelión contra Jehová.

Debido a su desobediencia deliberada, se les negaron cuerpos mortales y muchas otras bendiciones que se otorgan a los fieles.

Lucifer

Lucifer, conocido como Satanás o el diablo, continúa en su camino egoísta, destruyendo a todos los que se dejan caer bajo su influencia maligna.

Aquellos de nosotros que estamos aquí hemos conservado nuestro primer estado y progresado hacia la vida terrenal.

Nuestras responsabilidades y nuestro potencial son ilimitados. Mi presidente de misión, BH Roberts, preguntó:

“Es una doctrina extraña y blasfema, entonces, sostener que los hombres finalmente alcanzarán la dignidad que el Padre ha alcanzado: ¿Es ‘ignorancia’ creer que la descendencia terminará siendo lo que el Padre es?” (Mormon Doctrine of Deity, pág. 33)

Somos hijos e hijas de un Padre Celestial.

Tenemos un potencial ilimitado

El hombre es un ser divino que viaja de eternidad en eternidad.

Pasa por muchas fases en su búsqueda de la exaltación, adquiriendo importantes conocimientos en cada una de ellas.

El hombre es coeterno y coexiste con Dios, y existió como una inteligencia antes de convertirse en descendiente espiritual de un Padre Celestial.

Los profetas inspirados nos aseguraron que participamos en el gran concilio en el cielo, donde los seres espirituales se reunieron y se les dijo que la Tierra sería organizada.

Al saber de las oportunidades que tendrían, todos los hijos de Dios expresaron gozo y las estrellas de la mañana cantaron (véase Job 38: 7).

Muchos de estos espíritus eran potenciales líderes. A Abraham se le aseguró que había sido elegido por el Señor:

“Y el Señor me había mostrado a mí, Abraham, las inteligencias que fueron organizadas antes que existiera el mundo; y entre todas estas había muchas de las nobles y grandes;

y vio Dios que estas almas eran buenas, y estaba en medio de ellas, y dijo: A estos haré mis gobernantes; pues estaba entre aquellos que eran espíritus, y vio que eran buenos; y me dijo: Abraham, tú eres uno de ellos; fuiste escogido antes de nacer” (Abraham 3: 22-23).

Has recibido los dones que necesitas para desarrollar tu máximo potencial

Algunos de ustedes, también fueron elegidos como potenciales líderes y se les otorgaron los dones que necesitan.

Como resultado de nuestra obediencia en esa vida anterior, tenemos el privilegio de nacer de padres mortales en esta vida terrenal.

El Señor ha dicho que seremos probados y tentados para ver si hacemos todas las cosas que Él manda. Buscamos la perfección. El Señor nos ha dado la amonestación:

“Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5:48).

revisión del himnario

La vida nos ofrece muchos desafíos que dificultan este logro. ¿Cómo vamos a afrontar estos desafíos?

Dios nos ha dado a cada uno de nosotros dones, talentos y habilidades, con la esperanza y la expectativa de que los aumentemos y los usemos, no para fines egoístas, sino para el beneficio de otros.

No olvidemos nunca que estos dones se dan “para que todos los miembros se beneficien de ellos”.

Recuerda que el servicio en la Iglesia ofrece oportunidades ilimitadas para el uso desinteresado de nuestros dones y talentos que Dios nos ha dado.

Al desarrollar tus dones y talentos, te convertirás en lo que Dios desea para ti

A medida que nos esforzamos por magnificar nuestros dones y talentos, y nos convertimos en lo que el Señor quiere que seamos, debemos tener presente la pregunta: “¿Cuál es el mayor don que el Señor ha prometido?”

Dijo:

“Y si guardas mis mandamientos y perseveras hasta el fin, tendrás la vida eterna, que es el mayor de todos los dones de Dios” (DyC 14: 7).

Esa debería ser la meta de toda persona justa: entrar algún día en la presencia de nuestro Padre Celestial para escuchar las palabras de alabanza:

“Bien, buen siervo y fiel” (Mateo 25:21).

Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *