En Mateo, leemos sobre los reyes magos del oriente (Mateo 2: 1-12) que siguieron una estrella para llevarle regalos al niño Jesús. El Diccionario Bíblico explica que estos hombres no eran eruditos ni astrólogos, pero eran espiritualmente sensibles y conocedores, “profetas en una tarea divina.”

Dios guió al profeta Lehi y a su familia a las Américas. ¿No es posible que Él guiara a otros israelitas fieles a otras partes del mundo? Tenemos los palos de Judá y José, pero un día también tendremos los palos de otras tribus. Independientemente de donde se encontraran los reyes magos e indistintamente de qué tribu procedieran, ellos, como Lehi y Nefi, supieron de Cristo y esperaron Su llegada.

En una oportunidad, asistí a una devocional de Navidad en la que habló el Élder Craig A. Cordon, de los Setenta. Preguntó, “¿Cómo los reyes magos sabían que la estrella era una señal del nacimiento de Cristo?” Supuse que se había profetizado en alguna parte del Antiguo Testamento. Pero, luego, el Élder Cardon señaló que nuestro Antiguo Testamento actual no muestra dicha profecía. Dijo, “Cada año, en Navidad, las personas de casi todas las denominaciones cristianas celebran el nacimiento del Señor al representar la Natividad con los reyes magos siguiendo una estrella. Hoy, leemos de “Su estrella” en el Nuevo Testamento (Mateo 2:2), pero ¿cómo los reyes magos, que no tuvieron el Nuevo Testamento, supieron de la señal sagrada?”

También te puede interesar: 30 fotos de Nacimientos de diferentes países del mundo

reyes magos

Los reyes magos buscando a Cristo.

El Élder Cardon continuó, “La mayoría de cristianos creen que no hay ninguna escritura ni revelación más allá de la Biblia, pero de las 43 apariciones de la palabra estrella en el Antiguo Testamento, solo una hace referencia al Salvador (Números 24: 17), y en ese caso, la palabra es un título, no un objeto celestial. ¿Cómo los reyes magos sabían que debían buscar una estrella? Las personas no pueden darse cuenta, pero cualquiera que crea que los reyes magos llegaron el día del nacimiento de Cristo reconoce que tuvieron que existir otras escrituras y revelaciones además de la Biblia.”

La percepción del Élder Cardon me impresionó profundamente. ¿No es fascinante que en la actualidad todo el cristianismo hable y cante sobre la profecía de una estrella que no se encuentra en nuestro Antiguo Testamento actual, sino en el Libro de Mormón? Fue Samuel el Lamanita que profetizó, “aparecerá una estrella nueva, tal como nunca habéis visto” (Helamán 14: 5).

Por supuesto, los reyes magos no pudieron haber leído sobre la estrella en las escrituras registradas en la antigua América. Pero, la presencia de la profecía ahí, nos permite suponer que un conocimiento similar se pudo haber revelado a los profetas en otros lugares. Del mismo modo que a los israelitas fieles de América se les dijo que vigilaran esta señal mientras esperaban la llegada del Salvador. Seguramente, en otros lugares, hubo otros grupos de creyentes fieles a los que se les dijo que buscaran la misma señal.

reyes magos

Nacimiento de Cristo.

El Diccionario Bíblico señala, “Lo más probable es que fueran representantes de una rama del pueblo del Señor, residentes de algún lugar al este de Palestina que, guiados por el Espíritu, hayan ido a contemplar al Hijo de Dios para regresar luego a su pueblo y testificar que el rey Emanuel de cierto había nacido en la carne.”

Los no creyentes también debieron haber visto la estrella. No pudieron perderse de una vista tan espectacular. Pero, definitivamente, no vieron la estrella como una señal. Simplemente, se maravillaron ante la rareza. Solo los reyes magos reconocieron la estrella por lo que era y dejaron que los guiara hacia el Salvador.

Este es un extracto del libro “Because of the Messiah in a Manger”, publicado originalmente en ldsliving.com con el título “How Did the Wise Men Know to Look for a Star?