El relato y testimonio de un militar que encontró la felicidad a pesar de todas los desafíos de su vida. “Después de todo este tiempo, lo he encontrado.”

También te puede interesar:El fallecimiento de mi sobrina adicta a la heroína, la perspectiva de un tío

Me uní a la milicia de Cuba cuando salí de la escuela secundaria y permanecí allí durante siete años. El servicio militar en Cuba es obligatorio, y puedes optar por ser reclutado tan pronto como termines la escuela secundaria o después de terminar la universidad.

Pero mi madre la pasó muy mal después de haberse divorciado, y el ambiente en mi casa no fue fácil para mí. Así que después de que terminé la secundaria, solo quería irme. El ejercito proporcionó la oportunidad.

Aunque la situación con mi madre nunca fue muy buena, mi infancia había sido feliz en compañía de mi bisabuela. Dado a que mi madre trabajaba en un centro de investigación bastante lejos, mi abuela fue mi principal vínculo emocional durante muchos años. Ella fue, más o menos, mi relación familiar más significativa.

Creciendo con la abuela

ministración

Mi abuela tenía una fe muy grande. Ella constantemente me enseñaba sobre de la Biblia, especialmente las palabras de Isaías y su profecía de un templo en los tiempos modernos. Ese templo, y todo lo que tuvo lugar en él, fue crítico para la visión de mi abuela sobre Dios.

Una noche, ella me dijo: 

“Dios es el mismo ayer, hoy y siempre. Él ha sido mi Dios desde que tenía 23 años y será mi Dios para siempre. Dios le dio a los hombres instrucciones claras de cómo Él quería que Su Iglesia y los asuntos de Su Iglesia sean manejados. Los hombres, en su arrogancia, cambiaron todo. Rompieron los mandamientos; cambiaron la forma en que deben hacerse las cosas. Por lo tanto, están separados de Él.”

“Entonces, Dios ya no está con nosotros. ¿Estamos solos?” Le pregunté.

“No, hijo, él está aquí”, dijo ella con certeza. “Le dices a Dios que sabes que Él está allí, que sabes que estás separado de Él porque hemos perdido el camino, pero que lo amas. Él te escuchará.”

Justo antes de unirme a las fuerzas armadas, me advirtió de los peligros y me suplicó que me mantuviera limpio. “Te envío al mundo en manos de Dios. Te pido que lo busques en todo lo que hagas. Oraré por tu regreso seguro día y noche hasta que vuelvas. Haz tus oraciones en silencio en tu corazón siempre, escucha Su voz, y estarás a salvo.”

Los locos de camisa blanca

Trabajé para el equivalente de los Jefes de Estado Mayor Conjunto, y me llamaban a cualquier hora del día o de la noche. Lo que mi grupo hacía, en su mayor parte, era seguir a las tropas enemigas. 

Tienes que entender una cosa, hay tres reglas en la jungla. Uno, tienes que mezclarte con la naturaleza. Si no te mezclas, vas a convertirte en el almuerzo de alguien de manera muy rápida. La otra regla es moverse lentamente.

Si te mueves demasiado rápido, no puedes escuchar nada, como cuando algo se acerca. Por último, que es realmente importante, es que debes estar consciente del medio ambiente, no debes darte a conocer.

Una vez estábamos esperando que llegara un equipo en una ladera en la selva. De repente, algo salió de los arbustos y comenzó a bajar por la colina, y sea lo que sea, iba a ignorar las tres reglas de la jungla.

Miré más de cerca y eran dos chicos, dos chicos saltando, felices, hablando y sin prestar atención a nada. ¡Eran unos lunáticos! Pensé. Se van a matar ellos mismos. Llevaban camisas blancas y corbatas en la jungla, saltando y hablando animadamente en medio de la colina.

Pude ver a uno de ellos riendo. “¿Quienes son esas personas?” Dije en voz alta

“Oh, son misioneros”, dijo uno de mis compañeros.

Para mí, como alumno de mi abuela, fue fascinante, pero a mi compañero no parecía importarle. ¿Quién en su sano juicio vendría a este lugar abandonado por Dios, en medio de una guerra civil, para hablar de Él? Los misioneros siguieron su camino de manera segura, pero el recuerdo de esos muchachos con camisa blanca se me quedó durante días.

La noche más oscura

Tuve misiones en las que podíamos salir, actuar y regresar a casa, y todos volveríamos a salvo. Esa es una buena razón para estar contento. He tenido misiones en las que perdí a muchos de mis amigos. En mi última misión, la mayoría de mis compañeros murieron.

En esta ultima misión, un accidente que involucró a uno de mis hombres significó que tenía que continuar por mi cuenta mientras que los otros soldados esperaban en un lugar seguro.

testimonio

En un momento estaba listo para cumplir mi objetivo recuperar un equipamiento especial y al otro sentí como si un martillo me golpeara en la cabeza. Un destello de luces, brillante y cegador, llenó mis ojos, acompañado por un silbido agudo. Luego no había nada. Nada en absoluto, como si me hubieran empujado de repente al espacio con un cierre sensorial total.

Unos segundos más tarde, quizá unos minutos, el latido de mi pulso en mis sienes y el sabor a sangre en mi boca atestiguaron el hecho absoluto de que me habían disparado en la cabeza y que mi vida había llegado a su fin. Me quedé allí herido, incapaz de moverme por lo que pareció una vida entera. Lloré silenciosamente, sin poder hacer nada.

Yo estaba muriendo. Pensé en mi abuela. ¿Qué podría yo decirle a su Dios? Se me ocurrió entonces que había desperdiciado mi vida. Escupí la sangre y barro de mi boca y moví mi cuerpo con mucho dolor, lentamente para mirar al cielo. Lloré un poco más.

“Dios de mi abuela, sé de ti y creo en ti. Estoy a punto de morir, y tal vez merezco morir; sólo tú lo sabes. Tómame, Dios, y no me dejes sufrir. más.

Consuela a mi abuela, porque es mayor de edad y me quiere. Te pido que me perdones por todos mis pecados. Perdóname Dios. Perdóname.” 

Lloré de nuevo; sin embargo, me sentí casi feliz. Después quedé inconsciente.

“Todavía no”, escuché dentro de mi mente agitada con una claridad asombrosa.

La frase tranquila y sencilla me sobresaltó. Estaba en shock debido a la pérdida de sangre. La magnitud del evento, la comprensión de que había sido testigo y receptor de un verdadero milagro y cómo este evento transformaría mi vida vendría días después.

Milagrosamente, me levanté y caminé durante seis horas, finalmente llegué a un lugar donde podía pedir ayuda y ser recogido. Cuando el médico saltó del helicóptero, se acercó a mí y sus ojos parecían estar listos para salirse. “No te preocupes”, le dije. “Se ve peor de lo que realmente es.”

testimonio de un hombre

Me desperté una semana después en un hospital de la isla, con una sinfonía de monitores, campanas y silbidos que estaban en la habitación del hospital.

Nada podría haberme preparado para la sorpresa de la primera mirada a mi reflejo después de la lesión. Mi cabeza, lo que era visible, estaba obviamente hinchada y deforme. Tenía una cicatriz de oreja a oreja y puntos como una pelota de béisbol. Mi vida romántica ha terminado, pensé.

Eventualmente, como con cualquier otra misión, pude ir a casa. Regresar a casa significaba que tenía que hablar con mi abuela sobre lo sucedido.

Cuando discutimos lo que ella pensaba al respecto, lo que significaba en mi vida, ella dijo: “Dios es el perdón, la misericordia y la paz que sentiste, y ese es el fundamento de la fe. No dejes que eso desaparezca, no olvides ese día. Un día encontrarás la Iglesia que llenará tu corazón.”

Tiempo para escapar

testimonio

Mi comandante en jefe, Montes, un hombre al que había llegado a amar y respetar como padre, se las arregló para enviarme lejos.

Me dijo: “Habrá una misión de 11 meses y una rotación programada de regreso a la base de operaciones. Regresa con el último grupo. Baja del avión en la escala hecha en el tercer país y no mires hacia atrás”. Los comandantes de mi país me temían, y cuando te temen, te matan. Sabía que no iba a volver y tenía que escapar.

Traté de ocultarle a mi abuela mis desafíos internos con respecto al futuro. Pero ella entendió. Me quedé en casa ese verano tanto como me fue posible. Quería recordarla, quería aferrarme a ella y a una vida de experiencias cerca de ella para que ella nunca fuera olvidada.

Finalmente me fui a Europa, y pasé la mayor parte de mi tiempo en Alemania Oriental entrenando a jóvenes operativos. Luego, durante el invierno que estuve ahí, cayó el Muro de Berlín. Sin casi ninguna advertencia, el comunismo se había evaporado en una noche de invierno.

Estos fueron tiempos peligrosos. Los servicios secretos se llevaban a cabo. Esos eran tiempos en que las personas saltaban vallas y cruzaban puentes para caminar hacia embajadas diferentes a las suyas.

Mi oportunidad vino en el viaje de regreso a Cuba. Nos detuvimos en Montreal, Canadá. La policía secreta, encargados de la prisión, porque todos éramos prisioneros del estado, nos acompañaba para asegurarnos de que nadie escapara a un país receptivo, así que tuve que planificar una excusa convincente para alejarme de ellos.

Después de tomar quinina (medicina) antes de aterrizar, necesitaba un baño y todos podían verlo. Una vez dentro del baño, me subí al inodoro, a la pared divisoria y quité la falsa tabla del techo, me subí y dejé que la oscuridad me envolviera.

Mientras me arrastraba por el espacio polvoriento y húmedo, dudé cuando un rayo de luz me rodeó. Tenían que ser ellos. Empujé hacia abajo la tabla del techo debajo de mí, caí en una pequeña habitación y corrí. Escuché gritos y lo que parecía ser una avalancha de gente corriendo y autos frenando. Corrí más rápido de lo que había corrido y más tiempo de lo que creía posible.

Los últimos 40 kilómetros hasta la frontera de los Estados Unidos se mantuvieron borrosas. Cuando me acercaba al puesto de control de la patrulla fronteriza, fui muy despacio. Después de todo, estaba vestido con un uniforme militar de un país extranjero.

Lo que sucedió a continuación parece salido de una tira cómica. Cuando el oficial de la patrulla fronteriza me vio, yo estaba a menos de 10 metros de él. Se puso como loco. Dejó caer su pistola y su radio, recogió la radio y me apuntó. “¡Detente! ¡Alto!” gritó, con la antena de su radio apuntándome, mientras él sujetaba su arma y se la ponía en la boca como si fuera la radio. “¡Necesito ayuda ahora!”

Después de la confusión, un grupo de oficiales se apresuró a ayudar a su compañero, esposándome y llevándome lejos.

Me llevaron a una granja en Virginia para ser interrogado, para asegurarse de que no era una amenaza. Después de seis semanas allí, me llevaron a la ubicación elegida, Los Ángeles. Un capítulo de mi vida había terminado y otro nuevo estaba a punto de desarrollarse.

Misioneros otra vez

Me instalé en L.A., tuve un poco de educación e incluso empecé una familia. Pero en ocho años, todavía no había encontrado lo que buscaba. Esporádicamente empezaba mi búsqueda de “la Iglesia que llenaría mi corazón”, pero ninguno de ellas me impresionó. Necesitaba algo más.

Alrededor de la Pascua de 1998, estaba muy triste. La Pascua fue muy triste para mí porque fue triste para mi abuela. En Cuba, la gente hacía cosas bastante extrañas durante la Pascua. Mi abuela pensó que era una burla del sufrimiento de Cristo. Mi hermano también me había escrito recientemente para decirme que la abuela había fallecido.

eva

Alrededor de ese tiempo, estaba viendo la televisión cuando apareció un comercial sobre un video sobre el nacimiento, las enseñanzas y la crucifixión de Jesucristo. Fue simple, pero poderoso. Lo ordené, y una semana después, un par de jóvenes, vestidos con camisas y corbatas, tocaron el timbre de mi puerta. Tenía que ir a trabajar, por lo que nuestra visita fue breve. Pero me dieron el video, y un libro.

Vi el video una semana después. Ese domingo, tomé el libro azul que los misioneros habían dejado. Hojeé las páginas hasta que leí algo que literalmente me dejó sin aliento: “Os leeré las palabras de Isaías” (2 Nefi 6:4). “¡Isaías!” Exclamé, poniéndome de pie.

Mi memoria y mi experiencia encontraron gran relación con el texto. Por los años de andar por la jungla, había visto innumerables ruinas precolombinas como las que describe el libro que se. Leí las palabras de Isaías, esta vez en la voz de Jesucristo.

Leí todo el día. Pensé en los acontecimientos que me llevaron a ese día. Pensé en los muchos años de lectura y búsqueda. Parecía que los muros de una presa se habían roto y una inundación se había precipitado, inundando cada rincón de tierra dentro de mí. “Lo he encontrado” sollozé. “Después de todo este tiempo, lo he encontrado.”

Una vida feliz

testimonio

Me tomó tres semanas volver a encontrar a los misioneros, pero finalmente regresaron. Noche tras noche volvieron. Asistí a la Iglesia e hice muchos nuevos amigos en muy poco tiempo. Lo que vi y sentí en ese edificio de la Iglesia selló mi testimonio de la veracidad del Libro de Mormón. Unos días después, me bauticé.

En Cuba no hubo momentos felices. Había tiempos de euforia, cuando íbamos a una misión y nadie moría, eso era un motivo para estar contento. Pero no era feliz.

Después de que salí del agua el día de mi bautismo, no pude evitar sentir que había encontrado mi hogar. Yo estaba más que feliz. Me había perdido, aislado y apartado durante la mayor parte de mi vida adulta. Pero por primera vez mi vida, estaba seguro de que estaba en el lugar correcto.

Este artículo fue escrito originalmente por Malcolm Leal y es una adaptación del libro “Faith Among Shadows” y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “The First Time I Saw the Missionaries Was Through the Scope of My Rifle