Michael Coe, Charles J. MacCurdy profesor emérito de antropología de la Universidad de Yale, es un ilustre erudito de la antigua Mesoamérica y autor de un libro muy leído, The Maya, que ahora se encuentra en su novena edición.

Michael Coe también es un destacado escéptico con respecto al Libro de Mormón. Sin embargo, un artículo publicado recientemente en el sitio web Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship sostiene que su propio libro contiene pruebas contundentes que favorecen al Libro de Mormón, evidencias que Coe no ha tomado en cuenta.

El Libro Joseph Smith: The World’s Greatest Guesser (José Smith: el mejor adivino del mundo), de Bruce Dale y Brian Dale, examina esa evidencia, utilizando el análisis estadístico bayesiano. Bruce Dale, ingeniero químico, es un distinguido profesor de la Universidad de Michigan. Su hijo, el Dr. Brian Dale, es un ingeniero biomédico en el sector privado, que frecuentemente utiliza el análisis bayesiano.

Para contrarrestar cualquier inclinación a favor del Libro de Mormón, los autores aplican una suposición previa muy escéptica de que Libro de Mormón “tiene poco que ver con las culturas indias tempranas”, precisamente como afirma Coe.

Libro de Mormón

También te puede interesar: Evidencia que valida la autenticidad del Libro de Mormón, Parte 1: Los condicionales “Si” e “Y”

Luego, comparan las correspondencias o los puntos de evidencia independientes y positivos entre el Libro de Mormón y el libro de Coe. Asimismo, analizan puntos de evidencia negativos no solo entre el Libro de Mormón y el libro de Coe, sino también entre el Libro de Mormón y un artículo que Coe publicó en 1973 en Dialogue; y, entre el Libro de Mormón y varias entrevistas de podcast que un destacado crítico de la Iglesia le hizo a Coe.

Después de usar la metodología bayesiana para analizar las correspondencias positivas y negativas, los autores llegan a una conclusión muy sólida. Anuncian que existe una evidencia abrumadora de que el Libro de Mormón tiene raíces físicas, políticas, geográficas, religiosas, militares, tecnológicas y culturales en la antigua Mesoamérica.

Los autores escriben, “encontramos que la probabilidad de que el Libro de Mormón sea ficticio es de aproximadamente 1.03 x 10 ^ -111, menos de uno en mil, mil millones, mil millones, mil millones, mil millones, mil millones, mil millones, mil millones, mil millones, mil millones, mil millones, mil millones “.

“¿Cuán pequeño es este número?”, preguntan. “No son comparaciones fáciles de entender. La masa de la partícula más pequeña que se conoce, el neutrino, es de aproximadamente 10 ^ -36 kg, mientras que la masa del universo visible es de aproximadamente 10^52 kg. Por lo tanto, la proporción entre la masa del neutrino y la masa de todo el universo es de aproximadamente 10^-88. Esta proporción, entre la masa del neutrino y la masa del universo, sigue siendo cien mil, mil millones, mil millones de veces más grande que las probabilidades de que el Libro de Mormón sea una obra de ficción”.

 

Nefi

Como control, también analizaron otros dos libros, ambos de principios del siglo XIX, que tratan los orígenes de los antiguos indios americanos: View of the Hebrews de Ethan Smith y Manuscript Found de Salomon Spalding.

Comparan ambos libros con The Maya utilizando una metodología estadística idéntica y concluyen que ninguno de los libros describe personas ni lugares similares a aquellos en The Maya.

Bruce E. Dale y Brian M. Dale observan:

El Dr. Coe parece compartir la opinión de que José Smith fue influenciado por las ideas populares de ese entonces, como las que se encuentran en View of the Hebrews y Manuscript Found. Considera al Libro de Mormón como “una amalgama de rumores, mitos y opiniones sobre los nativos americanos” que existieron en ese tiempo. Coe afirma que el Libro de Mormón estaba “en el aire” cuando se publicó.

Bueno, si es así, ¿cómo José Smith evitó respirar tanto aire malo? Manuscript Found y View of the Hebrews contienen suposiciones erróneas sobre las antiguas culturas indias. ¿Cómo José Smith evitó hacer esas suposiciones erróneas? Y, ¿cómo José Smith “adivinó” tantas cosas correctas?

Por lo tanto, la opinión de Coe: “La imagen de este hemisferio entre 2000 a.C. y 421 d.C. que se presenta en el Libro de Mormón tiene poco que ver con las culturas indias tempranas”, simplemente no es respaldada por la evidencia proporcionada en su propio libro.

Al usar el libro de Coe, encontramos que la antigua Mesoamérica tiene mucho que ver con el Libro de Mormón. El peso acumulado de estas correspondencias, analizado mediante las estadísticas bayesianas, brinda un gran apoyo a la precisión histórica del Libro de Mormón como un registro auténtico y real desarrollado en la antigua Mesoamérica.

Esa es una conclusión fuerte.

Para obtener mayor información sobre el argumento detrás de esto, clic aquí.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Daniel Peterson y fue publicado en ldsliving.com con el título “What 2 Engineers Discovered After Using Statistical Analysis to Determine Whether the Book of Mormon Was Fiction”.