La creencia en una Madre Celestial es posiblemente una de las creencias más distintivas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. No es sólo algo que nos preguntamos o en lo que proponemos una hipótesis. Es una necesidad doctrinal. Basados ​​en nuestra creencia en los principios de exaltación, matrimonio eterno y familias espirituales, no hay manera de que no podamos tener una Madre Celestial.

De hecho, según la revelación recibida por José Smith, el Padre Celestial no podría ser Dios sin una Madre Celestial.

Sin embargo, tan agradecidos como estamos por las seguridades que hemos recibido de los profetas modernos y de las autoridades generales, anhelamos ver una referencia contundente sobre la Madre que sabemos nos ve desde arriba.

Bueno, resulta, que el Libro de Mormón puede tener una referencia sorprendentemente clara e intrigante acerca de la Madre Celestial.

Encontré la referencia cuando estaba haciendo un estudio cuidadoso de 1 Nefi 11.

Todo comienza con el versículo 18, donde el Espíritu del Señor está enseñando a Nefi acerca de María, la madre terrenal de Cristo.

 

Y me dijo: He aquí, la virgen que tú ves es la madre del Hijo de Dios, según la carne“.

madre celestial

 

Me sorprendió al leer este versículo que el Espíritu hizo una aclaración cuidadosa y sutil.

Podría haber dicho: “He aquí, la virgen que ves es la madre del Hijo de Dios”.

Pero en lugar de eso, aclara con el equivalente de: “He aquí, la virgen que ves es la madre del Hijo de Dios, o más bien, su madre terrenal“.

Si María fuera la única madre de Cristo, no habría sido necesario que el Espíritu aclarara que ella era la madre de Jesús … “según la carne”.

Es casi como si, por sagrada deferencia a nuestra Madre Celestial, el Espíritu no pudiera soportar decir que María era la madre de Cristo sin enfatizar que Cristo también tenía una madre espiritual.

Así que, eso es muy bueno.

 

Pero esto es lo más interesante:

Este versículo fue traducido cuando José Smith tenía sólo 23 años, mucho antes de que revelara la doctrina de la exaltación y el matrimonio eterno.

Así que, el Libro de Mormón indicó la existencia de la Madre Celestial años antes de que José Smith tuviera tiempo de considerar las doctrinas que revelarían la necesidad de una Madre Celestial.

Eso es asombroso, y es sólo una de las miles de pequeñas evidencias de que José Smith realmente fue un profeta de Dios.

 

Un pensamiento final:

Pertenecemos a una Iglesia donde la naturaleza y el potencial de las mujeres se revela de manera tan bella. Podemos ser ridiculizados por nuestra postura sobre la familia y la distinción entre los roles de género, pero ¿qué aspiración es más impresionante?: ¿una visión limitada a una carrera terrenal o una que se centra en la maternidad divina?

Todo lo que sé es que fijar nuestra mirada en emular a la Madre en el cielo es mucho más bello que cualquier trabajo que encontrarías en la tierra.

 

Este artículo fue escrito originalmente por y fue por Dustin and Brittney y publicado en happiness-seekers.com, con el título “Surprising Book of Mormon reference to Heavenly Mother” Español ©2017