El Templo de Houston no ha estado disponible desde que el huracán Harvey dejó caer una precipitación récord casi un metro y medio en Houston a fines de agosto. Las lluvias que siguieron dañaron el templo a partir del 26 de agosto de 2017 e inundaron el edificio anexo al templo, el sótano del templo y el piso principal, con agua que se elevabo a más de un metro. El segundo piso no fue inundado o dañado.

El 24 de octubre de 2017, la Primera Presidencia envió una carta a los líderes locales de la Iglesia. Donde se dice que el templo ha sido cerrado debido a las inundaciones y que será necesario renovaciones y reparaciones, se espera que se vuelva a abrir en la primavera de 2018.

En ese momento, habrá una “nueva dedicación simple” del Templo de Houston. Esto incluirá una sesión de dedicación privada sin el programa de puertas abiertas pública o celebración cultural.

Los planes para construir el templo se anunciaron el 30 de septiembre de 1997. El presidente Gordon B. Hinckley dedicó el terreno el 13 de junio de 1998. Fue dedicado el 26 de agosto de 2000 por el presidente Hinckley. El templo está ubicado en el noroeste de Houston en la comunidad de Klein.