Cuando mi abuela estaba a punto de morir, ella me hizo prometerle que haría todas las “cosas mormonas” en el templo para ella.

Esto fue todo lo contrario, teniendo en cuenta que  me dijo una vez,  que iba a romper su corazón si cumplía una misión. (Durante ese mismo tiempo, sentí el apoyo de su esposo,  que ya ha  fallecido, ayudándome a continuar con mi decisión de servir).

Cuando ella falleció, cuidadosamente tomé nota del día para que un año más tarde, su obra en el templo pudiera ser completada. Año tras año, el día iba y venía. Había pensado  hacer su obra, pero estaba tan ocupada con un bebé, un niño y un esposo trabajando un turno en el cementerio. Sí hice imprimir las tarjetas del templo y le hablé a un amigo con una hija en mujeres jóvenes para realizar el bautismo y la confirmación, pero las tarjetas se pusieron en el estante y la conversación se olvidó.

Hace unos años, mi mamá enfermó gravemente y estuvo en la UCI. Había sentido los  codazos de mi abuela recordándome  hacer su obra, pero, con mi madre enferma, llegaron a ser más fuertes. Reimprimí las tarjetas y las entregué al amigo con una hija en Mujeres Jóvenes para hacer las primeras ordenanzas.

obra del templo

Poco después, cuando estaba doblando la ropa, terminé con un calcetín sin pareja. Lo puse en  el cajón, suponiendo que su par desaparecido aparecería con el tiempo. Tal vez parezca  un poco extraño, pero siempre me siento un poco mal por un calcetín solo en el cajón sin un amigo. Pensé en mi abuelo, ahí solo, esperando que la obra de la abuela en el templo fuera hecha para que él pudiera sellarse con ella. Cuando recogí el cesto con la ropa de los chicos, encontré el calcetín que faltaba debajo de la cesta. Se sentía bien poder emparejar el calcetín faltante con el calcetín sin par. Unas semanas después de mi parábola del calcetín faltante, mi esposo y yo pudimos asistir al templo y ser sellados por mis abuelos.

Hace unas semanas, una dulce hermana mayor en nuestro barrio  preguntó si podía visitarnos y enseñarme sobre la historia familiar. He hecho una parte decente de la historia familiar y un poco de indexación. (Cuando yo era incapaz de trabajar después de mi cirugía de rodilla hace un par de años, pensé que, como farmacéutica, ya leía la escritura difícil y luego escribiría lo que dice.  La Indexación es más o menos lo mismo, haciéndola, ayudaría a que mis habilidades permanecieran frescas).

Cuando llegó, trabajamos en FamilySearch.

Siempre parece tan al azar cuando se elige a la persona para trabajar, pero, a continuación, las circunstancias lo llevan a creer que no fue al azar en absoluto. Estábamos tratando de encontrar a mis tatarabuelos del lado de mi abuela materna, la misma abuela mencionada anteriormente. Ambos abuelos tenían nombres alemanes fuertes y únicos que hicieron que algunas cosas en la historia familiar fueran muy fáciles. No hay un montón de Grenzebachs por ahí.

Pero, con mis abuelas,  era una historia diferente. Sus apellidos eran Clark y Johnson. Intentábamos averiguar el nombre de la esposa de John Johnson. ¡Ah! ¿Sabes cuántos John Johnson hay en Minnesota? Cuando estábamos buscando, un Johan Jansson seguía apareciendo y yo tuve un presentimiento de que necesitaba buscarlo.

Pero lo hice  demasiado tarde y, como la publicación en Facebook de ese amigo que tenías la intención de leer más tarde, su información había desaparecido en las cavernas de Internet antes de poder confirmar que Johan Jansson era de hecho la versión sueca de mi John Johnson. Lo llamamos, el misterio de una noche sin respuesta.

Unos días después, llamé a mi mamá haciéndole preguntas al respecto. Dijo que pensaba que tenía algo de eso escrito en alguna parte y que lo buscaría.

Antes de explicar lo que encontró, necesitamos un poco de historia anterior. De vuelta a finales de los años 80, principios de los 90, recuerdo haber estado sentada en la casa de mi abuela y hablando de un primo, Eric Roberts, que había estado en algunas películas y cómo su hermana, Julia, también estaba empezando a actuar. Resulta, que fue Julia Roberts quien realmente se hizo un nombre. (No, no la he conocido y no la he buscado en absoluto, pero definitivamente fue útil cuando actuaba en “Dos Verdades y una Mentira”). La misma abuela está relacionada con Greta Garbo. Poco sabía lo útil que sería tener un par de primos famosos. Puesto que Greta está muerta, fue fácil encontrar algo de su linaje y unirlo al mío.

obra del templo

El paquete que mi mamá me envió contenía mucha información e imágenes, pero la imagen del árbol genealógico era definitivamente la que más me entusiasmaba.

De vuelta en 2002, mi abuela había recibido una carta de un pariente en Suecia que explicaba todas las conexiones que los parientes suecos tenían con Julia Roberts. Habían hecho toda esta sección del árbol genealógico (con Julia en la parte superior).

En el medio de la foto se puede ver a mi bisabuelo Johan Jansson y su (largamente buscada) esposa Emma Kristina Carlsdotter. Gracias a algunas conexiones útiles y al espíritu de Elías, fui capaz de emparejar otro par de calcetines y abrir un cajón nuevo de ellos. Estoy emocionada de ver lo que está oculto allí.

Este artículo fue escrito originalmente por Anne Maxson y fue publicado en ldsliving.com, con el título When My Lutheran Grandma Asked Me to Perform Her Temple Work on Her Deathbed Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company