10 Cosas que ya no hacemos en la Conferencia General

Cada mes de abril y octubre, la comunidad mormona sabe qué hora es: tiempo de conferencia. Pero no todo empezó de esa manera. Durante los primeros años de la iglesia, se podía convocar una conferencia en cualquier momento, generalmente cuando el Profeta José Smith tenía asuntos por discutir, problemas para resolver, o nuevas revelaciones para anunciar. A medida que las conferencias se hicieron más regulares y la membresía de la Iglesia creció, aún así, el propósito y la práctica de la conferencia se definieron más como la fiesta espiritual de dos días que se realiza actualmente. Aquí hay algunas cosas que se han hecho durante la conferencia durante  años, pero que ya no las hacemos hoy en día:

 

1.Tomar la Santa Cena

La primera conferencia reconocida de la Iglesia se realizó el 9 de junio de 1830, pocos meses después de la organización de la misma. Las primeras conferencias se parecían más a una reunión sacramental moderna, con un himno de apertura, tomar la santa cena, la confirmación de los miembros y la enseñanza del Profeta. Aunque esto fue descontinuado a medida que la membresía de la Iglesia crecía, la santa cena también se tomó en una sesión especial, la más reciente data de octubre de 1942 al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. El tomar la santa cena en esa sesión de la conferencia fue seguida de una reunión de testimonios.

 2.Confirmar a miembros y ratificar revelaciones

conferencia general mormona

Foto de Deseret News por Tom Smart

Confirmar a los miembros de la Iglesia se hace ahora a nivel local, ¡de lo contrario imaginamos que una buena parte de la conferencia se iría solo en esto! Además de confirmar a los miembros, los asistentes a la conferencia también votarían para ratificar las revelaciones recién anunciadas. Esto estableció el marco para nuestro actual método de voto de “consentimiento común”. Por ejemplo, fue en una reunión de la conferencia que los miembros votaron a favor de que el Libro de los Mandamientos fuera publicado. En abril de 1844 se marca el punto de inflexión de las conferencias de reuniones de asuntos por las de instrucción.

3. Sostener Tribunales de la Iglesia

Uno de los propósitos de las primeras conferencias era unificar y organizar a los santos. Una de las maneras en que lo hizo fue mediante el arreglo de disputas de miembros y transgresiones morales, incluyendo la restricción de derechos, la excomunión y, con suerte, el restablecimiento futuro. Eventualmente, un tribunal separado de la iglesia evolucionó para ocuparse de estas preocupaciones seculares y religiosas.

4. Anunciar Colonización y Asignaciones Misioneras

CONFERECNIA GENERAL MORMONA

Bowery (derecha) que albergó la primera conferencia general en el Valle del Lago Salado en 1848. Foto de LDS.org

No sólo los primeros miembros de la iglesia asistían a la conferencia sin saber quién sería llamado a abrir una nueva área o ir a una misión. El tener una conferencia en septiembre, permitió que los misioneros llamados desde el púlpito tuvieran tiempo para salir antes de que las tormentas de invierno cerraran los caminos de la montaña.

 5. Celebrar la Conferencia el 6 de abril

Conferencia general mormona

Foto del Tabernáculo y terreno del Templo de Salt Lake  foto de Deseret News Archives

Una vez que la conferencia comenzó a ser más consistente, por lo menos unas pocas sesiones tuvieron lugar el 6 de abril, no importaba qué día de la semana era. Antes de eso, las conferencias simplemente se llamaban cuando era necesario, sin importar el mes o el día. El primer patrón consistente de conferencias cada seis meses en abril y octubre se remonta alrededor de 1840.

6. Oír a discursantes además de Autoridades Generales u Oficiales Generales

Los oradores anteriormente en la conferencia general han incluido presidentes de estaca y misión, así como representantes de los Estados Unidos y Boy Scouts of America. Incluso el jefe de Estado Mayor del Ejército de los Estados Unidos ha tenido tiempo en el púlpito. Ahora podemos esperar escuchar sólo a las Autoridades Generales y Auxiliares.

7. Celebrar Conferencias Generales fuera del Centro de Conferencia

Conferencia General mormona

La última conferencia general en el Tabernáculo en octubre de 1999. Foto de Deseret News de Jeffrey D. Allred

Antes de la construcción del Centro de Conferencias, se celebraron conferencias generales en muchos otros lugares. Al principio estaban en Fayette, Nueva York; Kirtland, Ohio; Y Council Bluffs, Iowa, mientras que las posteriores se llevaron a cabo en lugares como Logan y Provo, Utah. Una conferencia especial en 1893 se celebró incluso en el Templo de Salt Lake para que el edificio pudiera ser dedicado. Sin embargo, el lugar en el que muchas personas recuerdan la celebración de la conferencia es en el Tabernáculo de Salt Lake, que acogió las conferencias generales de 1867 a 2000.

 8. Cuenta pública de los gastos de la iglesia

A partir de 1908, un comité de auditoría comenzó a informar sobre los asuntos financieros de la Iglesia. En el informe se incluía generalmente la cantidad de dinero gastado en categorías individuales, como el costo de mantenimiento y construcción de los templos o escuelas de la iglesia, así como la cantidad dada a los necesitados del diezmo y de otros fondos. En abril de 1959, la Iglesia ya no contaba con gastos específicos, sino que comenzó a realizarse una auditoría más generalizada sobre el número de estacas, misioneros y templos que escuchamos actualmente cada abril.

Conferencia General Mormona

Imagen de los estados financieros de abril de 1915 y abril de 1935

9. Tener más de dos días de Conferencia

Conferencia General mormona

Foto de la Manzana del Templo en 1937 por el Salt Lake Tribune Archives

La mayor parte de la historia de la conferencia, tuvieron sesiones que duraron por tres días, y algunas sesiones fueron dedicadas a temas específicos. En 1867, los miembros incluso votaron para extender la conferencia a cuatro días por un corto tiempo. En abril de 1977, sin embargo, se inició la práctica de una conferencia de dos días de duración, de sábado a domingo.

 10. Tener oradores sin notas preparadas o límites de tiempo

 En las conferencias tempranas, los oradores confiaron en la inspiración divina para guiar sus declaraciones. Los asistentes permanecían en sus asientos hasta que los oradores decían todo lo que querían decir, ya sea que eso significara cinco minutos o una hora y cinco minutos. Cuando la conferencia comenzó a ser transmitida por televisión, los límites de tiempo se hicieron necesarios para que las pausas de la estación no interrumpieran al orador.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Jannalee Rosner y fue publicado en ldsliving.com, con el título “10 Things We Don’t Do in Conference Anymorehttp://www.ldsliving.com/Passing-the-Sacrament-at-Conference-9-More-Things-We-Don-t-Do-in-Conference-Anymore/s/76980

Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English ©2017

| Profetas Modernos
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
Vida después de la muerte
Cuando escuché la voz de mi hija fallecida: La profunda lección que...
siempre hay una manera de encontrar paz y gozo
Pdte. Russell M. Nelson comparte un mensaje que nos ayudará en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *