16 maneras de encontrar paz después de la pérdida de un bebé

pérdida de un bebé

Nada ilustra mejor el impacto de la pérdida de un bebé que el ver a una madre que, después de haber perdido un bebé al nacer sin vida hace cincuenta años, se llena de emoción cuando habla de la vida de su bebé. Esta mujer tiene nueve hijos vivos, cuarenta y un nietos y cinco bisnietos; sin embargo, el dolor que sintió hace muchos años todavía es muy evidente. Perder un bebé es un hecho que cambia la vida, al igual que el nacimiento de un bebé saludable. 

Aunque el dolor puede ser intenso y la desesperación puede parecer inevitable, aquellos que pierden a sus bebés no necesitan estar sujetos a una vida de desesperanza. A través del Evangelio de Jesucristo, un sistema de apoyo amoroso y algunas técnicas para ayudar a lidiar con la pena, el dolor puede ayudar a brindar alivio y encontrar paz.

Engríete.

Permítete cualquier lujo que puedas, te lo mereces. Cómprate un atuendo nuevo, sal a cenar o a ver una película, pasa tiempo a solas; haz lo que sea que te haga feliz. Recuerda que cuidar de ti misma no significa que hayas olvidado a tu bebé, es una forma de hacerle frente a la situación.

Asegúrate de tener un examen físico regular. Algunos médicos creen que los padres que han experimentado un trauma emocional tienen un riesgo de enfermedad superior al promedio.

Encuentra un sistema de apoyo fuerte y lleno de amor.

Los familiares y amigos pueden ser una gran fuente de consuelo durante un momento difícil. Sin embargo, también ayuda el hablar con personas que han pasado por el mismo tipo de tragedia y que han experimentado emociones y desafíos similares a los tuyos. A través de la ayuda profesional o del hospital, busca grupos de apoyo y, si lo deseas, un asesoramiento adecuado.

Confía en ti misma y en tu juicio.

Cuando un bebé fallece, hay varias decisiones que deben tomarse. Algunas mujeres sienten que están siendo extrañas si quieren ver y sostener a su bebé después de su muerte; sin embargo, los profesionales de la salud ahora se están dando cuenta de la importancia de este tiempo entre los padres y sus hijos.

Los expertos dicen que los pensamientos y temores de los padres sobre cómo se verá el bebé a menudo son mucho peores que la realidad. También se anima a los padres a tomar fotos y a mantener al bebé con ellos por un tiempo en su habitación. En algunos casos, hay problemas con el entierro y el servicio conmemorativo que deben manejarse. Haz aquellas cosas que creas apropiadas, y no te preocupes por parecer extraña. Tu dolor es sólo tuyo, y sólo tú sabes cómo manejarlo.

Una mujer que perdió un bebé al nacer recuerda: “Mi esposo y yo fuimos al hospital para vestir al bebé para el entierro a pesar de que todos nos dijeron que no lo hiciéramos. Admito que a veces es difícil para mí pensar en ello, pero estoy muy contenta de haberlo hecho.”

Acepta cada etapa de duelo.

En lugar de luchar contra las emociones que acompañan al duelo, recorre esas etapas de buena gana y date cuenta de que al hacerlo manejarás tu dolor más fácilmente. Muchas personas se sienten culpables de estar enojadas o deprimidas, pero recuerda, esas emociones son completamente normales.

En el funeral de un amigo, una mujer que había perdido un bebé anteriormente se sorprendió cuando un discursante dijo que no había motivo para llorar debido a sus creencias religiosas. Ella compartió: “Creo en el Evangelio y es un gran consuelo para mí, pero aún me dolía tanto que no sabía qué hacer. No importaba dónde estaba mi bebé en el más allá, el hecho era que ella no estaba conmigo.”

Muchas personas interpretan el dolor y la desesperación como una falta de fe en nuestro Padre Celestial y en el Evangelio. Recuerda que, independientemente de cuán fiel seas con el Evangelio, la muerte duele, y el proceso de aflicción es necesario para poder volver a encontrar la alegría en la vida.

Dale un nombre a tu bebé.

Muchas personas encuentran comodidad al nombrar a su bebé, independientemente de su edad de gestación. Al hacerlo, estás demostrando que tu bebé era una persona real y tiene derecho al reconocimiento.

Escríbele una carta a tu bebé.

Puede ser muy terapéutico escribir todos tus sentimientos en una carta a tu bebé. ¿Qué te gustaría que él supiera? ¿Qué le dirías si estuviera aquí?

Visualízate dándole tu bebé a Cristo.

Esto puede parecer inusual, pero muchas mujeres han encontrado la paz al imaginarse a sí mismas colocando a sus bebés en los brazos del Salvador. Este ejercicio mental parece quitar algo de miedo a la muerte y le da seguridad reconfortante a los padres de que el bebé está en buenas manos hasta que vuelvan a estar juntos.

Atesora los recuerdos de tu embarazo y de tu bebé.

mamá y papá

Trata de recordar los momentos felices de tu embarazo y los sentimientos positivos y amorosos que tienes por tu hijo. Como se mencionó anteriormente, algunas mujeres luchan con la pregunta de si el bebé existió. Incluso, cuando un bebé se pierde por el nacimiento de un niño sin vida o que fallece al nacer, se realiza un servicio devocional, la breve vida del niño puede parecer una mancha borrosa para muchos padres, pero se vuelve muy importante para ellos el tener pruebas de que su bebé realmente existió, y concentrarse en los recuerdos más felices.

Como explicó una madre: “A todos nos parece muy importante ‘reunir pruebas’ para demostrar la existencia de nuestro hijo y el impacto que tuvo en nuestras vidas. Ya sea que eso signifique completar un álbum de bebé para el niño que se ha perdido, escribir poesía para el bebé o retener recuerdos del hospital, es importante que otros sepan que ese fue un niño que se perdió.”

Una mujer que tuvo una hija que nació sin vida guardaba una caja especial que contenía recuerdos del nacimiento de su hija. En la caja se encontraba el sombrero que se le puso a la bebé después de su nacimiento, la esquina de la manta que tenía en el hospital y posteriormente con la que se le enterró, y las imágenes que el hospital tomó de ella.

Una madre compartió: “Pensé que era morboso y repugnante cuando un amigo mío tuvo un bebé que nació muerto mostró la imagen de su bebé. Pero eso es exactamente lo que voy a hacer con las fotos de mi hijo. Él es tan importante para mí como mis otros hijos, y no un mero recuerdo que me gustaría olvidar.”

Después de su aborto espontáneo, una mujer preparó un libro especial que contenía palabras que había escrito, incluyendo una carta hacia su bebé, imágenes de ultrasonido y otras imágenes especiales y pensamientos que había recopilado que fueron una gran ayuda para ella. Aquella madre contó: “Esta fue la experiencia más significativa de mi vida y quiero recordarla de manera positiva y recordar algo a mi bebé.”

Otras mujeres encuentran consuelo al plantar un árbol o una flor para conmemorar a su bebé, o hacer que la piedra natal de su bebé se ponga en una joya que puedan usar. Finalmente, una mujer explicó la necesidad de seleccionar una lápida para la tumba de su hija fallecida: “Es lo último que puedo hacer por mi hija. Tengo que tener esa lápida.”

Pon un obituario en el periódico.

Esta es una declaración al mundo de que tu bebé vivió y murió, y que su vida era y es importante para ti.

Mantén un diario personal.

escribir

Muchas personas encuentran útil registrar sus sentimientos en un diario. A menudo, las personas se sienten incómodas al contarles a los demás todos sus pensamientos y sentimientos, y escribirlos es una excelente forma de expresarlos.

Es importante que los resistros sean honestos y no intenten ser “superficiales”. Esta es la única forma en que se pueden resolver las emociones y problemas difíciles. Un diario personal también puede ser útil después de que termine la crisis. Puede ser sorprendente y gratificante ver tu progreso desde que empezaste a escribir.

Busca guía espiritual

Templo de San Salvador, El Salvador

 

Si tienes preguntas doctrinales o espirituales, o necesitas consuelo, busca libros o discursos útiles de los Profetas u otros líderes de la Iglesia. Si necesitas ayuda más específica para tu situación individual, acude al consejo de tu obispo.

Dale la bienvenida a las bendiciones del sacerdocio.

Las bendiciones del sacerdocio pueden brindar paz, comodidad y dirección. Las bendiciones también pueden darle al padre del bebé una forma tangible de ayudar.

Siempre que sea posible, pospón la toma de decisiones importantes.

Las decisiones como un cambio de trabajo o residencia se realizan mejor cuando has tenido tiempo suficiente para superar tu dolor. Las decisiones apresuradas tomadas en momentos de profunda pena pueden ser problemáticas más adelante.

Intenta ser paciente con los demás.

Recuerda que las personas lidian con el duelo de manera diferente, y muchas personas no reaccionarán de la manera en que las esperas. Otros pueden hacer comentarios insensibles que incluso pueden parecer crueles. Es desafortunado que en una crisis los padres de familia tengan que lidiar con la insensibilidad de los demás, pero la mayoría de las personas no quieren ser hirientes.

Una forma de aliviar los sentimientos incómodos hacia los demás es ser honesta con ellos acerca de cómo te sientes y decirles suavemente cuando te lastiman. Al ser abierto, no sólo das un paso a la solución de tus relaciones con los demás, sino que puedes contribuir a educar a la sociedad sobre la tragedia de la pérdida de un bebé.

Ayuda a otras mujeres.

Después de experimentar algo tan traumático como la pérdida de tu bebé, estás especialmente preparada para tomar tu sabiduría y ayudar a otros en una situación similar.

Una mujer que perdió un bebé hace años, visita la tumba de su hija sólo en ocasiones, pero no la ha olvidado. Aprovecha cada oportunidad para hablar sobre tu experiencia, informar a los demás y ayudar a otras mujeres que han perdido un bebé. Al hacerlo, cree que simbólicamente “pones flores en la tumba de tu bebé.”

Cree en Cristo.

#vivircomojesus

Quizás la mejor herramienta que tenemos para ayudarnos a conquistar nuestras pruebas es el Salvador mismo. Cuando en medio de la desesperación, podemos apoyarnos en la escritura en Proverbios: “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.” (Proverbios 3:5-6).

Si la oscuridad parece abarcar todo, quizás el único recurso disponible sea simplemente confiar en el Señor. Confía en que Él es quien está guiando nuestras vidas en el camino que Él considera apropiado, quizá un camino que hace un tiempo atrás acordamos seguir, quizá es un camino elegido por estos bebés para que puedan cumplir sus propias misiones especiales. Algún día sabremos la verdad y la imagen completa del plan eterno del Señor para nosotros; hasta entonces, no puedes permitir que la amargura arruine la belleza de las vidas de estos bebés puros e inocentes.

Si seguimos comunicándonos con el Señor a través de la oración, buscando Su sabiduría a través de las Escrituras y prestando atención a las palabras del Profeta y de otros líderes actuales, encontraremos paz. Él no nos abandonará si nos volvemos seriamente a Él y nos permitimos ser rodeados por Sus amorosos brazos.

Este artículo fue escrito originalmente por Sherri Devashrayee Wittwer y es un extracto del libro “Gone Too Soon” y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “16 Ways to Find Peace After Miscarriage, Stillbirth, or Infant Loss

| Fe en Jesucristo
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
futuros misioneros
Lo que hicieron mormones extranjeros por los futuros misioneros en...
mormones récords mundiales
Récords mundiales establecidos por mormones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *