Miembro de la Iglesia de Jesucristo guatemalteco que salvó a muchos bebés, muere por COVID-19

Rufino Rodríguez

Rufino Rodríguez trabajó 37 años salvando las vidas de más de 30 000 bebés como terapeuta respiratorio en el Utah Valley Hospital de Provo, donde él lucho en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Rufino Rodríguez

El sábado, mientras sus colegas que trabajaron para mantenerlo con vida le rendían homenaje, Rodríguez murió en el Utah Valley Hospital por complicaciones de COVID-19.

Rodríguez fue uno de los primeros miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en San Marcos, Guatemala.

Rufino Rodríguez

En junio pasado, cuando Rodríguez cumplió 65 años, habló con su hijo Rufino Stephan Rodríguez sobre su jubilación, pero dijo que no podía abandonar a sus compañeros de trabajo en medio de una pandemia. “No puedo dejarlos cuando me necesitan”.

Mariano Rufino Rodríguez nació en Guatemala el 22 de junio de 1955. Se graduó de la escuela de medicina en Guatemala, antes de emigrar a los Estados Unidos en la década de 1980.

Al llegar a Utah, se formó con el Dr. Stephen Minton, fundador de la UCI para recién nacidos del Utah Valley Hospital, para convertirse en terapeuta respiratorio.

Una luz en el hospital

Rufino Rodríguez

Poco después de unirse al Utah Valley Hospital, Rodríguez se incorporó al equipo de transporte de la UCIN, volando en helicóptero para llevar pacientes gravemente enfermos al hospital, dijo Minton.

“La UCIN puede ser un lugar estresante. Tenemos bebés extremadamente prematuros y básicamente todos los bebés enfermos van a una unidad de cuidados intensivos para recién nacidos”, dijo Minton el lunes. “Rufino era una de esas personas que traen luz a una habitación. Tenía un gran sentido del humor. Estaba muy bien instruido y ayudaba a cualquiera”.

En particular, dijo Minton, Rodríguez “podía identificarse bastante bien con los padres y desarrollar relaciones con ellos, especialmente nuestros padres de habla hispana. Se convertía en un amigo íntimo de los padres y eso los ayudaba a superar el estrés”.

Rufino Rodríguez

El sábado por la noche, dijo Minton, unos 280 de los colegas de Rodríguez se reunieron frente al Utah Valley Hospital para rendir homenaje a su amigo. Muchos de ellos sostenían laringoscopios, las herramientas iluminadas que se usan para entubar a los bebés, y las dirigieron hacia la habitación de Rodríguez, “porque él siempre traía luz a la habitación cuando estaba allí”, dijo Minton.

Un último vuelo

A las 8:30 pm, un helicóptero de LifeFlight se acercó brevemente frente a la habitación del hospital donde se encontraba el hermano Rodríguez. El piloto enfocó la luz del helicóptero en la habitación. En ese momento, dijo su hijo, el corazón de Rodríguez latió por última vez.

“Le dije: ‘Un último vuelo para ti, papá’”, expresó el hijo de Rodríguez entre lágrimas.

El equipo de masfe.org expresa sus condolencias y se une a las oraciones por la familia Rodríguez en estos momentos de tristeza.

 

Fuente: The Salt Lake Tribune

| Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *