Mi bautismo: El día que siempre quedará grabado en mi mente y en corazón

Uno de los momentos que me hace recordar el día en que mi vida cambió, se encuentra en los versos de una canción de la Primaria.

“Cuando yo me bautice se limpiara mi ser, mi Padre me perdonara y el bien que escoger. 

Tal como tierra limpia cuando acaba de llover, yo quiero comportarme bien y con mi Dios volver”.

El día de mi bautismo lo cambió todo.

Saber que podría empezar de nuevo, que tendría una nueva vida, que dejaría atrás mi pasado, fue un regalo muy especial para mí. 

bautismo

Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Había estado al punto de la desesperación, no sabía en quién confiar. Sentía que mi vida no tenía sentido, que estaba solo.

De repente, dos ángeles de Dios, dos misioneros, compartieron conmigo un mensaje que trajo paz a mi vida. 

Aprendí que soy un hijo de Dios, que viví en el mundo de los espíritus antes de venir a la tierra, y que puedo tener a mi familia por la eternidad. 

Aprendí que tenemos la bendición de tener un profeta viviente y doce apóstoles. Aprendí que ellos nos enseñan la palabra de Dios, nos brindan consejo y dirección de los cielos. 

Aprendí que sin importar mi pasado, mis errores, faltas y sufrimiento, todos estos, fueron tomados por Jesús, mi Salvador. Gracias al arrepentimiento y Su sacrificio expiatorio, pude ser libre de mis cargas y pesares.

Fuente: Shutterstock

Después de bautizarme, sentí una maravillosa y cálida sensación de felicidad. Cuando salí del agua, me sentí limpio, como la ropa blanca que llevaba puesta.

Desde mi bautismo he tratado de guardar los mandamientos, ser bueno con mi familia y con quienes me rodean. Sigo siendo una persona imperfecta, pero sé que Cristo puede ayudarnos a vencer cualquier debilidad, pecado, desafío o temor. 

Él nos comprende y sabe cómo socorrernos.

Espero que todos podamos disfrutar de Su amor infinito y darnos cuenta de que aunque no somos perfectos ahora, si nos esforzamos por seguirlo, algún día lo seremos.

Nunca olvidaré el día en que mi vida volvió a empezar. Aquel momento quedará grabado en mi corazón para siempre.

Y tú, ¿cuando te bautizaste? ¿cómo fue ese día?

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *