Qué hacer cuando descubro información en internet que hace cuestionar mi fe

fe

No queremos tener una mente tan cerrada que miremos el mundo a través de una aguja, pero tampoco queremos tener una mente tan abierta que se nos caiga el cerebro.

Si entraste a este artículo por su título, tal vez estés pasando por algunas preguntas sobre la veracidad de la Iglesia de Jesucristo a causa de información negativa que encontraste en internet o a raíz de alguna conversación con otras personas.

Y antes de responder qué hacer, déjame decirte que no está mal tener dudas y preguntas. No has dejado de tener un testimonio, más bien, estás a punto de aumentarlo.

Cómo sanar nuestras heridas

Déjanos contarte una historia real sobre un amigo al que llamaremos Matías. Después de su misión y su matrimonio en el templo, Matías formó una familia y, con el tiempo, se convirtió en obispo.

Más tarde, nos enteramos de que Matías estaba luchando con una serie de dudas y decepción porque encontró información en Internet que, según él, saboteó su fe religiosa.

Cuando alguien le preguntó qué pasó, Matías dijo que durante años, como miembro y líder de la Iglesia, había estado viviendo en una burbuja y se sentía feliz. Luego, algunos de sus amigos de la Iglesia acudieron a él para obtener respuestas a las preguntas que encontraron en Internet.

Dijo que muchos de los temas eran nuevos para él, por ejemplo, la forma en que José Smith tradujo el Libro de Mormón y el Libro de Abraham, ¿por qué a los hombres de raza negra Africana no se les otorgó el sacerdocio hasta 1978? y ¿realmente José Smith practicó la poligamia?

El problema de Matías no tuvo que ver con lo que sucedió en cada ejemplo, una vez que se enteró de los detalles. Más bien, se sentía traicionado por no haber sabido antes sobre estos asuntos.

Te voy a decir la verdad

Habíamos aprendido sobre estas cosas como estudiantes en una clase en BYU, así que no estábamos seguros de por qué Mattias no había aprendido sobre ellas. Todas sus preguntas también fueron discutidas en artículos académicos por miembros de la Iglesia en la Enciclopedia del Mormonismo, que fue publicada por una editorial internacional líder en 1992.

Pero con el rápido crecimiento internacional de la Iglesia en los últimos años, tenemos que hacer un mejor trabajo para introducir a los nuevos miembros de la Iglesia, así como a nuestros propios hijos, a los temas que pueden requerir algún estudio para obtener una comprensión más completa. 

La historia real de la restauración de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días nunca ha sido secreta o privada, y en estos últimos décadas está a mayor disposición, un claro ejemplo es la publicación de las ediciones de “Santos”, la nueva historia de la Iglesia en 4 volúmenes escrita con historias reales que todo el mundo puede entender.

Otro ejemplo son los Ensayos sobre los Temas del Evangelio que se encuentran ahora en el sitio web de la Iglesia, en los que se analizan detenidamente todas las preguntas de Mattias y muchas otras.

 Pero vamos a lo que prometimos en el título, qué hacer cuando necesitas saber más del evangelio restaurado. A continuación cuatro contundentes sugerencias:

1. Las preguntas de fe son valiosas

Tener una mente curiosa es un camino hacia la comprensión y el crecimiento. La Iglesia no se autodestruye bajo cuestionamiento ni escrutinio. Por el contrario, buscar respuestas y una comprensión más profunda realmente puede ayudarnos a crecer.

No queremos tener una mente tan cerrada que miremos el mundo a través de una aguja, pero tampoco queremos tener una mente tan abierta que se nos caiga el cerebro. Entonces, cuando elegimos adaptarnos a la perspectiva más completa y fiel, no permitiremos que los temas que aún no entendemos interfieran con las verdades fundamentales que sí entendemos.

2. Sé precavido con respecto a los puntos débiles de Internet

El acceso sin reservas a toda la información de internet ofrece grandes ventajas, pero también conlleva a grandes peligros.

Puede requerir mucho esfuerzo verificar la precisión y los motivos de los autores de un sitio web. La falta de filtros responsables y efectivos hace que Internet sea altamente vulnerable a la mala información y la manipulación.

Por lo tanto, deberíamos leer lo que han escrito nuestros propios eruditos Santos de los Últimos Días.  Ya han respondido muy bien a las críticas más comunes contra la Iglesia.

3. Enfócate en el contenido doctrinal sumamente positivo de la Restauración

José Smith

Aparentemente, José tuvo acceso a las fuentes originales de las que provinieron todas las demás escrituras, una ventana a todo el reino celestial; tal vez la misma ventana por la que vieron Moisés, Nefi y Juan el Revelador.

Las doctrinas puras y profundas que encontró ahí revolucionaron el cristianismo, restauraron la verdadera comprensión de la naturaleza de Dios y de nuestra relación con Él, de la naturaleza del hombre – pasada, presente y futura- y de la Caída, la Expiación de Cristo y el propósito de la vida.

Esta sorprendente base religiosa resuena como una verdad tan diáfana que habla por sí misma con tanta claridad que los detalles de cómo el Señor se la reveló a José, incluso si pudiéramos entenderlos, son menos importantes que el contenido recibido.

4. Cultiva una actitud de mansedumbre

El Élder Neal A. Maxwell dijo que dudar puede ablandar o endurecer nuestros corazones, según [nuestro] nivel de mansedumbre. Ser manso, ablandar el corazón y abrir la mente, mantiene viva la semilla de la fe.

Cuando permitimos que la adversidad nos endurezca impedimos que nuestra semilla se siga desarrollando, pero si preservamos con mansedumbre nuestro deseo de creer y nuestro corazón fiel, la semilla podrá florecer.

________________________________________________________________________________

La Fe no es ciega“La fe no es ciega” reconoce los temas complicados del evangelio, pero te guía clara y gentilmente a través de los pasos necesarios para trabajar en la complejidad, desarrollar un testimonio informado y llenarte de la fe que viene de conocer a Dios. 

Para leer y escuchar este capítulo haz clic aquí.

Para leer y escuchar “La Fe no es ciega” haz clic aquíPuedes adquirir el libro en español en deseretbook.com

Para navegar por el sitio web faithisnotblind.org, que comparte podcasts en inglés sobre estos temas, haz click aquí.

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *