El sábado por la mañana al inicio de la Conferencia General, los líderes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dijeron que el amor es esencial para los hogares felices, la ministración y la obra misional. Asimismo, el amor debe motivar a los Santos de los Últimos Días a preservar sus relaciones con los familiares y los amigos que se han distanciado de Dios o la Iglesia.

Con millones viendo y escuchando a través de transmisiones por Internet el aniversario 189 de la organización de la Iglesia, el Élder Ulisses Soares, del Quórum de los Doce Apóstoles, les dijo a las 20,000 personas en el Centro de Conferencias que algunos miembros de la Iglesia podrían estar experimentando tristeza, agonía y arrepentimiento por los seres queridos que se han alejado de la fe. Sin embargo, animó a los miembros a amarlos, acogerlos y orar por ellos.

“Alégrense sinceramente con ellos por sus éxitos. Sean sus amigos y busquen lo bueno en ellos. Nunca debemos perder la fe en ellos. Al contrario, debemos preservar nuestras relaciones. Nunca los rechacen ni los juzguen. ¡Ámenlos!”, dijo el Élder Soares.

Padre Celestial

 

También te puede interesar: Se anuncia la edificación de 8 nuevos Templos

El Élder Dieter F. Uchtdorf, del Quórum de los Doce Apóstoles, mencionó que cultivar amor por los demás es una de las cinco maneras en que los miembros de la Iglesia pueden comenzar a hacer la obra misional.

Conferencia General

“Rían con ellos. Alégrense con ellos. Lloren con ellos. Respétenlos. Sánenlos, elévenlos y fortalézcanlos”, dijo el Élder Uchtdorf.

Las declaraciones se produjeron dos días después de que los líderes de la Iglesia dijeran que el amor y la compasión fueron factores determinantes en las políticas actualizadas que permiten bendecir a los bebés y bautizar a los niños que viven con padres homosexuales, bisexuales y transgénero.

A mitad de la sesión de apertura, el hashtag #GeneralConference se encontraba entre los 10 temas de tendencia en los Estados Unidos, ya que los miembros compartieron y reaccionaron a los mensajes de la conferencia.

El amor puro de Cristo es esencial en los corazones de cada miembro de la familia para crear un lugar sagrado en el hogar, dijo el Presidente Henry B. Eyring, segundo consejero de la Primera Presidencia.

Conferencia General

“Construir fe en Jesucristo es el comienzo para revertir cualquier declive espiritual en su familia y en su hogar”, dijo.

El Presidente Eyring agregó que el nuevo plan de estudios de la Iglesia centrado en el hogar, que fue anunciado en la Conferencia General de octubre del año pasado y fue lanzado en enero, ayudará a construir fe. De ese modo, puede cultivar un espíritu misional, las visitas al templo y enseñar a los niños a arrepentirse sinceramente desde una edad temprana.

“Un simple ‘lo siento’ puede sanar las heridas e invitar al perdón y al amor”, dijo.

Decir lo siento demuestra tu grandeza. Conoce más en: https://bit.ly/2WZIu0N

Posted by Masfe.org on Tuesday, April 9, 2019

El Presidente Eyring también dijo que la oración es importante y compartió cómo una vez se enteró de que un familiar que estaba lejos oró al mismo tiempo y por lo mismo que él.

“Para mí, el antiguo dicho ‘La familia que ora permanece unida’ se puede expandir a ‘La familia que ora permanece unida aun cuando está separada por la distancia’.

La familia que ora permanece unida – Conferencia General Nº 189

La familia que ora permanece unida aún cuando este separada por la distancia. (Henry B. Eyring) – Conferencia General Nº 189#ConferenciaGeneral #GeneralConference

Posted by Masfe.org on Saturday, April 6, 2019

Además, expresó esperanza por las familias con miembros que se han ido de la Iglesia y compartió un consejo que un apóstol le dio: “Solo vive digno del reino celestial y los arreglos familiares serán más maravillosos de lo que puedas imaginar”.

Además de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, el Élder Uchtdorf compartió cinco sugerencias que los Santos de los Últimos Días podrían utilizar para compartir las buenas nuevas de Jesucristo:

El Élder Uchtdorf, que es el presidente del consejo ejecutivo misional de la Iglesia, alentó a los miembros a simplemente incluir su fe en las interacciones naturales con los demás.

“Invítenlos a venir y ver. Luego, anímenlos a venir y ayudar. Existen numerosas oportunidades para que las personas ayuden en nuestra Iglesia”, agregó.

El Élder Uchtdorf dijo que algunos podrían no ser amigos de los miembros que comparten su fe, pero eso no debería impedir que los Santos de los Últimos Días compartan su fe con confianza, valentía y humildad.

Conferencia General

“El amor es la clave para ministrar a los demás”, dijo el Obispo W. Christopher Waddell, segundo consejero del Obispado Presidente. Compartió la historia del diagnóstico de cáncer terminal que recibió su hermano, Mike Waddell, que no había asistido a la Iglesia durante 50 años. Después del diagnóstico, Mike regresó a la Iglesia con la ayuda de ministración de su obispo, John Sharp, cuyo lema era, “si alguien se encuentra en una lista que dice ‘no interesado’, no se rindan. Las personas cambian”.

“John sabía que un hermano ministrante es más que un amigo y que esa amistad se magnifica a medida que ministramos”, dijo el obispo Waddell.

El programa de ministración de la Iglesia, que fue anunciado el año pasado, es una “forma más santa y elevada” de ayudar, agregó, indicando que los miembros intentan ministrar como Cristo, “el Maestro, cuyo mayor servicio de todos, Su Expiación infinita, fue conveniente”.

“Pueden haber otras ocasiones en que reconozcamos una necesidad, pero nos sintamos incapaces de satisfacerla. Hacer “lo que Él hizo” es ministrar al dar lo que podemos dar y confiar en que el Señor magnificará nuestros esfuerzos para bendecir a “nuestros compañeros en este viaje mortal”.

Conferencia General

El Élder Soares, que fue ordenado como apóstol hace un año, hizo un llamado a los Santos de los Últimos Días a “sintonizar con las influencias más altas de la piedad” y trabajar hacia una conversión duradera y una transformación espiritual y genuina que “nos traerá una vida más feliz, productiva y saludable, y nos ayudará a mantener una perspectiva eterna”.

Asimismo, enfatizó el estudio del Evangelio en la Iglesia y fuera de ella.

“Hermanos y hermanas, nuestras acciones deben reflejar lo que aprendemos y enseñamos. Necesitamos demostrar nuestras creencias a través de la manera en que vivimos. El mejor maestro es un buen ejemplo a seguir”, dijo.

Conferencia General

Becky Craven, la segunda consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes, dijo que la verdadera felicidad “se encuentra en vivir el Evangelio que estableció nuestro Señor y Salvador, Jesucristo, y en esforzarse por llegar a ser más como Él”.

Describió el camino del convenio como una vía férrea y aconsejó a los miembros evitar perderse en el camino en un mundo lleno de distracciones, que puede engañar a cualquiera “… causando que sean casuales al vivir sus convenios. Si no tenemos cuidado al vivir nuestros convenios con exactitud, nuestros esfuerzos casuales pueden, eventualmente, llevarnos a caminos prohibidos”.

“Existe una manera cuidadosa y casual de hacer todo, incluido vivir el Evangelio”, dijo.

La hermana Craven también animó a los miembros a seguir el consejo de los líderes profetas de la fe.

“Cada vez que decimos ‘sin embargo’, ‘excepto’ o ‘pero’, cuando implica seguir el consejo de nuestros líderes profetas o vivir el Evangelio cuidadosamente, en realidad estamos diciendo, ‘ese consejo no se aplica a mí’. Podemos analizar todo lo que queramos, pero la realidad es que, ¡no existe una manera correcta de hacer lo incorrecto!”, dijo

Eso no significa que la vida deba ser formal o aburrida, sino que les pidió a los miembros ser cuidadosos con sus decisiones con respecto al día de reposo, la oración, el estudio de las Escrituras, la adoración en el templo, la vestimenta, el cumplimiento de nuestros llamamientos, los medios de comunicación y el lenguaje.

La hermana Craven también dijo que el amor juega un papel importante.

Conferencia General

“También les suplico que no critiquen a los demás que están haciendo este mismo viaje. ‘El juicio es mío’, dijo el Señor. Cada uno de nosotros estamos en el proceso de crecimiento y cambio”, dijo.

“Ese tipo de amor debe extenderse a nosotros mismos”, agregó diciendo que es imposible vivir una vida perfecta.

“A pesar de que podamos no ser perfectos, hermanos y hermanas, podemos ser dignos”, dijo.

“A medida que la influencia del mundo acepta cada vez más lo malo, debemos esforzarnos con toda diligencia para mantenernos firmes en el camino que nos lleva seguros al Salvador, ampliando la distancia entre nuestros convenios y las influencias del mundo”.

Conferencia General

El secretario de la Primera Presidencia, el Élder Brook P. Hales, setenta autoridad general, dijo que muchas personas desconocen o no comprenden la participación de Dios en los detalles de sus vidas, y consideran que ese es un aspecto de su amor perfecto por ellos. Además, dijo que aquellos que han hecho convenios e intentan seguir a Cristo tienen el derecho a un flujo constante de guía divina y deben buscarla a través de la oración.

Sin embargo, el Élder Brook dijo que no todas las oraciones son respondidas de la misma manera o con la misma celeridad y compartió ejemplos de cada una.

“A veces, nuestras oraciones son respondidas rápidamente con el resultado que esperamos. A veces, nuestras oraciones no son respondidas de la manera que esperamos, aunque con el tiempo entendemos que Dios tenía mayores bendiciones preparadas para nosotros de lo que inicialmente anticipamos. A veces, nuestras peticiones justas a Dios no se nos concederán en esta vida”, dijo.

Una de sus historias se trató de Patricia Parkinson, que perdió la vista a los 11 años. Ahora, es una adulta independiente y optimista que supervisa a los técnicos de lenguaje en un distrito universitario, le confió al Élder Hales que tuvo episodios graves de depresión. Sin embargo, cuando las personas le preguntan si está enojada porque es ciega, dice que no debido a su experiencia con el amor de Dios.

“¿Con quién me enojaría? El Padre Celestial está conmigo en esto. No estoy sola. Él está conmigo todo el tiempo”, dijo.

Conferencia General

Los oficiales de la Iglesia informaron que 25, 318 personas asistieron a la primera sesión de la Conferencia General: 21,000 estuvieron en el Centro de Conferencias y el resto en el Tabernáculo y otros edificios en y alrededor de la Manzana del Templo.

El Élder Dallin H. Oaks, segundo consejero de la Primera Presidencia, presidió durante la primera de las cinco sesiones de la Conferencia General y el Coro del Tabernáculo de la Manzana del Templo proporcionó la música.

La oración de apertura la ofreció el Élder Steven E. Snow, setenta autoridad general, historiador y registrador de la Iglesia, y director ejecutivo del Departamento de Historia de la Iglesia. La oración final la ofreció el Élder Wilford W. Andersen, setenta autoridad general, con responsabilidades de liderazgo en las áreas América del Norte Centro y Medio Oriente/ África Norte.

Este artículo fue escrito originalmente por Tad Walch y fue publicado en deseretnews.com con el título “Church leaders ask Latter-day Saints to love those who have left”.