3 Increíbles milagros en los templos de la Iglesia de Jesucristo

templos

Los templos de la Iglesia de Jesucristo son lugares muy sagrados e importantes para los Santos de los Últimos Días, donde las familias, jóvenes y adultos realizan diferentes convenios con diferentes propósitos.

No solo vamos a los templos para cumplir con las ordenanzas de Dios, también podemos participar de las jornadas de Puertas Abiertas, las ceremonias de dedicación, entre otras actividades realizadas por la Iglesia. 

En este artículo conocerás algunos de los milagros que algunos experimentaron en los templos del Señor.

Un sueño hecho realidad

El templo de Houston Texas es rededicado

Fuente: La Iglesia de Jesucristo

Richard Gieseke, miembro de la Iglesia y dueño de un pequeño jardín, formó parte del grupo encargado de embellecer los jardines del templo en Houston, Texas.

Meses antes de que el templo fuera anunciado, soñó con que estaba adornando los jardines de un templo desconocido. Él compartió:

“Mi sueño fue tan real que me desperté y le escribí una carta a la Primera Presidencia de La Iglesia y la guardé para leerla en el futuro. El sueño inusual fue sobre un templo muy hermoso con arreglos especiales. Por mi sueño supe que debía empezar a cultivar plantas para el templo en mi vivero”.

Seis meses antes del sueño, el hermano Gieseke adquirió inesperadamente 100 robles de cuatro años de antigüedad. Por un motivo que no pudo explicar, plantó los árboles en contenedores más grandes de lo habitual. Tres meses después de su sueño, el Templo de Houston, Texas fue anunciado.

Gieseke eligió los mejores robles y las mejores plantas para el templo; él hizo todo lo posible para que lo recolectado fuera exclusivamente para el templo. 

Templo de Houston Texas

Fuente: La Iglesia de Jesucristo

Al pasar el tiempo, las plantas seleccionadas crecieron en tamaño, calidad y precio. En diferentes ocasiones tuvo la oportunidad de venderlas, pero él permaneció firme en su decisión de que esas plantas eran para el templo.

El hermano Gieseke admite que su vivero fue bendecido durante muchos años. En el pasado, su vivero era de tan solo 6 acres, años después logró adquirir un vivero de 40 acres y una granja de 50 acres. 

Tres años después, las plantas que se cultivaron para la Casa del Señor finalmente tuvieron un hogar en el Templo de Houston, Texas, adornando la entrada y los jardines del templo. 

Parantes de partituras y palas de nieve

Fuente: La Iglesia de Jesucristo

En Marzo 1998, una fuerte tormenta se desató durante la Primera Palada del Templo de Billings, Montana, tomando por sorpresa a los miembros de la Iglesia e invitados.

Ellos se vieron en la necesidad de continuar a pesar de la baja temperatura, la niebla y la nieve a fin de disfrutar aquella ocasión especial.

Al no tener un número suficiente de palas de nieve se utilizaron los parantes para las partituras de manera invertida para empujar la nieve y el hielo, que con el paso de las horas seguían aumentando.

Templo de Quito- palada inicial.

Fuente: La Iglesia de Jesucristo

Una hermana de 60 años había llegado horas antes para asegurarse de tener un asiento adelante. Envuelta bajo una manta y paraguas, logró estar sentada durante más de cuatro horas

Al levantarse de la silla, el piso se mantuvo perfectamente seco debajo de su asiento mientras que la nieve la rodeó formando un círculo de 12 centímetros de profundidad.

Un joven optimista, exclamó: “El Señor ha bendecido esta Primera Palada con nieve para hacer el sitio del templo más puro y blanco”.

Los miembros de la Iglesia dijeron que la tormenta fue una verdadera bendición ya que una organización anti Santos de los Últimos Días había planeado interrumpir la ceremonia, por lo que ninguno de los manifestantes pudo llegar al lugar debido a las condiciones del clima. 

Una sesión muy especial

Templo de Londres, Inglaterra. Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Durante muchos años en el continente europeo, los únicos templos que existían eran el Templo de Londres, Inglaterra y y el Templo de Berna, Suiza. Estos edificios sirvieron a los miembros de una gran área geográfica, incluyendo el continente africano.

Los Santos de los Últimos Días hacían sacrificios para poder asistir a los templos sabiendo que podría ser una experiencia única en su vida. 

A finales de 1980, una pareja de Ghana, ahorró dinero para viajar al Templo de Londres en un buque de carga. Llegaron a la ciudad un viernes por la noche y a la mañana siguiente se despertaron con muchas ganas de visitar el templo; con la ayuda del marinero de carga, pudieron llegar a la Casa del Señor el sábado por la tarde. 

Su anticipación se convirtió en tristeza al enterarse que el templo usualmente cerraba los sábados por la tarde y la última sesión había comenzado media hora antes de que llegaran. El templo abriría sus puertas el Martes, el mismo día que el buque regresaba a Ghana.

Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Después de viajar una gran distancia, después de haber invertido tanto, la pareja se llenó de tristeza y angustia por no cumplir su sueño de recibir las bendiciones del templo al punto de romper en llanto. 

Arthur Henry King, el presidente del templo en ese entonces, rápidamente se enteró sobre la situación de la pareja. Él logró reunir a diferentes obreros y miembros que pudieran participar en una sesión especial adicional ese día. 

Gracias a esto, la pareja africana pudo recibir sus investiduras y sellarse esa misma tarde. Al salir del templo sintieron paz y gozo por las bendiciones del templo. 

Fuente: LDS Living 

Video Relacionado

También te puede interesar

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *