¿Alguna vez leíste las Escrituras y las entendiste lógicamente, pero al mismo tiempo te costó mucho aplicarlas a ti mismo? O tal vez, por ejemplo, el consejo de Jesucristo en el Nuevo Testamento parece super grandioso, pero inconscientemente no creemos que se aplique en nuestras circunstancias.

También te puede interesar:Como reaccionar ante los comentarios de anti mormones en sitios web

Aquí hay nueve escrituras con las que probablemente todos estamos familiarizados, pero que a veces no aplicamos correctamente:

1. Mateo 5:44

No dice:

“Ama a tus enemigos, pero no si no están de acuerdo contigo o no te dan las cosas que necesitan.”

Sí dice:

“Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen.”

2. Doctrina y Convenios 64:10

No dice:

“Yo, el Señor, perdonaré a quien sea mi voluntad perdonar, pero a ti se te pide que perdones sólo a la gente que te agrada.”

SÍ dice:

“Yo, el Señor, perdonaré a quien sea mi voluntad perdonar, mas a vosotros os es requerido perdonar a todos los hombres.”

3. 3 Nefi 11:29-30

No dice:

“Porque en verdad, en verdad os digo que aquel que tiene el espíritu de contención no es mío, sino es del diablo. A menos que sea un hermano con el que has discutido algunas veces en toda tu vida, esa es sólo una disputa familiar inocente. He aquí, esta es mi doctrina, ocasionalmente agitar con ira el corazón de los hombres, el uno contra el otro.”

SÍ dice:

“Porque en verdad, en verdad os digo que aquel que tiene el espíritu de contención no es mío, sino es del diablo, que es el padre de la contención, y él irrita los corazones de los hombres, para que contiendan con ira unos con otros. He aquí, esta no es mi doctrina, agitar con ira el corazón de los hombres, el uno contra el otro; antes bien mi doctrina es esta, que se acaben tales cosas.”

4. Juan 13:34

No dice:

“De cierto, de cierto te digo, mi mandamiento de ‘amaos unos a otros’ solo requiere que ames a otras personas, y no a ti mismo.”

SÍ dice:

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis los unos a los otros.”

5. Doctrina y Convenios 84:88

No dice,

“Así dice el Señor: Lo siento, pero estás solo en este viaje mortal. Tengo trabajo que hacer, el Espíritu tiene trabajo que hacer y los ángeles tienen trabajo que hacer. Buena suerte.”

“Y quienes os reciban, allí estaré yo también, porque iré delante de vuestra faz. Estaré a vuestra diestra y a vuestra siniestra, y mi Espíritu estará en vuestro corazón, y mis ángeles alrededor de vosotros, para sosteneros.”

6. Daniel 3:17-18

No dice:

“Si es así, nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tus manos, oh rey, él nos librará. Y si no, has de saber, oh rey, que probablemente nos enojaremos mucho y tendremos rencor contra nuestro Dios.”

SÍ dice:

“Si es así, nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tus manos, oh rey, él nos librará. Y si no, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.”

7. Mosíah 26:30

No dice:

“Sí, y cada vez que mi pueblo se arrepienta, los perdonaré sus ofensas en mi contra”. Excepto por usted, (apunta al lector a través de la pantalla, de los miles de millones de personas que viven en este planeta) la Expiación no se aplica a usted.”

Sí dice:

“Sí, y cuantas veces mi pueblo se arrepienta, le perdonaré sus transgresiones contra mí.”

8. Alma 37:6

No dice:

“… te digo que tus esfuerzos son pequeños y simples, y por lo tanto son insignificantes…”

SÍ dice,

“…te digo que por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas…”

9. 2 Nefi 32:3

No dice:

“Los ángeles hablan por el poder del Espíritu Santo; por lo que declaran las palabras de Cristo. Por tanto, os dije a todos los demás menos a ustedes, que se deleiten en las palabras de Cristo; porque he aquí, las palabras de Cristo le dirán a otras personas todo lo que deben hacer.”

Sí dice:

“Los ángeles hablan por el poder del Espíritu Santo; por lo que declaran las palabras de Cristo. Por tanto, os dije: Deleitaos en las palabras de Cristo; porque he aquí, las palabras de Cristo os dirán todas las cosas que debéis hacer.”

Este artículo fue escrito originalmente por David Snell y fue publicado por mormonhub.com bajo el título de “9 Things The Scriptures DO NOT SAY (But We Sometimes Believe Anyway)